ESTUDIOS BÍBLICOS BASADOS EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS HEBREAS

C Á P S U L A S    110

 

 Por: J. N. Robles Olarte

¿QUIENES SON LOS UNGIDOS DE ZACARIAS 4?

Las Sagradas Escrituras o Antiguo Testamento siempre nos tienen algo que enseñar a la luz de sus palabras. Pero no como nosotros, los humanos, lo hacemos y más aún cuando tratamos de darle la “interpretación” acomodaticia de nuestras propias convicciones religiosas. Debemos recordar que las religiones han sido y son un invento del hombre para mantener al hombre bajo el yugo de un temor enfermizo .

El Eterno Creador siempre ha tenido la intención de podernos enseñar, de redimirnos de la ignorancia en la que hemos tratado  estar. Todo lo anterior es un preludio de lo que, a continuación, vamos a leer:

““Añadí de nuevo y dije: “: ¿Qué son las dos ramas de olivo que por los dos tubos de oro –del candelabro- vierten de sí aceite dorado? Y Él me habló y dijo: “No sabes Zacarías que es esto?” Dije, “no, mi Señor!”. Entonces me dijo : “Estos son los ungidos o messiahs que están en pié junto al Eterno Creador de toda la tierra”” (Zacarías 4:12-14; versión Católica de la Biblia de Jerusalén en todos los textos de este estudio)

Digamos aquí que el profeta Zacarías existió entre los años 535 y 490 AEC (Antes de la Era Común) y que las interpretaciones de los “padres” de la Iglesia, tanto Católica como Protestante, la han amañado a sus intereses religiosos dándole, así, otra interpretación a la que en realidad es.

Para cuando Zacarías recibió la visión profética, tanto Josué, sacerdote, como Zorobabell estaban vivos y actuaban para esa misma fecha.  Si queremos convencernos de la intensión torcida de querer cambiar los verdaderos protagonistas por el  cacareado hombre de Galilea, leamos lo que las notas al margen de la misma versión Católica de la Biblia de Jerusalén nos dicen al respecto.  Cito: “El hombre es comparado a menudo con un árbol…los dos ungidos (literalmente hijos del aceite) son Josué, que representa el poder espiritual , y Zorobabel, el poder temporal…”

Lo que Zacarías 4:12-14 nos dice es acerca de una profecía que habrá de cumplirse en los muy repetidos “días del fin”  o “aquellos días”  que tanto podemos leer en las profecías que encontramos en las Sagradas Escrituras, y que nada tienen que ver ni con Josué ni con Zorobabel, ya que el mismo Zacarías, si así fuere, hubiese escrito sus nombres y más aún cuando su cita se transcribe en tiempo presente.

Los ungidos o messiahs de que habla Zacarías 4 son dos personajes que ya han muerto muchos años atrás: el profeta Elías, que vivió entre los años 874/853 AEC, y el Rey David que vivió entre los años 1040/970 AEC. Vemos, pues, que la visión de Zacarías se efectuó entre los años 520/515 AEC, casi más de quinientos años después de la existencia física del Rey David y unos trescientos años después de la existencia física del profeta Elías!

Está fuera de toda lógica que tal visión se tratara de dos  personajes que estuviesen aún vivos para cuando Zacarías tuvo tal visión. Aún más, en el capítulo 6 del mismo Zacarías vemos la continuación de tal visión. Leamos : “He aquí un hombre cuyo nombre es Germen : debajo de él habrá germinación (y él edificará el Templo del Eterno Creador)..Él llevará las insignias reales, se sentará y dominará en su trono; habrá un Sacerdote a su derecha…”(Zacarías 6:12-13).

¿Quién es ese hombre que se habrá de llamar Germen, Vástago o Retoño, sino aquél que en vida se conoció como el Rey David?¿Quien otro será el que habrá de construir el Tercer Templo sino ese mismo Rey David? ¿Quién podrá ser ese sacerdote a la derecha del Rey David sino aquél quien en vida se conoció como el Profeta Elías?

Ya para los años 701/735 se sabía, por intermedio del profeta Isaías quién era ese Germen. Leamos : “Aquél  día el Germen del Eterno Creador será magnífico y glorioso, y el fruto de la tierra, será la prez y ornato de los “supervivientes” de Israel” (Isaías 4:2)

Reconfirmemos lo anteriormente citado leyendo  lo siguiente, “Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará.  Reposará sobre él el espíritu del Eterno.”(Isaías 11:1). No debemos olvidar que el padre de David fue Jesé , y que éste versículo se refiere a David  vuelto a la vida por nuestro Creador, ya hecho inmortal¡¡

El profeta Jeremías quien vivió en los años cercanos al 627 AEC, también nos relata lo siguiente:  “Mirad que días vienen –oráculo del Eterno- en que suscitaré en David un Germen justo: reinará un rey prudente, practicará el derecho y la justicia en la tierra.” (Jeremías 23:5) ¿Desea usted algo aún más claro y nítido?  Leamos :  “En aquéllos días y en  aquella sazón haré brotar de David un Germen justo, y practicará él el derecho y la justicia en la tierra.”(Jeremías 33:15).

¿Ha podido captar ya quiénes son esos dos ungidos que menciona Zacarías?  Habrá un sacerdote a la derecha del Rey David : el profeta Elías vuelto a la vida de nuevo, ya inmortal ¡¡ Estos dos ungidos estarán ciertamente a los pies de nuestro Et6erno Creador, YHWH,  como bien lo describe Zacarías en su libro, en el capítulo 4.

En el libro de Malaquías, que es el verdadero último libro de los Profetas Menores, bien podemos leer : “He aquí que Yo os envío al profeta Elías antes que llegue el Día del Eterno, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres a los hijos y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga Yo a herir la tierra de anatema.” (Malaquías 3:23-24)  Este profeta Elías, ya vuelto a la vida de nuevo, inmortal, y muy amado del Eterno Creador, será quien ejercerá el poder espiritual bajo la dirección misma del Eterno en su trono o al pié de Él, a su lado derecho; y David estará sentado también en su trono o al pié,  al lado del corazón, al lado izquierdo del mismo Creador. Todo esto anterior esta en perfecta armonía con lo descrito por el mismo Zacarías en su libro y que podemos constatar leyéndolo en 6:13c y 4:14.

En verdad que los “escribas y padres” Católicos Romanos han sabido tergiversar la Santa Palabra del Eterno Creador para poder acomodar su pretendido “salvador” hombre de Galilea y poder desplazar así a los verdaderos ungidos o messiahs, David y Elías.

Pregunto : ¿A quien vamos a creer? Le creemos al Eterno o nos vamos al precipicio creyéndole entonces a los hombres.¡ Usted  puede ejercer su libre albedrío y así poder obtener la salvación o la desaparición eterna de su existencia ¡¡ Esperamos que escoja lo correcto.

נלסון רובלס חורחה

DIOSES Y DIVINIDADES DE LA ANTIGÜEDAD

Los hechos que a continuación se transcriben son una muestra que las enseñanzas de las religiones del mudo se basan en principios y creencias paganas, casi todas ellas de origen babilónico :

Hubo muchos casos de nacimiento milagroso de dioses en la historia, antes del caso del Hombre de Galilea – Jesucristo.

También existen muchos otros casos de dioses que nacieron de madres  vírgenes.

Muchos de estos dioses, como Cristo, con frecuencia  nacieron un  25 de diciembre.

La venida de ellos al mundo,  en la mayoría de los casos se afirma que fue anunciada  por ” profetas “.

Las estrellas figuran en al nacimiento de algunos de ellos, como en el caso de Cristo.

También ángeles, pastores, y magos o “hombres sabios.”

Muchos de ellos afirman ser de descendencia real o divina.

Fueron amenazadas sus vidas en su infancia, por el gobernante del país de origen

Algunos dieron prueba temprana de divinidad.

Ayunaron alejados del mundo.

También declararon,” Mi reino no es de este mundo.”

Algunos predicaron una religión de carácter espiritual.

Y fueron “ungidos con  aceite,”.

Muchos de ellos “fueron crucificados por los pecados del mundo.”

Y, después de  tres días de ser enterrados,” subieron de los muertos.”

Y, finalmente, se ascendieron al cielo.

Se efectuaron fenómenos violentos en la naturaleza por la crucifixión de algunos de ellos.

Casi todos fueron llamados “  Salvador,” ” Hijo de Dios.” Mesías,” “  Redentor,” ” Señor,” etc.

Cada uno fue el segundo miembro de la trinidad constituida por el ” Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.”

Las doctrinas de” Pecado Original,” ” Caída del Hombre,”” La Expiación,”” La Trinidad,”” La Palabra,” ” el Perdón,” ” Un Dios Iracundo.” El Castigo Interminable ” El futuro,” etc., etc. Fueron sólo una parte de la religión de cada uno de estos dioses que expiaban los pecados, como se afirma en varias de las biblias orientales y  libros santos,” similar en el carácter y en  espíritu a la biblia  Cristiana, y escrito como esta, por ” doctrinas inspiradas por santos varones” antes del tiempo de Cristo o Moisés  Todas estas doctrinas y declaraciones, y muchos otros aquí no enumeradas, como también citas históricas, demuestran que fueron enseñadas, como religión,  varios siglos  antes por naciones paganas orientales antes del Cristianismo.

El reto más grande es el afirmar que el Cristianismo es de emanación divina, o asumirle una paternidad divina especial a su autor. Por los hechos históricos aquí establecidos se demuestra  que son falsas Ello se puede demostrar como se demuestra cualquier problema matemático. Y ninguna lógica ni sofisma puede poner estos hechos a un lado.

Más de 30 Deidades y creencias de este tipo de seres con el calificativo de “ divinidades” se han perpetuado en todo el mundo con sus propias credenciales, para disputar el veredicto del Cristianismo en proclamar a Jesucristo como ” el único hijo, y enviado de Dios”.

35 Mesías, Salvadores, e Hijos de Dios, según la historia o la tradición se consideraron, en tiempos pasados, como que descendieron del cielo tomando, en ellos, la forma humana, y ser ello una evidencia indiscutible de su origen divino. Todo lo anterior debido a sus variados milagros, trabajos maravillosos y grandes y, finalmente, tenemos a éstos estos 35 “dioses” (aceptando su carácter por lo que afirman sus creyentes) que establecieron los fundamentos  para la “salvación del mundo”  que, posteriormente,  ascendieron a los cielos.

ESTOS SON LOS CONSIDERADOS MESIAS;

1.- KHRISHNA o KRISNA DE LA INDIA.
2.- BUDA SAKIA DE INDIA.
3.- SALIVAHANA DE BERMUDAS.
4.- ZULIS, O ZHULE, TAMBIÉN OSIRIS Y ORUS, DE EGIPTO.
5.- ODIN DE ESCANDINAVIA.
6.- CRITE DE CALDEA.
7.-ZOROASTRO Y MITHRA DE PERSIA.
8.- BAAL  Y TAUT,” EL ÚNICO ENGENDRADO DE DIOS,” DE FENICIA.
9. INDRA DE THIBET.
10.- BALI DE AFGANISTÁN.
11.- JAO DE NEPAL.
12.- WITTOBA DE BILINGONESIA.
13.- THAMMUZ o TAMUZ DE SIRIA.
14.- ATYS DE PIGIA.
15.- XANIOLXIS DE THRACE.
16.- ZOAR DE LOS BONZOS.
17.- ADAD DE ASIRIA.
18.- DEVA TAT, Y SAMMONOCADAM DE SIAM.
19.- ALCIDES DE THEBAS.
20.- MIKADO DEL SINTOISMO, JAPON.
21.- BEDDRU DE JAPÓN.
22.- HESUS O EROS, Y BREMRILLAH, DE LOS DRUIDAS.
23.- THOR, EL HIJO DE ODIN, DE LOS GALOS. (FRANCIA)
24.- CADMUS DE GRECIA.
25.- HIL Y FETA DEL MANDAITES.
26.- GENTAUT Y QUEXACOATL DE MÉXICO.
27.- LA MONARQUIA UNIVERSAL DE LAS SIBILAS. (GRECIA)
28.- ISCHY DE LA ISLA DE FORMOSA.
29.- EL MAESTRO DIVINO DE PLATÓN. (GRECIA)
30.- EL ÚNICO SANTO DE XACA.
31.- FOHI Y TIEN DE CHINA.
32.- ADONIS, HIJO DE LA VIRGEN DE GRECIA.
33.- IXION Y QUIRINUS DE ROMA.
34.- PROMETHEUS o PROMETEO DEL CÁUCASO.
35.- MOHAMUD, O MAHOMA, DE ARABIA.

Éstos  tienen honores divinos.  Casi todos ellos jugaron el papel de Dioses, o hijos de Dios; fueron principalmente encarnados como Cristos, Salvadores, Mesías, o Mediadores. No pocos de ellos nacieron  de madres vírgenes; algunos llenando un carácter casi idéntico al que se le atribuye en la biblia  Cristiana a Jesucristo; muchos de ellos fueron crucificados. Y tomados  en conjunto, forman un prototipo y modelo en los casos importantes de haber efectuado milagros maravillosos. Sus doctrinas y mandamientos, como los que encontramos en el Nuevo Testamento hacen el papel  de Salvador. ¡En verdad con tantos Salvadores el mundo no se debiera perder!.

LOS JUDÍOS (HEBREOS), EL MUNDO Y EL DINERO

Por: Jacques Attali

PARTE I

 

  1. Génesis (–2000/+70)

El judaísmo comienza con un viaje. Y, como el sentido de todas las

cosas suele estar oculto en el de las palabras, la identidad del pueblo

hebreo se disimula en su nombre, que justamente remite al viaje. Su

antepasado más lejano, uno de los nietos de Noé, uno de los ancestros

de Abraham, se llama Éber, que puede traducirse con “nómada”,

“hombre de paso” o incluso “cambista”. Algo más tarde, este Éber se

convertirá en ibrí, “hebreo”. Como si, desde el comienzo, el destino de

este pueblo estuviera inscripto en las letras de su nombre, código

genético de su historia: deberá viajar, trocar, comunicar, transmitir. Y

por tanto, también comerciar.

Este tema del viaje se encuentra en todos los mitos originarios de los

pueblos itinerantes: su fundador viene de otro sitio; el primero de sus

dioses protege a los viajeros, impera sobre la comunicación y el

intercambio, condiciones para la paz y la confianza; y, en procura de

complicar un poco más las cosas, ese dios también es, en general, el

de los ladrones…

Así, el relato bíblico comienza con un viaje. Y el primer libro del

Pentateuco el que se da el nombre de Génesis, cuyas primeras

palabras son “En el comienzo” o “En el principio”1 justamente narra ese

periplo que va de la creación del mundo hasta la partida de José hacia

Egipto, es decir, del nacimiento del hombre a la libertad hasta el

desastre de la esclavitud.

En la historia empírica de ese pueblo, dicha Génesis comienza en las

tierras de la Mesopotamia, dieciocho siglos antes de nuestra era, para

culminar con la destrucción del segundo Templo, en el año 70, y la

sumisión al Imperio Romano. En suma, va de otro paraíso terrenal a

otro Egipto.

En el transcurso de esos quince siglos –por lo menos–, este pequeño

pueblo hizo surgir una religión que un tercio de la humanidad de hoy

habrá tornado la piedra de toque de su creencia, y estructuró una

relación con el dinero que más tarde servirá de fundamento al

capitalismo.

 

 

  1. Éxodo

(70/1096)

Mientras una nueva era se inicia con el triunfo del Occidente romano, el

pueblo judío se lanza nuevamente a los caminos. Esta vez, su destino

parece definitivamente sellado: desaparecer, como antes lo hicieron

otros pueblos arrojados de sus tierras o sometidos a colonizadores,

como los hiksos o los escitas, y como lo harán más tarde los medas, los

galos, los godos, los vándalos, fusionándose con sus vencedores sin

casi dejar huellas de su poder, su fe, su cultura y su lengua.

Contrariamente a ellos, sin embargo, los judíos van a lograr lo

imposible: sobrevivir en los intersticios de los imperios, preservar lo

esencial de su cultura adaptándola incesantemente a las exigencias de

nuevos lugares de exilio. De la destrucción del segundo Templo hasta

el inicio de las cruzadas, van a atravesar todas las vicisitudes

económicas, religiosas y políticas del primer milenio cristiano. En los

imperios de Oriente y las primeras potencias de Occidente, bajo el

dominio de monarcas, príncipes, obispos, su suerte seguirá siendo casi

en todas partes más o menos tolerable, salvo en el Imperio Romano.

Sorprendente destino de un pueblo minúsculo hecho de campesinos,

mercaderes, artesanos, comerciantes, financistas y letrados, mezclado

en los principales acontecimientos del mundo. Pueblo de hombres que

pasan, que participa en primera línea en la transformación progresiva

del orden de los imperios en lo referente al dinero, mantiene lazos entre

comunidades dispersas en los diferentes bandos en guerra, y constituye

así una red cultural y comercial única entre todos los pueblos

sedentarios en la paz y en la guerra.

El espíritu de este milenio de exilio es un calco del correspondiente al

período narrado por el segundo libro del Pentateuco: el Éxodo (o los

“Nombres”),2 en efecto, da cuenta de la larga estadía de los hebreos en

Egipto –a veces felices y libres; otras, esclavos obligados a construir

ciudades que no habitan – hasta su partida hacia un futuro desconocido

que prometía libertad. Este capítulo también relata una estadía en el

exilio, en múltiples regiones: algunas hospitalarias; otras, terribles

lugares de opresión donde los judíos, en la esclavitud, construyen

mundos de los que luego se ven excluidos.

Al final del libro del Éxodo parten rumbo a Canaán. Al término de

este primer milenio cristiano huyen hacia Europa. Una y otra, tierras de

esperanza, sitios de futuras y crueles desilusiones.

Durante este largo período, de paso entre mundos en guerra, los

judíos garantizan las relaciones entre España, Siria, Egipto y Persia. A

menudo letrados y mercaderes a la vez, por lo general pobres,

relegados a los oficios más riesgosos y menos populares, detestados

por los servicios ofrecidos y su terquedad en no convertirse,

sospechosos por sus lazos con comunidades implantadas en territorio

enemigo, a veces felices, a menudo mártires, casi siempre solidarios,

sobreviven transmitiendo de generación en generación su herencia

cultural. Jalones olvidados, sin los cuales muchos aspectos del mundo

de hoy serían incomprensibles.

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s