ESTUDIOS BÍBLICOS

C Á P S U L A S
1 7 3-A
Por: J.N.Robles Olarte

¿Somos Israel? Si es así – A quién le importa?
Traducción y Adaptación de un artículo de Walter W. Baucum por J.N.Robles Olarte
PARTE 1
Antes de entrar en materia es necesario aclarar que, la Israel que aquí se trata, fue la constituida por las Diez Tribus Perdidas, cuya capital fue Samaria, y no de la Israel actual que la conforman los descendientes de Judá!
Es interesante la lectura de la revista In Transition, y otras fuentes, acerca de la negación de la Iglesia Universal de Dios (IUD, y sus siglas en ingles, WCG), y la “prueba” que presentan de que nosotros y los países de Europa occidental NO representamos a la Israel en tiempos del Rey Salomón. La IUD o WCG dicen que no somos Israel!. Dicen, más bien, que las Diez Tribus que fueron tomadas en cautiverio por Asiria, regresaron a Palestina, algunos formando grandes grupos de personas, y otros poco a apoco en los últimos años. Los de otras subdivisiones han escritos artículos que demuestran sus errores. Y así siguen el tema, iéndo y viniendo!.
Bueno pero, ¿somos realmente Israel? ¿Dónde ha estado Israel todos éstos cientos de años después de su dispersión entre las naciones? ¿Tiene acaso nuestro Creador planes para nosotros, si es que de hecho somos Israel? ¿Hay que preocuparse de si en realidad somos o no Israel? Pareciera que a nadie más le interese saberlo!.
El autor Israelí, Yair Davidiy, entre otros, ha investigado mucho este tema y ha escrito libros sobre Israel y dónde ha ido. Barry Fell, otro autor norteamericano, en los tres libros que escribió antes de su muerte, retoma la misma historia donde Davidy la dejó, y aunque no parece ser polémica entre sus muchos críticos, nunca calificó a tales personas como “blancos” a los primeros Israelitas que llegaron a las Américas. Más bien los llamó e incluso, Celtas, Africanos del norte (bereberes), Fenicios, Íberos, Vikingos, e incluso Árabes. Pero demostró (a mí personalmente, y a muchos otros más) que, más allá de cualquiera sombra de duda, Dan, y tal vez otras tribus israelitas, estuvieron aquí más de mil años antes de Cristo. Y así como las tribus israelitas entraron en Gran Bretaña en oleadas, también lo hicieron al entrar, en oleadas, en el continente que conforma hoy día Norte América; y los últimos en llegar fueron, por supuesto, Colón y su tripulación.
Gran parte de lo que sigue está tomado directamente de la obra de Yair Davidiy, The Lost Israelite Identity (La Perdida Identidad de los Israelitas), y la divideremos en tres partes:

Parte I – Las Promesas hechas a Israel

El Altísimo de Israel dijo: “En cuanto a Mi, este es Mi Pacto contigo: tú serás el padre de muchas naciones. 5 Tu nombre ya no será Avram [padre exaltado], sino tu nombre será Avraham [padre de muchos], porque Yo te he hecho padre de muchas naciones. 6 Yo haré que seas muy fructífero. Yo haré naciones de ti, reyes descenderán de ti. 7 “Yo estoy estableciendo Mi Pacto entre Yo y tú, junto con tus descendientes después de ti, generación tras generación, como Pacto perpetuo, de ser Yo el Elohim para ti y tus descendientes
después de ti. ” (Génesis 17:4-7) (Y.D.)
Estas mismas promesas se transmiten a Isaac y a Jacob (Israel) (Ver Génesis 17:15-16,19; Gen. 26:3-5,24; Gen. 28:13-14).
En Génesis 22: 15-18, el Eterno promete a Abraham que su descendencia no sólo se multiplicaría como la arena a la orilla del mar, sino que también poseerían las puertas de sus enemigos. En Génesis 26 le dice a Isaac que en su simiente todas las naciones de la tierra serán benditas. Esto se repitió en Jacob, en Génesis 28. Esta promesa fue ampliada en Génesis 35:11:
“Y” el ETERNO “le apareció de nuevo a Jacob y le dijo: Yo soy el Todopoderoso Creador”:. Sed fecundos y multiplicaos, una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de sus lomos”
Así que, incluso, antes de que Israel se convirtiera en una nación de trece tribus, nuestro Creador tenía una intención divina especial para crear un pueblo que se multiplicaría en un número incontable, que serían un pueblo bajo Su especial cuidado y orientación, en el que las naciones de la tierra serían benditas, que se convertirían en grandes comerciantes y actividades marítimas y logros militares, aún llegarían a poseer las puertas (el paso de las principales rutas marítimas y comerciales del mundo), y de aquellos que los odian, aquí en la tierra. Davidiy continúa diciéndonos:
“Estas promesas fueron dadas a los padres y su descendencia, en términos tan absolutos e inmutables que” el ETERNO CREADOR “el mismo no lo excluye haciendo un juramento por un juramento sobre tal promesa.”
En ninguna parte de estos pasajes se dice que nuestro Creador les habría de quitar esas promesas si Israel pecaba contra Él. Sabemos, por las mismas escrituras, que más tarde Israel pecó, fue llevado en cautiverio por un tiempo, y perdió su identidad como pueblo del ETERNO, y perdió el conocimiento y práctica del Shabbath y de los Días Santos. La excepción, por supuesto, fue de la Tribu de Judá, y algunas otras y muy pocas personas de las tribus que permanecieron asociadas con ellos. Esto no quiere decir que Israel no iba a ser castigada, o corregida, por haberse extraviado.
Parte II – La eliminación de Israel
Nuestro Creador castiga a todos aquellos que quebrantan Sus Leyes. Por haberse degenerado en la adoración idolátrica de dioses paganos, el Eterno Creador fue provocado a ira divina:
” así que el ETERNO, ahora muy enfurecido con Israel, los removió de su vista. Nadie quedó excepto la tribu de Yahudáh solamente..” (II Reyes 17:18)

Esto ocurrió, como sabemos, cuando el reino del norte de Israel, junto con una gran parte del reino del sur de Judá, fue llevado en cautiverio a Asiria. Más tarde, el resto del reino del sur fue tomado en cautiverio por el imperio Babilónico. Y este es el punto en el que la IUD o WCG han errado en sus investigaciones (en realidad no han hecho investigación seria alguna al respecto). O, como dice Yair Daviy:
“Algunos teólogos hacen declaraciones a ciegas, sin sombra de prueba alguna, sin un hecho histórico en el que se apoyen, en contra de toda profecía y la razón (incluso se arriesgan a la contradicción que las mismas escrituras ofrecen) que las diez tribus de Israel regresaron a su tierra con el resto de Judá (cuando, por primera vez, se les llamó “Judios”) de la cautividad babilónica. Otros declaran que, debido a que el Eterno Creador causó que Israel fuese expulsado de la tierra Palestina, Él los ha desechado para siempre. Al hacer esto, enseñan ellos, falsamente, que: “El Creador consigo trajo Su reino, estableciéndolo en el Monte Sinaí, Su lugar elegido, y que ellos llaman ” iglesia gentil “, o” Israel espiritual “. (YD)
Estos “argumentos” obvian, completamente, el juramento del Eterno Creador, juramento que hizo sobre Sí Mismo (Él no puede jurar por otro cualquiera mayor que Él, porque NO existe) a Abraham, como bien el Eterno lo declaró:
“Yo os libraré de los rebeldes que se han rebelado contra mí – Yo los sacaré de la tierra en la cual están viviendo, pero no entrarán a La Tierra de Israel, entonces sabrán que Yo soy el ETERNO.” (Ezequiel 20:38)

Por esa razón Israel se dispersó, pero no regresó a su patria, Palestina. Observemos lo que nos dice Oseas, “Mi Elohim (Soberano) los apartará a un lado, porque no quisieron escucharLe, y se convertirán en errantes entre los Goyim (naciones gentiles). (Oseas 9:17)

Amos comprueba, además, con la siguiente afirmación la siguiente:
” La gente se transportará de mar a mar y de norte a este, corriendo de aquí para allá, buscando la palabra del CREADOR; pero no la encontrarán. “. (Amós 8:12)

¿No dicen estos versículos que los israelitas no debían permanecer en las tierras de su cautiverio, pero si que se convertirían en un pueblo migratorio, un pueblo perdido? En ninguna parte de las Escrituras Hebreas nos dice que volverían a Palestina, hasta el tiempo del fin. Incluso, en el llamado “Nuevo Testamento”, el hombre de Galilea que se llama “Jesús”, nos inmforma:
“Yo no he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (Mateo 15:24) Lo que 2 Crón. 34:9 nos relata, bien podría significar que un pequeño “remanente” permaneció allí y que la mayoría se había ido. O … “había sido traído…” podría significar que habían dado (las ofrendas) antes de salir y regresar a Jerusalén. “Ellos” también podría significar, simplemente, que fueron Safán, Maasías, y Joa, y no necesariamente las tribus. Mi lectura indicaría que la mayoría se había ido a otra parte, con sólo unos pocos (quizás un poco de los que se habían casado en las tribus de Judá y Leví) que quedaron para volver. Yair Davidiy nos ofrece un excelente argumento, y es que los israelitas habían comenzado a salir de la zona de Palestina, incluso antes del Éxodo y había comenzado a poblar Grecia, Troya, España y otros lugares desde el 1700 antes de Cristo.
Todas estas personas, entonces, tienen que estar en alguna parte. Desde luego, no han desaparecido de la historia, aunque el conocimiento de lo que son ha desaparecido. El “apostol” Santiago escribió:
“A las doce tribus que están en la dispersión”. (Santiago 1:1)
Pedro, de otra parte, dirigió su epístola a los:
“Expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia”. (I Pedro 1:1)

Si todo el “Nuevo Testamento” es, o no es, una broma, las personas quienes las escribieron, sabían donde habían desaparecido las Tribus. Los que siguen las enseñanzas originales de Herbert W. Armstrong no son las únicas personas que saben que nosotros, los Estados Unidos y la Commonwealth Británica, somos la Israel de la antigüedad. Citemos a unos pocos.:

El Profesor Freeman, en su obra “Israel in Prophecy and History” (Israel en la Profecía y la Historia), en la página 68, dice, “tribu tras tribu, los Anglos, los Sajones, los Jutos, los Frisios, cruzaron el mar para hacer nuevas moradas en las islas de la Gran Bretaña. Así fue como creció la nación Inglesa – nación formada por la unión de varias tribus de la misma población hebrea. Los daneses no necesitaron de asimilación alguna. Eran miembros de otra tribu, la de Dan, que llegó con anterioridad a las anteriores; incluso los Normandos eran sus parientes. “(YD)
William Camden, en su obra “The see of Isaac” (La Semilla de Isaac), en su página. 168, citado por J.D.Granger, dice: “Creo que la conjetura que hacen los eruditos alemanes, es que ellos se imaginan que los Sajones descienden de los SACI, las personas más poderosas de toda Asia en ese entonces; y se les llama así, como si uno dijera Sacasones, es decir, , “los Hijos de Sacae ‘; y que saliendo de los escitas o la Sarmatia Asiática, se fueron dispersando, poco a poco, por toda Europa, junto con los Getaes, los Swevi y los Daci;. Todo esto merece crédito antes que cualquier otra fuente y, de hecho, las opiniones de esos hombres que buscan a los sajones en Asia, donde la humanidad se levantó y creció, no necesita que se coloree un poco para que tengan razón.

¿Somos Israel? Si es así – A quién le importa?
Traducción y Adaptación de un artículo de Walter W. Baucum por J.N.Robles Olarte
PARTE 2
Partiendo de la obra “From Racial Elements and European History”(Los Elementos Raciales, y la Historia de Europa), el profesor Gunther, un etnólogo alemán, dice: “Fueren quienes hayan sido los pueblos y las bandas individuales de Vikingos es muy posible que hayan pisado suelo Inglés, Celtas, Anglos, Jutos, Daneses, Noruegos y Vikingos- todos ellos pueblos predominantemente de origen nórdico. “(YD)
Israel, ciertamente fue removió de su tierra natal, el reino que David había forjado, pero nunca se perdieron para su Creador. El hecho mismo que estos hebreos-israelitas no se hayan detenido en las Islas Británicas y Escandinavia, sino que continuaron su viaje y llegaron, a través del océano, a América del Norte, está atestiguado en los libros de Barry Fell: America B.C., Saga America, y Bronce Age América. Sólo un avestruz, con su cabeza enterrada en la arena, no podrá ver esto.
Según Fell, cerca de 3.000 años antes, bandas de errantes marineros celtas cruzaron el Atlántico Norte para descubrir, y luego colonizar, América del Norte. Vinieron procedentes de España y Portugal, a través de las Islas Canarias, navegando con los vientos alisios; vientos que Colón utilizó, muchos años después, para sus viajes a América del Sur!
La mayoría llegaron y se establecieron en las costas de Nueva Inglaterra. Establecieron para sí un nuevo reino europeo que llamaron IARGALON (Tierra más allá de la Puesta del Sol).
(¿No suena un poco raro cómo la palabra “Oregon” es similar a la de “Iargalon or Bust”, o “Destino Manifiesto”, como lo llamamos más tarde. Bien pudo haber sido, estoy seguro de ello, (en una redacción y fraseo diferentes), que fue un dicho utilizado por Israel, desde los primeros tiempos, mientras trabajaban y salían en oleadas hacia el occidente a reclamar su “tierra prometida”.)
Construyeron pueblos y templos, levantaron los círculos druidas, y enterraban a sus muertos en tumbas marcadas. Tras ellos, llegaron los comerciantes fenicios de España, los hombres de Cádiz que hablaban la lengua púnica, pero que la escribían en el peculiar estilo de letra conocida como “escritura ibérica”. Algunos eran comerciantes, pero se quedaron allí algunos y, junto con algunos navegantes egipcios, pasaron a formar parte de la tribu Wabanaki de Nueva Inglaterra.
Más al sur, los marinos vascos llegaron a Pennsylvania y establecieron allí una colonia temporal, dejando atrás sólo lápidas que llevan sus nombres. Marinos libios y egipcios entraron en el Mississippi vía el Golfo de México, penetrando tierra adentro hasta Iowa (le suena acaso como Yahve?) y los Dakotas a todo lo largo de los ríos Arkansas y Cimarrón. Visitantes nórdicos y vascos llegaron hasta al Golfo de St. Lawrence, la introducción de varios términos marineros en la lengua de los indios algonquinos del norte. Descendientes de estos visitantes también se encuentran, al parecer, entre las tribus amerindias, algunas de las cuales utilizan dialectos derivados, en parte, de las lenguas antiguas de Fenicia y África del Norte.
Por supuesto que ya sabemos la relación matrimonial que existió entre los de la tribu de Dan y los Fenicios, expertos navegantes y aventureros!
En los valles, y en las colinas solitarias, los sacerdotes druidas erigian templos y círculos de piedras erguidas requeridos por sus creencias religiosas, utilizando, al igual que sus primos europeos, los cantos rodados de piedra grandes dejadas en la tierra por los glaciares en su retirada al final de la Edad de Hielo . En Europa los celtas, sin duda, hicieron lo mismo, pero cuando llegó el cristianismo a los celtas, los sacerdotes hicieron que todas las inscripciones paganas antiguas fuesen borradas, y sustituido por Ogams Cristianos, dejados en blanco, mientras que todos aquéllos que ofendían la “parafernalia de la fertilidad” fueron totalmente destruidos.
En Estados Unidos el cristianismo nunca llegó a los celtas; o vino, quizás, mucho más tarde, por lo que sus inscripciones paganas antiguas permanecen intactas y, una serie de falos gigantes, son los que caracterizar sus lugares de culto. Hoy podemos leer y ver las antiguas inscripciones de los ritos de iniciación, a la edad adulta, y observar los ritos de adoración ritual de los poderes de la fertilidad de la naturaleza.
Ahora, 2500 años de prehistoria americana deben ser transferidas a la historia, porque la misma se inicia cuando comienza la escritura, y hoy día contamos con los documentos escritos más antiguos de nuestra nación y los nombres de los hombres que las escribieron. Hoy día los Niños británicos siguen aprendiendo acerca de la historia de Gran Bretaña desde la más remota era de “edad de piedra”, a través de las ruinas dejadas por los Celtas, los invasores Romanos, las invasiones Sajonas, la invasión Normanda, y así sucesivamente, desde la edad media hasta la época actual. Los niños estadounidenses, sin embargo, hasta ahora, han comenzado a conocer su historia a partir de Cristóbal Colón, en 1492. Ahora podemos actualizar nuestra historia que se remonta igual a la de los Británicos!.
Todo esto, y mucha más, se obtiene de las obras de Barry Fell y Yair Davidiy, que nos muestra claramente que Israel no se perdió ni se destruyó, sólo se dispersaron. A pesar de las evidencias escriturales y arqueológicas de la identidad misma de los anglo-sajones, germanos, escandinavos, celtas y pueblos hermanos como los de Israel, muchas personas tratan este conocimiento con una tonta y estúpida indiferencia. Mi creencia personal es que, si sabíamos que éramos Israel, ello también nos ayudaría a saber qué es lo que el ETERNO CREADOR tiene reservado para nosotros, y qué promesas nos hizo.
Parte III – Las Promesas que se han de cumplir
La restauración de toda Israel está dentro del plan del Eterno Creador; es un plan que traerá consigo el aumento de Su Gloria. Se demostrará, también, que Él nunca nos ha abandonado:
“…Yo disfrutaré haciendo burla de ellos, y traeré sobre ellos las mismas cosas que temen. Porque cuando llamé, nadie respondió; cuando hablé, ellos no Me oyeron. En cambio, hicieron lo que era maldito a mi vista y escogieron lo que no me agradaba…12 Porque el ETERNO CREADOR dice: “Yo derramaré Shalom allí como un río, y la riqueza de las naciones como un riachuelo desbordándose; tú mamarás y serás llevado en sus brazos acurrucado en sus piernas,”(Isaías 62:4,12).

“Cuando ese tiempo venga, Yo los traeré adentro; cuando ese tiempo venga, Yo los recogeré y los haré objeto de fama y alabanza entre todos los pueblos de la tierra – cuando Yo restaure tus fortunas delante de tus propios ojos,” dice el Eterno Creador.” (Sofonías 3:20)

Yair Davidiy dice, y estoy de acuerdo con él, que: “Ignorar estas preciosas promesas hechas a Israel es tentar o burlarse del mismo Eterno Creador, por no creer en Su Palabra. Más bien deberíamos “Escudriñar las Escrituras” para ver si estas cosas son así, con el propósito de que “probemos todas las cosas y retengamos lo que es bueno “.
Personalmente ¿tenemos un interés en todo esto? Isaías nos dice al respecto:
“Traigan al pueblo que está ciego pero tiene ojos, también los sordos que tienen oídos. Todas las naciones están juntas reunidas, y los pueblos están congregados. ¿Quién entre ellos puede proclamar esto y revelar lo que sucedió en el pasado? Que traigan sus testigos para que se justifiquen a sí, para que otros, al oír, puedan decir: “Eso es verdad.” “Ustedes son Mis testigos,” dice el ETERNO CREADOR, “y Mi siervo a quien he escogido. Para que puedas conocerme y confiar en Mí y entiendas que Yo soy Él – ningún “dios” se ha producido antes de Mí, ni tampoco habrá ninguno después de Mí.” (Isaías 43:8-10)

Aunque la Congregación Hebrea Unida no puede hacer un gran trabajo en todo el mundo, si podemos ser testigos de este conocimiento porque nuestros ojos han sido abiertos. Hace cuarenta años, todos nosotros, los que estuvimos dentro de la Iglesia de Dios Universal, la WCG, creímos quien era Israel y creímos en las promesas hechas a todos nosotros por nuestro Eterno Creador, a través de los Patriarcas.
Ahora, sólo algunas de las iglesias dispersas, que se originaron en aquella de hace cuarenta años lo creen. Su modo de pensar parece ser que se basa, principalmente, en tratar de demostrar quién está en lo correcto. Sin embargo, nuestro pequeño grupo está tratando de demostrar cuál es la verdad, y que el Eterno sabe que lo es, y lo que nuestro Creador quiere que sepamos y que debemos hacer.
Así, después de todo, somos Israel? Sí.
¿Israel está perdido? No, no para nosotros, porque sabemos quiénes somos y dónde estamos.
¿Tiene el Eterno Creador planes para todos? Sí, sabemos todo lo Él hace y habrá de hacer!.
¿Hay que preocuparse por saber si somos o no Israel? ¡Por supuesto que sí hay que preocuparse!
Las promesas fueron hechas a Abraham, Isaac, y Jacob. Israel fue retirada de su tierra prometida debido a su idolatría, la ruptura del primer mandamiento, que muchos en Israel siguen practicado hoy en día con su culto a Baal. Pero aunque retirado de su Creador, Israel nunca fue abandonado por su Soberano, porque lo juró por Sí mismo, estas promesas SÍ se llevará a cabo. Tenemos mucho que esperar y debemos estar expectantes de Su voluntad y deseo para bien de todos nosotros!.

Los Habiru de Amarna
Transcripcion y adaptación de un artículo de Walter W. Baucum, efectuada por J.N.Robles Olarte
PARTE 1

Los egiptólogos, hace muchos años atrás, han reconocido que la denominación HABIRU es equivalente a la de APIRU que aparece en los Textos Egipcios de la época faraónica, que ello data de los Reinos Medio y Nuevo. De otra parte una serie de Autoridades Bíblicas han concluido que la designación de Habiru / Apiru también es una y la misma, y que el término bíblico IBRIM (el plural hebreo de IBRI o IVRI, o Heber, un antepasado epónimo) tiene que ver con Habiru y Apiru.
¿Y qué de estas similitudes? Los historiadores bíblicos siempre han presentado esto como un problema dado que les ha sido incómodo y bastante problemático explicar lo que los hebreos estuvieron haciendo en tierras de Palestina un siglo antes del Éxodo!
En mi obra “Bronze Age Atlantis” ( Atlántida, Edad de Bronce, edic.del 2008) una obra bien documentada, vemos que los “Pueblos del Mar”, una confederación de Pelagianos o Pelagos (descendientes de Peleg, hijo de Heber) y, posiblemente rebeldes israelitas, que salieron de Egipto 100 años antes de la original salida de Moisés de Egipto, se instalaron de regreso después de su ignominiosa derrota que tuvieron con los egipcios por allá en el 1200 AEC o AC, en algunas de las mismas tierras que antes habían ocupado, y que más tarde habrían de ocupar en unión de los otros hijos de Israel a su entrada en Egipto. Se especula también que algunos miembros de ambos grupos (siendo todos ellos hebreos) ya se habían instalado en tierra de los filisteos donde, los Pelagianos o Pelagos (minoicos y cretenses) ya habían establecido Emporios Comerciales muchos siglos antes.
Con respecto a la anterior cita de que los hebreos merodeaban ya por toda Palestina, tierra de los Cananeos un siglo antes del Éxodo, el autor Rohl lo corrobora diciendo que “un grupo grande de Israelitas salieron de Egipto un siglo de antes que Moisés dejara Egipto cerca del. 1446AEC o AC. Llama a los Israelitas “sus primos Pelagianos”, y nos relata que algunos ya habían vivido en Egipto como mercaderes, comerciantes y constructores de barcos, y los llama los “habiru de Amarna”; información ésta obtenida en las “Cartas de Amarna” que se obtuvieron en las excavaciones arqueológicas efectuadas en una “ciudad-Estado” gobernada por Palestinos y Sirios (inclusive, Fenicios, grandes navegantes del pasado).”
Si los hebreos permanecían esclavos en Egipto durante el Nuevo Reino, ¿cómo es posible que esos mismos esclavos deambularan, al mismo tiempo, alrededor de la Tierra Prometida? Este fue el tema que abordó el gran erudito Bíblico Albrecht Alt, quien concluyó que los habiru, del periodo de Amarna, eran REALMENTE hebreos; pero NO los hebreos de Moisés o Josué. Fue un grupo de personas que, con antelación y pasadas varias generaciones, habían dejado Egipto antes del final del Éxodo que dirigió Moisés Bajo. La conquista de Josué fue una incursión secundaria a la región ya poblada por miembros de las tribus hebreas.
Rohl no puede estar confundido con la Época del Éxodo ya que nos señala en su obra “A Test of Time” (Una Prueba del Tiempo) que el Éxodo de Moisés ocurrió Moisés en 1446 AEC o AC, dos siglos y medio antes del 1200 ASEC o AC, tiempo al que algunos estudiosos se adheieren y aceptan. No solo estuvieron los hebreos de Peleg en Egipto antes que José y sus hermanos entraran a Egipto, sino que Yair Davidiy nos demuestra también en su obra “Lost Israelite Identity” (La Perdida Identidad de los Israelitas) que algunos Israelitas hebreos poseían propiedades y contaban con vigilantes y cuidadores allí en Palestina, aun cuando permanecían en Egipto e incluso, de vez en cuando los visitaban.
Cita a Yehudah Kiel quien, en su “Comentario Sobre el Libro de las Crónicas”, dedujo que después de Salir de Egipto con Moisés, las diferentes Tribus iban a recibir tierras en las que, al menos en algunos cases, ya habían estado asociadas con antelación en razón de sus antepasados tribales. Israel recibió, en realidad, muchas posesiones de sus antepasados- Aún así, a pesar que permanecían en Egipto, acostumbraban enviar emisarios a la tierra de Canaan para que preparasen campos y viñedos de su propiedad. Los descendientes de José, al parecer de los de Efraím [el segundo hijo de José)], construyeron ciudades para sí ismos en Canaán, en áreas de su futura heredad. Hicieron que algunos de sus siervos se establecieran en esas tierras y causaran tributos para ellos, y preservaran sus heredades para ellos A raíz de ésta situación los egipcios se volvieron temerosos y cautelosos que esas dos entidades o grupos, es decir los israelitas y los miembros de sus vasallos radicados en Canaán, se unieran y pelearan, unidos, contra ellos. Los Israelitas habían recibido, peviamente, permiso del Faraón para que actuasen de esa forma, en el cuidado de sus posesiones en tierras de Canaan. En el Libro de las Crónicas, se nos dice que Sherah, una de las hijas Efraím, estableció ciudades allá en Canaán, y que vivió allá, por lo menos seis (6) generaciones antes de la conquista de tierras por parte y bajo el liderazgo de Josué; todo ello después que salieron de Egipto!
Otra fuente rabínica, citada por Kiel y atribuída a una estudiante de Saadia Gaon, menciona como MAQUIR, un nieto de José, fue el progenitor de Galaad. Mas tarde, Yair, confirmó la posesión de las tierras de Galaad, al Este del río Jordán, por parte de los miembros de Maquir. Y aun cuando permanecían en Egipto, las naciones circundantes en tierras de Canaán aumentaban en poder, y dos de ellos, GESUR y ARAM tomaron las aldeas de Yair. Por esta razón, los últimos descendientes de Maquir [despues de haber salido de de Egipto] desearon establecerse en tierras de Galaad. Moisés les concedió la tierra que antes había sido de su antepasados, y Josué, seguidamente, se las confirmó como propia de ellos. Este punto debe quedar muy claro, y es el hecho de que aquéllos temas que se mencionan en el Pentateuco relativas a Maquir, Noba y Yair se refieren a una época anterior, por el sencillo hecho de que tanto Maquir, como Noba y Yair no estaaban aún vivos para esa época cuando los israelitas deambulaban por todo el desierto, después de su salida de Egipto!
Yair Estaban vivos en El Momento de la peregrinación en el desierto y, por lo tanto no recibieron nada en ese específico período de tiempo!
Robbins, de otra parte, hace un comentario interesante sobre los Israelitas que salieron de Egipto en diferentes épocas. En una de esas teorías se afirma que las tribus de Raquel Efraím, Manasés, y Benjamín, participado en el Éxodo bajo la dirección de Moisés, y que las otras tribus ya estaban asentadas en Canaan, según otra teoría, y que tal vez habían estado en Egipto. En otra teoría contraría a la anterior se dice que este grupo de Raquel habían salido de Egipto en una fecha muy anterior y se habían establecido en tierras e Canaán. Moisés, Josué, con la Tribu de Leví, vinieron un siglo más tarde, por allá en el 1450 AEC o AC
Raymond Capt también nos señala migraciones continuadas de hebreos semitas hacia Grecia y otras partes del Asia Menor y Europa mucho antes que Moisés guiara y sacara de Egipto a los hijos de Israel. Fueron llamados por Homero, Miscenios, Aqueos y Danaans. Muchos de estos pueblos, de los que más tarde salieron con Moisés, se volvieron agresivos con los que procedían de Asia por allá en el siglo 15 AEC o AC. Pasaron de ser los invadidos a ser invasores, y por ende invadieron a palestina y Siria, y extendieron su atororidad en l mayor parte del Asia, hacia el oriente del rio Eufrates, y al sur de las Montanas Tauro. Diodoro relata que un gran número de colonias se extendieron a partir de Egipto hasta llegar a todo el mundo habitado de la época, incluyendo Argos en Grecia, la nación de los Colchi en el Ponto, y Palestina.
Capt también relata que Calcol (1 Crónicas. 2:6; y 1 Reyes 4:31) fundó el antiguo linajes de los reyes de Irlanda cerca del 1700 AEC o AC, así como tras dinastías reales de Europa ASI Él, y su hermano DARDA, fundador de Troya, ambos habían emigrado procedentes de Egipto antes del Éxodo. Afirma, también, que ellos fueron hijos de Zarah, uno de los hiojos gemelos de Judá.
La fecha del 1700 AEC o AC es problemática en sí misma, pero es un hecho que procedieron de Egipto, antes de Moisés. Tambien hubo algunos de ellos que se movilizaron en naves de la época y habitaron en las “islas”. Ésto significa que, con muchas evidencias al respecto que en naves y algunos viajaron hacia el noroeste de Europa y Gran Breña e incluso, atravesaron el Atlántico en dirección hacia Norte América. PELEG (Llamado PHALEG por Josefo, y PHOLOTOSTE por Champollion) nació en la dispersión de las pueblos Israeñlitas, y por entre diversos países. Fue durante ese tiempo en el que el mundo estaba dividido, y las “islas” bien pudieron incluir continentes y, aún, líneas costeras que varaiadas fuentes nos indican que Peleg (los pelasgos) se convirtieron en una potencia náutica mundial!
Cómo el mundo, en tiempos de Peleg, se pudo dividir (Gen. 10:25) se debió al esfuerzo de ellos en cartografiar todos esos lugares con el propósito de poder sostener sus viajes colonizadores alrededor del mundo. Charles Hapgood estuvo convencido del hecho que todas estas personas habían encontrado las correctas longitudes y latitudes, viajando a todo lo largo del Africa, el Atlántico, otros continentes y mares, al mostrar pruebas por copias que habían hecho de otros mapas más antiguos aún. que habían hallado en sus viajes.
Es importante el hecho que la mayoría de las islas señaladas por ellos tengan su correcta longitud. El dibujo respectivo hecho por ellos nos demuestra los logros científicos y de su capacidad como cartógrafos y navegantes del renacimiento con respecto a cualquier otro período de la Edad Media, que obtuvieron de geógrafos Árabes (No olvidemos que también éstos son descendientes de Abraham). O de otros geógrafos también conocidos en tal época
Todo ello parece demostrarnos la supervivencia de una tradición por la cartografía que difícilmente pudo llegar hasta nosotros, excepto por la acción de algunos personajes como los Fenicios (de origen israelita) o los Minoicos (es decir, Pelagianos o Pelasgos), pueblos dedicados al mar y que precedieron, por muchos cientos de años, a los griegos como avezados navegantes y poseedores de una gran tradición marítima.
A diferencia de los mapas modernos, éstos poseían líneas de Longitud y Latitud, espaciadas a intervalos iguales, que se entrecruzan para formar redes de diferentes tipos, formando radios como los de una rueda, que irradiaban rayos, separados exactamente e iguales a los puntos de intersección que encontramos en las brújula, contentivas de 16 líneas, en unos, y 32 en otros, dividiendo así el mundo.
Los Pueblos del Mar (llamados ATLANTES por Jürgen Spanuth) trajo al mundo del océano Atlántico y al Mediterraneo una nueva fuente de riquezas. El Periodo Medio de Creta, la NEOPLATIAL, marcó un momento cruciales en los anales históricos de los Pelagianos o Pelasgos. Construyeron grandes palacios, establecieron puertos y astilleros donde se construían grandes naves y poblaciones que se involucraron en el comercio internacional, convirtiéndose así en los “señores” de la Edad de Bronce. Por ello es que los Pelagianos o Pelasgos no tuvieron problema alguno cuando se reunieron con los israelitas en Egipto, pues ambos eran Hebreos (HABIRU
Los Pelasgos poseían centros de comercio en Tebas y en el Delta de Egipto, donde sus hermanos Israelitas, los HICSOS, se establecieron bajo el reinado de José; allí los arqueólogos Austriacos encontraron las paredes del palacio real de AVARIS, cubiertas con frescos Minoanos de rico estilo en los vestidos de las damas allí dibujadas; lo que nos indica la presencia pelasga. Además, estaban adornadas con flores exóticas y paisajes naturalistas con un patrón conocido como laberíntico; poseían otras más y variadas escenas naturales donde resalta el toro.

Los Habiru de Amarna
Transcripcion y adaptación de un artículo de Walter W. Baucum, efectuada por J.N.Robles Olarte
PARTE 2
Otra prueba que se revela en los frescos encontrados en las paredes excavadas debajo de las cenizas volcánica en Santorini. Los Minoicos / Pelagianos también tuvieron embajadas y empresas comerciales en Gaza. Cerámicas minoicas y otros artefactos encontrados en Gaza, nos indican que el comercio no fue lo principal de sus actividades, sino que después de su derrota, a manos de Egipto, unos pocos regresaron para quedarse. El que un centro filisteo en Gaza, se haya conocido como Minoa, no significa que Gaza hubiese sido una ciudad minoica, sino que esa embajada pelagiana pudo haber llevado el nombre de uno de los reyes de Creta.
Puestos Comerciales a todo lo largo de la desembocadura del río Nilo fueron establecidos por lo general, por personas no naturales de Egipto, para manejar el comercio marítimo internacional que por allí se movía; algunos de ellos, muy probablemente, eran Israelitas bajo las órdenes de José, gobernador de Egipto, y el segundo después del Faraón. Dado que tanto los Israelitas como los Pelasgos eran de origen hebreo, los habiru de Egipto se refieren a los dos grupos cuando de ellos se habla o menciona. Tenga en cuenta que fue una multitud que salió de Egipto (Ex. 12:38) mucho antes de la toma de los Amalecitas. Esto significa que otros pueblos no israelitas les acompañaron en su salida, que bien pudieron ser Pelagianos y otros pueblos no hebreos, incluso, egipcios que se habían casado con mujeres israelitas.
Los Pelagianos de antaño, y también, más tarde los israelitas, conforme a sus confederaciones, bien pudieron haber estado en todas las grandes ciudades del mundo antiguo. Otra prueba de que los Pelagianos, en este caso pelagianos de Jonia, tenían una o varios puestos de avanzada, se nos demuestra por el hecho que Nabucodonosor en su 37° año de gobierno, derrotó al ejército de AMASIS, el rey o faraón de Egipto, de igual forma que derrotó a los soldados de Fut-Yavan, o la ciudad de Phut, de los Jonios. Los Jonios fueron un pueblo Pelagiano!
Los Jonios pelagianos y marinos de la tribu de Dan conformaron sólo una pequeña porción de ese imperio comercial de la época, confederación de la que se hace alusión en las Escrituras: Dan y Javán también iban y venían trayendo a sus ferias hierro pulido, casia y caña aromática como bien nos lo describe Ezequiel 27:19-27. Los Asirios hacen mención del Homero de Grecia y cuentan que algunos de los israelitas rebeldes habían ocupado, 100 años del éxodo, la isla de los Jonios. El dialecto paquistaní, el URDU, clasifica a los Yunani Griegos, como un pueblo que se derivan de las YAUNAS PERSAS o JONICOS, y que, a su vez, se deriva de la palabra de raíz sánscrita, YAVANA. Entonces IONIA, es un derivado de JAVAN. Esto es importante tenerlo en cuenta porque algunos, erróneamente, toman a éste Javan de Ezequiel con el Japón de hoy día. De hecho existe otro Javan, hijo de Jafet, padre de todas las razas orientales, probablemente padre de los japoneses, y de los Javaneses de Indonesia (Gen. 10:1 al 5).
Este versículo nos señala que hubo una asociación entre Dan y Java (los pelagianos Jónicos), al igual que con los Fenicios (de Tiro), sino que hace alusión de su control mayoritario en la llamada Edad de Bronce y de su imperio comercial co todo el mundo antiguo conocido. Todo el Capítulo 27 de Ezequiel bien podría estar refiriéndose a ésta Edad de Bronce, a la Atlántida, al lino fino con el que elaboraban las velas de sus navíos , del azul y la púrpura, de los abetos y roble para hacer los mástiles, de la plata, el hierro, el estaño, plomo, trigo, miel y aceite, y mucho más, que se registran como artículos que se presentaban en sus ferias comerciales.
La palabra IONIA se remonta al original Tetragramaton YHWH por lo menos por una fuente pero, si se toma de otras fuentes, entre ellas la de Strong, se deriva de JAVA. El autor Sayce también nos dice que Java proviene del Griego de Jonia
Hoy día la mayoría de los Pelagianos viven en Europa del este. Los abuelos de los Albaneses de hoy, esto es, los Pelasgos, viven desde tiempos prehistóricos en la mayoría del mundo conocido de ese entonces, y desarrollaron una muy importante civilización, construyeron diversas estructuras sociales de gran importancia y de notable valor. (Gran Enciclopedia Griega, vol. 19, p. 873)
Starr hablo de desintegraciones internas en Egipto cerca del 1575 al 1786. los principales fueron de habla semítica ya que los HICSOS habían cobrado una fuerza tal suficiente para poder controlar sus alrededores por el termino de un siglo en el Delta del rio Nilo, y en un punto de apoyo importante ubicado en Avaris. Se encontraron objetos marcados por un rey llamado KHAYAN, un rey Hicso, en lugares tan distantes como el sur de Egipto, Palestina, Babilonia y Creta. También se extendió el uso de la luz, de carruajes con ruedas y sus radios den soporte, tirados por caballos, y manipulados por arqueros con arcos, lanzas, y nuevos estilos de espadas elaboradas en bronce.
Estos ejemplos son la justificación definitiva y la evidencia arqueológica e histórica que respalda el hecho de que Israel y sus parientes hebreos, como los Pelagianos de Peleg, estuvieron en Egipto con anterioridad a que un gran grupo de israelitas hubiesen dejado Egipto cerca del 1767 AEC o AC, unos cien años antes que Moisés liderara la salida obligatoria del grupo más numeroso de esclavos israelíes!
Otros pueblos hebreos, además de los Pelagianos y los Israelitas, quienes también pudieron haber visitado Egipto, o incluso se establecieron allí, los que conformaron una gran multitud mixta, que se pueden incluir, son los miembros de las tribus de REU, SERUG, NAHOR, TARÉ, todos ellos del linaje de EBER, de quien se originaron todos los hebreos.
Craig White registra que, alrededor del 1750 ASEC o AC, los Babilonios derrocaron el Reino de Mari (los arameos; hijos de Aram, uno de los hijo de Sem – Gen. 10:22). Algunos de éstos, en unión de otros pueblos bajo su control, emigraron hacia el oeste y así se infiltraron en Canaán y en el Delta del rio Nilo, en su costado norte. Los Egipcios llamaron a todos los “asiáticos” Hikau Khasut o HICSOS, término que, simplemente, significa “gobernantes de países extranjeros” o “reyes pastores”. Cuando José y su Familia llegaron a Egipto, también se les rotuló como HICSOS.
En un capítulo titulado “Reino de Israel”, en la obra “Un Poema al Hombre”, página 129, se menciona otra afirmación adicional con respecto al tema de que los hebreos que fueron expulsados de Egipto bajo la dirección de Moisés fueron, probablemente, solo una porción de su total, mismos que comenzaron a conquistar a Canaán enj algún momento después del 1400 AEC. Los eruditos, de otra parte, creen ahora que los hebreos del Éxodo, probablemente, unieron fuerzas con otras tribus semíticas que ya estaban establecidas en tierras sirio-palestinas; opinión esta que encontramos es verdad. porque tales fuerzas estuvieron vinculadas con su propio pueblo, una vez salidos de Egipto, y porque se establecieron, en principio, en tierras de lo que fue Fenicia, Grecia, y muchas otras áreas.
Con anterioridad a que estos pueblos hebreos entraran en Egipto, ésta, tecnológicamente, permaneció atrasada si se compara con el resto de naciones del cercano oriente. Los Visitantes introdujeron consigo el conocimiento del trabajo en el bronce, una mejorada rueda para trabajar la alfarería, el telar vertical, el ganado jorobado (el Cebú), nuevas verduras y frutales, el caballo y el carro, los arcos compuestos, y nuevas formas de elaborar la cimitarra y otras armas. También trajeron consigo nuevos instrumentos musicales y danzas.
De aquéllos hebreos establecidos en la zona de Gaza durante el tiempo de David, Rohl notó una carencia de evidencias que ellos hubiesen sido mercenarios antes de su tiempo y, que fue el mismo David quien los alistó como tales en sus formados pequeños grupos mientras estaba en diferencias con el Rey Saúl, y en el momento mismo de su oferta como tal al rey filisteo, allí en Palestina, durante la época de Amarna. De Hecho esto ha sido señalado por un grupo de eruditos y estudiosos del Antiguo Testamento como un estilo de vida de los Habiru Amarna, y que se asemeja mucho a la banda creada y dirigida por el rebelde comandante David en tiempos, repitámoslo, del Rey Saúl quien intentaba matarlo por celos y en razón de su desobediencia para con el Creador, y en el conocimiento de que habría de ser reemplazado por el mismo David, como así sucedió
Los hebreos rompen con los filisteos; Saúl y todo su pueblo se unen en batalla contra ellos, peleando el uno contra el otro en total confusión, y los hebreos de los campos circundantes, que previamente habían estado ayudando a los Filisteos, desertan y se unen al Rey Saúl y a su hijo Jonatan, haciendo que los mismos Filisteos huyan despavoridos. (1 Sam. 14:20-23).

Un Argumento que se plantea es el hecho de que si una de parte de los Pueblos del Mar fueron Pelagianos y se asentaron en los alrededor de la tierra en Gaza, alrededor del 1200 AEC o AC, después de su derrota en Egipto eran, por tanto, parientes de los Israelitas, o filisteos. La respuesta de por sí abarca dos temas: uno de ellos es que los que regresaron en contra de los filisteos no podían ser compañeros de los filisteo, por lo tanto, esas personas pertenecientes a los “Pueblos del Mar” no pudieron haber sido filisteos, sino más bien pelagianos. El segundo punto, ya mencionado antes, es que el uso de la palabra “hebreo” en vez de usar la de “israelita” nos indica que eran en realidad hebreos los que acompañaban a David, y ello de por sí es una concluyente evidencia que eran israelitas que ya se habían establecido con antelación en esa región y tierras de los filisteos, antes de esa batalla.
Los Primeros Israelitas disidente que conformaron los que vinieron a ser los “Pueblos del Mar”, y que habían luchado en contra de la confederación creada por sus parientes Pelagianos cerca de los años 1567-1450 AEC o AC., nunca pudieron perdonar a sus captores; odio que llevaron consigo durante los 400 años del control de la Edad de Bronce (ca.1600.1200) Este odio latente contra us captores bien pudo haberles causado, en un principio, el permanecer de lado de los filisteos pero, y esto bien podría darnos un tercer punto de vista, y es el hecho de que cuando los filisteos empezaron a matarlos, solo los parientes de los israelitas se volvieron a los suyos, abandonando a aquéllos con los que habían estado antes.
Es bien sabido que los filisteos (los bíblico Casluhim) estuvieron en esas mismas tierras 800 años antes del 1200 AEC o AC, cuando una gran mayoría de mal informados historiadores dicen que por allí anduvieron con Abraham y su hijo Isaac y se enfrentaron con el rey filisteo Avimelec su rey (Génesis 20 y 26) Estos en realidad no eran hebreos Israelitas, sino un pueblo diferentes, descendientes de Eber, uno de los nietos de Arfaxad Étnicamente, eran indoeuropeos de la misma población, al igual que los Hititas (Una suposición incorrecta) y los Hurritas (la suposición correcta) por ser hijo de Harán, hijo de Taré, hermano de Abram, y padre de Lot (Génesis 11:26, 27)].
Una relación muy parecida es la que existe entre la Civilización Palatial de Creta (es decir, Pelagianos descendientes de Peleg) y el reino de Egipto durante los siglos 16 y 15 AEC o AC (los últimos hicsos o los inicios de la Dinastía XVII) que se demuestra por los recientes descubrimientos en los frescos Minóicos hallados en TELL EL-DAB, en Egipto (Bietak 1992, 1995; Marinatos 1995a: 37; Manning 1999).
Los pueblos de las islas en medio del mar, como Creta, no solo llegaron a Egipto, sino que llevaron consigo las imágenes usadas en sus prácticas religiosas que pintaban en las paredes mientras que permanecieron en Egipto. Sin cerámica minoica alguna encontrada que esté asociada con las pinturas, y las razones por la cual fueron efectuadas, el misterio sigue sin resolverse. (Morgan, 1995, pág 44)
Estos murales que se hicieron en Egipto fueron, probablemente, efectuadas por artistas procedentes del mar Egeo durante el periodo 1630-1580 AEC o AC y ellas, en verdad, hacen resaltar la pregunta de cuál sea la naturaleza cierta de la interacción y los Contactos existentes entre la región del Egeo y Egipto. Existen muchos indicios de que se trataba de una colonia comercial minoica, o bien pudieron ser pintadas por un maestro artesano, dado como un regalo de los gobernantes Hycsos radicados en Avaris. La clase dominante minoica habría establecido contactos regulares con las dinastías Hyksas, contactos que luego fueron continuadas por la Dinastía 18a Egipcia. Debemos, más bien, imaginarnos que NO fue solo un intercambio de regalos entre ellos, sino más bien una lianza comercial activa..
Todos los descendientes del linaje procedentes de EBER lógicamente podríamos llamarlos hebreos o habirus. Las inclinaciones de los Pelagianos o Pelasgos (Minoicos), sus destrezas en la construcción naval, su permanente presencia allí y, más tarde, la alianza hecha con Israel son indicadores explícitos de que una gran mayoría, pero no todos, de Hapiru/Habiru, residentes en Egipto, eran Pelasgos e Israelitas. Los últimos Amalecitas que entraron y que ocuparon Egipto, casi acaban con todos lo combatientes que fueron llamados Habirus, e igual cosa le sucedió a los Hycsos que fueron, sin duda alguna, descendientes de los gemelos Esaú y Jacob, es decir de Israel .!

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s