ESTUDIOS BÍBLICOS

C Á P S U L A S
1 5 8
Por: J.N.Robles Olarte

LA PROMETIDA GRANDEZA NACIONAL de ISRAEL
Por, charles j. voss
PARTE 1

Debemos tener sumo cuidado al leer y estudiar las promesas hechas por el Eterno Creador a Abraham, y sus descendientes en Sara. Veamos algunas de ellas…
Génesis 12:1, 2, 3.-“ 1 Ahora, el ETERNO CREADOR dijo a Avram: “Vete de tu país, lejos de tu familia y lejos de la casa de tu padre, y ve a la tierra que Yo te mostraré. 2 Yo te haré una gran nación, Yo te bendeciré, engrandeceré tu nombre; y tú serás bendecido. 3 Yo bendeciré a todos aquellos que te bendigan, pero maldeciré a cualquiera que te maldiga; y por ti todas las familias de la tierra serán bendecidas.”

Génesis 17:1 al 8.-“” 1 Cuando Avram era de 99 años de edad, el ETERNO se le apareció a Avram y le dijo: “Yo soy El Shaddai [el Elohim y amo de todos los espíritus inmundos], sé bien placentero delante de Mí y sé sin culpa. 2 Yo haré Mi Pacto entre Yo y tú, y Yo aumentaré tus números grandemente.” 3 Avram cayó sobre su rostro, el Elohim continuó hablando con él: 4 “En cuanto a Mí, este es Mi Pacto contigo: tú serás el padre de muchas naciones. 5 Tu nombre ya no será más Avram [padre exaltado], sino tu nombre será Avraham [padre de muchos], porque Yo te he hecho padre de muchas naciones. 6 Yo te causaré para que seas muy fructífero. Yo haré naciones de ti, reyes descenderán de ti. 7 “Yo estoy estableciendo Mi Pacto entre Yo y tú, junto con tus descendientes después de ti, generación por generación, como Pacto perpetuo, de ser el Elohim para ti y los descendientes después de ti. 8 Yo te daré a ti y a tus descendientes después de ti La Tierra Prfometida en la cual ahora viven extranjeros, toda la tierra de Kenaan (Canaam), como posesión permanente; y Yo seré vuestro Elohim (Soberano).”

Notemos que las promesas todas están CONDICIONADAS a la OBEDIENCIA. La promesa está, desde este momento en adelante, condicionada a la obediencia de Abraham, y a la práctica de una vida perfecta, que la “gran nación” de Israel se convierta Él, y que muchos países más se conviertan a Él con su ejemplo. Además, de Abraham procederán muchas naciones también, será el “padre” de muchas naciones, y Su Pacto será PERPETUO, siendo Él, por supuesto el Soberano de todos ellos, es decir su ELOHIM!
Observe, además, el asunto con respecto a la posesión de la tierra de Canaam, la Tierra Prometida; la misma se le promete a su “simiente”, plural, la cual es, en verdad, del Eterno, el SOBERANO de Abraham y sus descendientes. Este pronombre plural, “su”. De nuevo se utiliza en el verso 9, cuando nos dice, “ El Elohim dijo a Avraham: “En cuanto a ti, tú guardarás Mi Pacto completamente, tú y tus descendientes después de ti, generación tras generación.”

Ahora, examinemos cuidadosamente esta PROMESA! El futuro de las grandes naciones se basa en las promesas hechas a Abraham de parte del ETERNO CREADOR. La única “esperanza de vida”, después de la muerte física, para cualquier persona, e independientemente de su raza, color o credo, todo ello depende del aspecto espiritual de estas promesas hechas a Abraham, escrito y grabado para sssiempre en las Sagradas Escrituras Hebreas.

¿Cuánta tierra? y ¿Qué tamaño tendrán las Naciones?
Estos aspectos no son casuales, ni son promesas incidentales sin importancia alguna. Constituyen, más bien, los fundamento básico para el establecimiento de las potencias más grandes del mundo, la base de cualquier salvación espiritual y personal, porque la verdadera esperanza de “vida eterna” para todo ser humano se encuentra allí. Son, en verdad, promesas estupendas! El Eterno Creador, el SOBERANO, basa el futuro de la humanidad, en tales fundamentos.
Estas mismas promesas fueron, de nuevo, prometidas a Isaac, hijo de Abraham, y a Jacob, hijo de Isaac. Después de 430 años de esclavitud,, el ETERNO levanta y constituye a Su Nación, Israel, descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, y cuyo nombre el SOBERANO o ELOHIM lo cambia por el de ISRAEL!
Para sacar a esta multitud de personas de la esclavitud de Egipto a la Tierra Prometida, el Eterno llama a Moisés. Moisés, en verdad, no estaba buscando a su creador, pero poseía unas cualidades, la de conocerLe y temerLe. Sin embargo, el CREADOR hizo que Moisés fuese entrenado específicamente para esta comisión, permitiendo que hubiese sido criado como un príncipe en el palacio de un Faraón egipcio. Así que ahora, después que había sido especialmente entrenados para tal liderazgo, el ETERNO CREADOR le llama para que conduzca y saque a Su pueblo, a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, fuera de la esclavitud en la que estaban allí en Egipto!.
Al final del evento, 40 años más tarde, Moisés muere. Los israelitas son conducidos, a través del río Jordán, a la tierra prometida bajo la dirección de Josué. Y después de la muerte de Josué, cada una de sus tribus hace lo que parecía justo en su propia mente. Es así cómo estas personas en razón de su desobediencia, al Eterno hace que caigan cautivos entre los reyes que les circunda. Es entonces cuando clamaba al ETERNO y les envia un nuevo líder para que los libere, una y otra vez a lo largo de toda su historia!

Israel exige tener un rey humano!
Después de haber pasado unas pocas generaciones, el ETERNO les proveyó de un profeta para dirigirlos y gobernar sobre ellos: éste fue el Profeta Samuel. Sin embargo, pasado un tiempo, el pueblo le exigió a Samuel que pusiese obre ellos un rey para que los gobernase, al igual que tenían las otras naciones de su alrededor. En atención a este pedido, el ETERNO le dijo a Samuel que no era que ellos lo estuviesen rechazando sino que rechazaban al mismo Eterno Creador, su verdadero Soberano. Samuel solo había gobernado sobre Israel como un siervo del Creador, una función en verdad señalada y designada por el mismo Creador.
El soberano les dio lo que querían. Les dio al rey Saúl, un líder de grandes cualidades físicas. Sin embargo, Saúl desobedeció al ETERNO CREADOR, y éste, el ETERNO CREADOR, lo reemplazó con el rey David. David pecó al igual que todo ser humano (no hay hombre o mujer que no peque), pero cada vez que lo hacía, se arrepentía y se volvía del mismo. David se convirtió así en “un hombre conforme al corazón del Eterno”. Hizo un pacto incondicional e inquebrantable con David, asegurándole su dinastía y su gobierno, a través de Salomón, para siempre…si Le eran obedientes. Por último, en el momento oportuno y determinado por el mismo Creador, ese trono será asumido por el Mashiach prometido…David.

Israel se divide en dos naciones
Salomón, hijo de David, grava a su pueblo con grandes y pesados impuestos, y cuando aquél muere su hijo Roboam se convierte en rey. El pueblo envía al Rey Roboam una delegación para que les rebaje tal carga, para que les reduzca sus impuestos, cosa que les servirían mucho. Esta petición es rechazada por concejo de sus más íntimos y allegados, y más bien les asigna más impuestos, por lo que ello lo rechazan como rey, y constituyen para si otro reino o casa. Acto seguido, la gente de las tribus del norte decidieron irse en contra de la casa real de David en cabeza de Roboam. Es así como se escoge como rey a Jeroboam, quien había ocupado el cargo de primer ministro durante el reinado de Salomón. Es así como Roboam permanece Rey, sentado en su trono, allí en Jerusalén Los súbditos de Israel, constituido por las Diez Tribus disidentes, eligen una nueva capital algo distante y al norte de Jerusalén, Samaria.
Las tribus de Judá y Benjamín decidieron permanecer fieles al rey Roboam y se convierten así en la nación conocida como Judá, con capital Jerusalén. Al ascender Jeroboam al trono hace pecar a Israel (1 Reyes 10). Depone a los levitas de su oficio dentro del sacerdocio y nombra los suyos que no son levitas, cambia los festivales, y traslada los festivales del mes de septiembre, el séptimo, al mes octavo; hace construir y elevar dos becerros de oro para que los adoren, y cambia el séptimo día, el Shabbath o Sábado, por el día Domingo, el primero de la semana.
El sábado se efectuó como un pacto eterno entre el Creador e Israel, por el que se identificarían y se diferenciarían de las otras personas y comunidades nacionales (Éxodo 31:12-18), como una nación de propiedad el Eterno Creador, y lo habrían de conmemorar semanalmente. Porque fue en seis días que el ETERNO CREADOR renovó y volvió a recrear la tierra después de la rebelión angelical. La creación del cosmos y sus universos, y la de la tierra, son pruebas del poder y soberanía de nuestro Creador. Después de ello el Eterno reposa e instituye el Shabbath o Sábado.(Génesis 2:2-3).

Las diez tribus perdidas
La Casa o Reino de las Diez Tribus de Israel continuó en el pecado, en el rechazo de las admoniciones de los profetas que el Eterno les enviaba por medio de ellos. En el asedio de la guerra, alrededor del 721 al 718 antes de la era común o AEC, Asiria conquistó la Casa de Israel. Fueron trasladados de sus hogares, granjas y aldeas y llevados, como un pueblo cautivo, a Asiria, a las costas meridionales del mar Caspio.
Después de transcurridos cien (100) años, emigraron hacia el noroeste y llegaron a constituirse como las tan mencionadas DIEZ TRIBUS PERDIDAS. Para su pesar, éstos perdieron la señal del pacto que los identificaba como Israel. Habían perdido tanto su identidad nacional como el conocimiento de su Creador, el ETERNO y SOBERANO. Pronto perdieron también su lengua original, el Hebreo. El mundo y sus historiadores no han sabido que fue de ellos, y por error han considerado que los israelitas son los mismos Judíos. En las Sagradas Escrituras el término “Judío” siempre se aplica a las tribus de Judá, Benjamín y Leví. Los levitas de esa Israel se unieron al reino de Judá, cuando éstos fueron expulsados por el rey Jeroboam.
Entre los siglos 19 y 20, estas naciones se han convertido en los más ricas y poderosas que hayan podido existir sobre la faz de la tierra, y permanezcan así hasta los mismos comienzos del siglo 21! Han poseído, en su pleno apogeo de poder, casi las tres cuartas partes de toda la riqueza y los recursos del mundo. Todas las demás naciones, combinadas, tienen entre ellas un poco más de una cuarta parte de tales riquezas. Nunca había sucedido algo así en toda la historia del género humano!. Jamás un pueblo pudo extenderse y crecer tan rápidamente y poseer riqueza y poder. Nunca pueblo alguno pudo llegar a ser tan rico y poderoso como ese . ¿Sabe usted cuál es la razón de todo ello?

¿Pudo acaso la Profecía ignorar las grandes potencias de la Tierra?
El llegar a comprender la magnitud de las promesas dadas por el Eterno Creador a Abraham el Patriarca se basa en el poder llegar a conocer y aceptar la identidad asombrosa de los pueblos norte americanos y británicos dentro de las profecías bíblicas. Esta identidad nos provee de la llave que nos da acceso a tan sorprendente verdad. Además, es la mejor prueba de la inspiración y autoridad que poseen las Sagradas Escrituras Hebreas. Es, al mismo tiempo, la prueba más evidente y contundente de la existencia activa de un Eterno Creador TODOPODEROSO y Soberano!
Si el pueblo de los Estados Unidos, las naciones de la antigua Comunidad Británica, y los países del noroeste de Europa, como Bélgica, Holanda, Francia, Noruega, Suecia y Dinamarca se mencionan en las Sagradas Escrituras, ¿dónde es que se hacen mención de ellas? Consideremos, también, que las bases legales y morales que se aplican en las leyes de tales naciones se basan en los principios básicos de las mismas Escrituras Hebreas.! Las naciones descendientes de Manasés y Efraín han estado enviando misioneros a todos los rincones de nuestro globo terráqueo; además de ello, se han impreso y distribuido Biblias por muchísimos millones de copias, en casi todos los idiomas, en todas las naciones. Es importante señalar que estos millones de biblias distribuidas, y otras vendidas, tienen dos secciones, la primera conocida y mal intitulada ANTIGUO TESTAMENTO, y la segunda se la conoce como NUEVO TESTAMENTO. Sin embargo, es triste decirlo, ésta última, el Nuevo Testamento, es una falsedad, y ha sido ampliamente distribuido en todo el mundo con la etiqueta errada de que es la válida, y que la otra, el Antiguo Testamento, es una extemporánea y sin valor alguno. Aún así, es una fortuna porque en ellas tenemos acceso a las Sagradas Escrituras Hebreas, las originales y verdaderas!
Sabemos que las profecías se refieren sin duda alguna a Rusia, Alemania, Italia, Turquía, Etiopía, Libia y Egipto, de hoy día. ¿Podrían luego estas profecías ignorar reinos modernos como Gran Bretaña y los Estados Unidos? ¿Es acaso razonable? Ciertamente lo es! Y es también razonable que el Reino Unido y EE.UU. no se tengan en cuenta.
El hecho cierto es que aquéllas se mencionan con más frecuencia en las Escrituras Hebreas, que ningún otro pueblo. Sin embargo, su identidad se ha mantenido oculta para la mayoría de las personas, convirtiéndose así en uno de los misterios de nuestra época. Sólo unos pocos casos de naciones se mencionan con sus mismos nombres usados en la antigüedad, como lo son Etiopía, Libia y Egipto!
Por lo general las naciones se conocen por el nombre de sus antiguos antepasado, de los que las fundaron y, en algunos casos, los nombres son los mismos. De allí que Turquía se menciona en las profecías como si fuese ESAÚ o EDOM porque los turcos son los descendientes de Esaú. De la igual forma los ÁRABES se mencionan como ISMAEl, y los rusos como MAGOG.

LA PROMETIDA GRANDEZA NACIONAL de ISRAEL
Por, charles j. voss
PARTE 2

La historia bíblica de la estirpe de los pueblos de las DIEZ TRIBUS PERDIDAS de Israel, y su identidad profética moderna, es una de las historias más increíbles, sorprendente, fascinante e interesante que jamás se haya contado. Esa historia es el “hilo” que une la historia que corre a todo lo largo de las Escrituras, y que las mantiene unidas.
Desde el momento mismo de la fundación de Jamestown, la primera colonia británica permanente en Estados Unidos, fue y se consideró un pueblo LIBRE! Y aunque Estados Unidos fue una colonia inglesa y, después, obtuvo su independencia, ambos pueblos provienen del mismo linaje y nunca han sido ESCLAVOS de una nación extranjera.

Gran Bretaña y los Estados Unidos se convirtieron en grandes potencias mundiales en el siglo XIX. De estos dos hijos de José, hasta entonces pequeñas naciones, brotaron países con poder y grandeza mayores que las otras naciones. Ninguna nación, con anterioridad, se había hecho a tantas riquezas, multiplicándose en número, y con tantos recursos naturales, riquezas y poder como las de los descendientes de José -Efraim y Manasés- representados ellos en Estados Unidos y Gran Bretaña.
Durante su estancia en Egipto, José se convirtió en el padre de dos hijos, Manasés y Efraín (Génesis 41:50-52), que fueron contados como hijos de Jacob (48:5-6), y cuyas tribus dominaron la nación del norte de Israel. El nombre de José se utiliza posteriormente en el “Antiguo Testamento” como una referencia a las tribus de Efraín y Manasés (Números 1:32; 36:1,5; 1 Reyes 11:28), o como una designación para todo el Reino o Casa del Norte (Salmo 78 : 67; Ezequiel 37:16,19; Amós 5:6,15; 6:6; Abdías 18; Zacarías 10:6), y cuya capital fue la ciudad de Samaria.
El título o calificativo de “Hijos de Israel” bien se aplica a todas los trece tribus hasta la muerte de Jacob (Israel), y éste bendijo a los dos hijos de José con el nominativo de Israel.
Génesis 48:15 al 17.,”” 15 Entonces él (Yacov) los bendijo a ellos: “El Elohim en cuya presencia mis padres Avraham y Yitzjak fueron bien placenteros, el Elohim que me ha alimentado desde mi juventud hasta este día, 16 el ángel que me rescató de todo peligro, bendiga estos niños. Que ellos recuerden quién soy yo y qué es lo que represento y, asimismo, mis padres Avraham y Yitzjak, quiénes fueron ellos y qué representaban. Y que ellos crezcan para producir multitudes (naciones) en la tierra.” 17 Cuando Yosef vio que su padre estaba poniendo su mano derecha sobre la cabeza de Efrayim no le complació, y levantó la mano de su padre para quitarla de la cabeza de Efrayim y ponerla en la cabeza de Menasheh. 18 Yosef le dijo a su padre: “No lo hagas de esa forma, mi padre, porque éste es el primogénito. Pon tu mano derecha en su cabeza.” 19 Pero su padre rehusó y dijo: “Yo sé eso, hijo mío, yo lo sé. El también se hará un pueblo, y él también será grande; no obstante su hermano menor será mayor que él, y sus descendientes formarán multitud de naciones.” 20 Entonces ese día añadió su bendición sobre ellos: “En ustedes Israel será bendecido, diciendo: ‘Que Elohim te haga como Efrayim y Menasheh.'” Así él puso a Efrayim delante de Menasheh.””

Vemos cómo Efraín recibió la bendición de primogenitura, a pesar de ser el menor de los dos hijos; igual cosa sucedió cuando Rubén fue sustituido de su primogenitura por lo del incesto en la mujer de su padre. Asi, Efraín se convierte en la Tribu Real, aunque el “cetro” esté en manos de Judá!

Estas dos tribus han recibido las bendiciones materiales de forma incondicional; fueron prometidas a Abraham por nuestro Eterno Soberano, por su obediencia y fidelidad! Estas bendiciones solo fueron otorgadas después de un largo período de tiempo, debido a su constante actitud de rebeldía y desobediencia. Este retraso dio por resultado estas bendiciones maravillosas que han sido una razón para que se pueda culminar, en los “tiempos del fin” la angustia de Jacob -Israel-, a pesar de que Manasés, el hijo mayor, fue el más poderoso de la tierra a principios del siglo 21.
A principios de 1800, Londres se convirtió en el centro financiero del mundo. Los Estados Unidos apenas se había salido de sus pañales constituyendo los 13 estados originales y había adquirido, por compra, de un extenso territorio como fue el de Luisiana. Así es como surge para convertirse, luego, en la nación más poderosa de todos los tiempos. Sin embargo, Gran Bretaña mantuvo su grandeza hasta los eventos de las dos guerras mundiales, convirtiéndose así en el mayor Imperio o Mancomunidad de Naciones de toda la historia.
Los pueblos británicos y estadounidenses, que llevan el nombre de Israel, habían adquirido la mayor parte de todos los recursos naturales, de las tierras de cultivo, y demás riquezas del mundo! Todas las demás naciones, combinadas, solo poseían poco más de un cuarto de aquéllas. Gran Bretaña dominaba los mares y el comercio mundiales, y todo ello vía los mares del mundo. Se decía, en aquél tiempo, que “el sol nunca se ponía en las posesiones británicas”.

Esas Riqueza prometidas a Abraham
Hace siglos atrás estas mismas riquezas, poder, y grandeza nacionales fueron prometidas por el Todopoderoso de Israel a Abraham. Sin embargo, son muy pocos los que han notado, en las escrituras, este hecho tan asombroso.
La promesa de un Mashiach (Mesías o Ungido) y el de un reino único es bien conocida por el estudiante más superficial de las Escrituras, que pueda existir en todo el mundo!. Bien sabemos que el Eterno le prometió a Abraham un Mashiach que nacería de uno de los descendiente de Abraham. Sin embargo, con Su poder y autoridad el Eterno Creador, también le hizo otra promesa completamente diferente y sorprendente a Abraham. Observe cómo el CREADOR llama a Abraham y le otorga una promesa de doble naturaleza…
Génesis 12: 1 al 3.-“” 1 Ahora, el ETERNO CREADORle dice a Avram: “Vete de tu país, lejos de tu familia y lejos de la casa de tu padre, y ve a la tierra que Yo te mostraré. 2 Yo te haré una gran nación, Yo te bendeciré, engrandeceré tu nombre; y tú serás bendecido. 3 Yo bendeciré a aquellos que te bendigan, pero maldeciré a cualquiera que te maldiga; y por ti todas las familias de la tierra serán bendecidas.””

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s