ESTUDIOS BÍBLICOS

C Á P S U L A S
1 8 1-A
Por: J.N.Robles Olarte

EL SHABBATH, UN mandato QUE NO SE DEBE DEJAR DE PRACTICAR
Adaptación y traducción de su original en ingles, de Tom Glover, por
J.N. Robles olarte
PARTE 2
Contratación de empleados o servidores:
Si nuestro Creador no nos hubiera dotado con mentes racionales y lógicas, capaces de ver nuestra propia locura seríamos, de todas las criaturas, la más miserables. Sin embargo, es precisamente nuestra capacidad para racionalizar, que hace que nuestra locura humana se manifieste en primer lugar.
Recuerde que cuando escuchó, por primera vez, acerca de la genial Ley Eterna, pensó en el momento en el que estaríamos dispuestos a hacer los cambios necesarios para cumplir con el verdadero Camino de Vida expuesto por nuestro Creador. Unas de las primeras preguntas que, quizás, pudo mantener sus ojos bien abiertos como los de un niño, cuando recién convertido a las enseñanzas de su iglesia, debieron ser con respecto a los camareros que servían en el restaurante ese día festivo del Eterno. “¿No son ellos, los sirvientes, como nuestros? ¿Está bien pagarles para que nos sirvan en el día de reposo?” Preguntas razonables, dadas las instrucciones bastante explícitas con respecto al Cuarto Mandamiento. La respuesta de los “más maduros” que nosotros, por supuesto, fue la de “No hay problema, porque ellos son los siervos del dueño del restaurante”.¡ o la de “ellos no son nuestros “servidores” como lo describe el cuarto mandamiento, son empleados del propietario del negocio y están trabajando independientemente de si nosotros comemos aquí o no” descrita en el cuarto mandamiento. Ellos son empleados del propietario del restaurante. El Creador no nos hace responsables por su trabajo en Sábado.” Obviamente que tales escusas no son válidos ante el tenor de la letra que dice, “8 Recuerda el día Shabbat, para apartarlo para Elohim. 9 Tienes seis días para laborar y hacer todo tu trabajo, 10 pero el séptimo día es Shabbat para YAHWEH tu Elohim. En él, no harás ninguna clase de trabajo – ni tú, tu hijo o tu hija, ni tu esclavo o tu esclava, ni tus animales de cría, y ni el extranjero viviendo contigo dentro de las puertas de tu propiedad. 11 Porque en seis días el ETERNO hizo el cielo y la tierra, el mar y todo en ellos;…”(Éxodo 20:8,9.10,11).

Ningún capítulo, ningún versículo, lo avala, sólo el razonamiento humano! Si somos honestos con nosotros mismos, admitiremos que esta fue la política oficial de las Iglesias del mundo, proclamada por sus propias autoridades, y porque ellas fueron, y son, un agradable pasatiempo de fácil acceso para ejercer “su propia autoridad”, una arbitrariamente ejercida en oposición a la expresada y ordenada por el Creador del cosmos y sus universos…para engañarnos!
Además, si necesitamos más hechos convincentes para reforzar los argumentos anteriores, se podría decir que han existido siempre compañías eléctrica locales. Y es por ello que argumentan: “Todos usan electricidad el día sábado; y alguien tiene que trabajar ese día para hacer que la energía sea posible, y se va a trabajar” . Seamos claros al respecto, el Eterno no espera que seamos Judíos para que guardemos o no el Shabbath, porque el mismo es un Mandamiento para todo el género humano, queramos o no!
Si nuestra forma de pensar hubiese estado centrado en la observancia del Sábado, como se ha hecho recientemente en defensa del propio sábado, podríamos haber contrarrestado estas afirmaciones con fundamentos igualmente lógicos. No, no podemos controlar si un restaurante trabaja el Sábado, pero si podemos controlar si pagamos para que nos sirva, es decir, los contratamos, aunque sea de forma indirecta. Y no, no podemos controlar la programación y cambio en la empresa eléctrica. Pero tenemos nuestro servicio de energía, ya sea de fluido eléctrico o gas. La red eléctricas y de gases es una enorme máquina industrial automatizada, tecnológicamente maravillosa. Es la maquinaria que realmente nos sirve, al igual que nuestro automóvil o el de un horno casero. Y así como el automóvil y el horno necesitan mantenimiento y reparación, también lo necesitan las redes eléctricas y de gas. No podemos controlar cómo y cuándo tales redes de energía, que nos prestan un servicio, es atendida.. Sin embargo, las compañías eléctricas y de gas nos cargan el costo de sus servicios, y los pagamos en uno que no sea Sábado.
Sin embargo, y de todos modos, todo esto junto, hace el punto! En esta miasma del razonamiento humano, la deducción “lógica” y la “justificación” intelectual, hemos perdido de vista el tema en cuestión. El problema no es definir quién es nuestro sirviente . El problema es si estamos comprando, o no, “algo” en día de Shabbath! Al solicitar un servicio cualquiera en Shabbath, hablamos de tarifas, de precios, y de condiciones de pago. Cuando pagamos nuestras facturas, estamos culminando el proceso ese día. Lo mismo sucede cuando vamos a comprar alimentos, o vamos a una tienda de abarrotes, o a un local callejero, o solicitamos los servicios de un repartidor de pizzas….estamos haciendo “un negocio” ese día de Shabbath.
Es difícil aquí, ver la diferencia de la situación existente en los días de Nehemías. No recordamos que Nehemías haya dicho: “Estos comerciantes están vendiendo su comida en el Sábado, así que el Eterno, de todos modos, no nos hará responsables en participar de sus servicios en tal día de reposo”.” No, nno lo dijo ni lo pensó, y no podemos traerlo de vuelta para que nos lo explicque con más claridad. Es una pena¡
Desgrane de maíz y compra de especias:
Si pasamos, ahora, al Nuevo Testamento veremos y constataremos, que en ningún verso de él, encontraremos la enseñanza de que estemos liberados de la “opresión de la vieja Ley”, puesto que la Torah fue instituida por nuestro creador “para siempre, para toda una eternidad”. Con plena seguridad podemos afirmar que el Nuevo Testamento no es inspirado por el Eterno Creador. Desgraciadamente, para muchos, no encontraremos un verso clave, o un ejemplo que, finalmente, nos libere de la ya mencionada “opresión de la vieja Ley”. Vienen, de inmediato, a la mente los muchos versos que apoyan la validez absoluta y la fuerza obligatoria de guardar el Shabbath, echando a un lado los posibles ejemplos que apacigüen o disminuya la dispensación cristiana generalizada de guardar el Cuarto Mandamiento.
El punto más obvio que debe atraer nuestra atención es el hecho de que no hay, absolutamente, mandato alguno de parte de nuestro Creador que nos permita comprar o vender ningún tipo de alimentos, como tampoco ni el más mínimo indicio de que se pueda hacer una transacción comercial! Quienquiera que fuesen los fariseos mencionados en el Nuevo Testamento, éstos estaban condenando a los discípulos del Hombre de Galilea, Jesús, por estar haciendo en Shabbath, lo que no debían..
Si somos honestos con las Sagradas Escrituras Hebreas, tenemos que admitir que la autoridad bíblica para comprar y vender en el día de reposo nos sigue eludiendo. Vemos que no hay nada en el Nuevo Testamento, explícito o implícito, que anule la instrucción clara, básica y sin ambigüedades que se nos da en las Escrituras como Éxodo 20, Nehemías 13, e Isaías 58.
Cualquier actividad comercial es una blasfemia contra el Creador:
Trabajar para ganar dinero, y gastar ese dinero, son las dos caras de la misma moneda dentro de cualquier actividad comercial. No hay negocio alguno sin ninguna de las dos actividades. Un vendedor dijo en una oportunidad que: “Nada sucede hasta que algo se vende”. Si no se compra algo, no pasa nada – no hay trabajo! Y eso es exactamente lo que se supone que debe suceder en el día de reposo – no debe haber nada, ningún trabajo, ni de tu siervo, ni de tu bestia, de acuerdo con el Cuarto Mandamiento.
Tendemos a pensar de las persona, empleados sólo por los ricos para que cocinen sus alimentos, conduzcan sus coches, atiendan y respondan cuando toquen sus puertas, etc., son los siervos. No, no es así, todos somos siervos. Si usted trabaja para alguien, o trabaja por su cuenta, se aplica la ecuación del servidor. O si está vendiendo un producto, o un servicio o, como la mayoría de nosotros hacemos, vendemos nuestro tiempo para una labor determinada somos venta de su tiempo y trabajo, así como un siervo hace por dinero. Al gastar ese dinero, sin duda alguna, siervos. En esencia, usted paga a ese otro siervo – su servidor – por el trabajo que le ha efectuado, o el producto que le ha vendido. O, también, puede ser el siervo y el servidor, al mismo tiempo! Es, como dice la expresión popular, la actividad que hace que el mundo gire.. Es la carrera de las ratas. Es lo que la mayoría de nosotros hacemos en la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Es lo que hace que un día sea igual que otro día – consuetudinario, común, ordinario. Y se supone que todos debemos parar nuestras actividades por veinticuatro horas, cada semana.
Seis días nos asignó el ETERNO CREADOR para nuestras labores comunes y ordinarias. El Shabbath fue apartado -hecho santo- de los otros seis días, para fuese especial, y se mantuviese en vigencia el mandamiento del reposo, como el Eterno lo dispuso. Los Judíos, en los días de Nehemías, no lo estaban santificando. Dejaron de guardarlo y cayeron en la desidia común de hacer labor cualquier día, fuese cual fuera.. Y así es como ellos lo profanaron – por estar atendiendo sus propios asuntos.
La oferta que no debemos negarnos :
Isaías 58:13 -14 es uno de los pasajes más conocidos y muy citado en cuanto al Shabbath y, en particular, su correcta observancia. Observe cómo esto, en realidad, es un contrato que se contrae entre el Creador y el observante del Shabbath, en solo dos versos. En el verso 13, se proponen las condiciones, y en el versículo 14, se ofrecen las bendiciones – una causa clásica y el escenario de su efecto por la obediencia. Veamos a continuación lo que rezan los dos verso:
“13.Si retraes tu pie en el Shabbat, de perseguir y hacer tus propios intereses en Mi día Kadosh (Santo); si llamas el Shabbat una delicia, el día Kadosh (Santo) del ETERNO CREADOR digno de honrar; entonces lo honras no haciendo tus cosas usuales, ni persigues tus intereses ni hablando de ellos.

14 Si lo haces, encontrarás delicia en el ETERNO tu CREADOR; y Yo te haré montar sobre las alturas de la tierra y te alimentaré con la herencia de tu padre Yaakov, porque la boca del CREADOR ha hablado.”

El logro de un negocio es cuando un comprador y un vendedor están de acuerdo en el precio a pagar por un servicio o producto. En otros tiempos y otras culturas, puede que se tome tomado un tiempo considerable y muchas “palabras vanas” antes de llegar a tal acuerdo. El “regateo” sigue siendo algo que hacemos hoy día en nuestras negociaciones. Sin embargo, en nuestro sistema económico racional, la mayor parte de las “negociaciones” en las compras diarias se ha hecho muy simple, y de común acuerdo.
En las notas al margen de muchas traducciones de las Biblias se hacen anotaciones que no son correctas. Las mismas se han hecho para avalar los criterios de quienes la han mal traducido y agradar, y estar de común acuerdo, con la iglesia o congregación a que pertenecen. Nosotros, afortunadamente, siempre podemos eliminar la mayoría de esas preocupantes “áreas grises”, aplicando los principios elementales que las Escrituras Hebreas nos proveen. Uno de ellos lo encontramos en los Salmos, “Entonces te deleitarás en el ETERNO, y El te dará los deseos de tu corazón.” (Salmos 37:4)
Esta es una oportunidad en la que se garantiza el retorno de nuestra inversión, la convicción en Su Pañlabra!; de algo planificado y preparado por el mismo ETERNO. Esta es la oferta que NO debemos negarnos – el único “negocio” que SI debemos hacer en el SHABBATH.
Todos hemos pasado muchos años defendiendo y sosteniendo el “día de reposo” como una de nuestras más importantes y vitales doctrinas. Sin embargo, ¿es posible que en nuestro afán de reconocer y promover el mandamiento del sábado, como algo esencial para el verdadero camino hacia la vida Eterna, en realidad hemos pasado por alto un componente vital de su observancia? ¿Acaso hemos permitido una cierta confianza en nuestra propia comprensión y la comodidad de nuestras propias tradiciones, para atrofiar nuestro crecimiento espiritual? El lector tendrá que responder por sí mismo Sin embargo, esperamos, sinceramente, que nunca sintamos que no hay más nada que aprender cuando revisamos los fundamentos mismos de nuestra fe o convicción.

El fin del sicariato Zionista

Yo soy uno de los veteranos que queda de la Haganah, que sirvió en el ejército británico y, posteriormente fui uno de los iniciadores de la Ha’apala [inmigración ilegal] y sobreviviente del Holocausto, que lucho con las fuerzas victoriosas de la derecha de Gran Bretaña en llegar a las costas de este país.
Sus barcos de guerra y sus soldados, los que habían luchado y derrotado al peor de sus enemigos, se acercaron para atacar, con toda su furia y odio, nuestras barcazas de desembarque que habían llegado a éste país procedentes de las costas de Italia, llenas de sobrevivientes del infierno nazi. Los barcos de guerra salieron tras ellos, los encerraron, casi de forma aplastante, matando e hiriendo a muchos de sus pasajeros.
Y ahora observo con horror y el corazón roto, la repetición de las mismas escenas -, pero con los papeles invertidos. Son ahora los soldados y marinos de las fuerzas armadas que se jacta de ser las “Fuerzas de Defensa de Israel” los perseguidores y asesinos. No hay límites ahora para describir las desgracias, la crueldad y la hipocresía que envuelven nuestros actos delictivos, mismos que tratamos de envolver con palabras de mentira y maldad.
Estoy deprimido en el fondo de mi corazón… ¿cómo hemos caído tan bajo??? ¿Cómo nos hemos convertido en un pueblo impío y cruel, pasando de perseguidos a perseguidores?
¡Sí! Eso era de esperar! Durante 19 años nos “hemos conformado” con un sistema de gobierno militar sobre la minoría árabe que permaneció unida con nosotros después de la Guerra de la Independencia, para desposeerlos desposeer y discriminarlos. Han seguido 43 años de bravatas nacionalistas embriagantes, que se han extendido, después de nuestra victoria en 1967, a través de nuestra gente, como si fuese una droga adictiva, y que trajo al movimiento de la Gran Israel al poder y que los mantiene aún en el poder desde ese entonces.
Nuestra oportunidad dorada como vencedores, para hacer la paz con el pueblo palestino, se desvaneció de inmediato. El régimen fascista sionista que allí rige, al estilo de la Italia fascista que aplicó en el norte de África, es la que conquista y coloniza de forma violenta la tierra de Palestina y su pueblo … Pero con el último movimiento dado, la carga tragicómica de la ridícula “armada zionista” es un esfuerzo para reforzar su dominio en un enclave donde moran un millón y medio de miserables palestinos, allí en la Franja de Gaza; acción en la que nuestro pequeño y arrogante pueblo ha ido mucho más lejos.
El enorme peso de la injusticia y la loca maldad de los sicarios que Israel tiene sobre sí, provocará su caída más rápidamente. Ya el futuro cercano y predecible está a punto de destruir las posibilidades de supervivencia de la Israel de hoy. El “Mene Mene” de la destrucción está ya inscrita con sangre en nuestras paredes. ¡Ay de nuestros hijos, nuestros nietos y bisnietos a quienes dejamos tal legado…
Dov Yirmiya Nahariya

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s