Estudios bíblicos basados en las SAGRADAS ESCRITURAS HEBREAS

C Á P S U L A S

L X X V I I

  • Por: J.N.Robles Olarte

Sigue a Alejandro IV, el Papa Urbano IV, nacido en Troyes, papa entre 1261 y el 1264. Le sigue el Papa Cemente IV, nacido en Francia, y papa entre el 5 de febrero de 1265 al 29 de Noviembre de 1268,  Éste Papa en particular estuvo casado antes de su ordenación como tal, y tuvo dos hijas.  Le sigue el Papa Gregorio X, nacido en Piscenza, y papa entre 1271 al 1276.  Fue beatificado, más tarde, por la Iglesia.. Sigue ahora otro “Inocente”, el Papa Inocente V., nacido en Savoya, quien también fue beatificado. (este es un “fenómeno” que se da mucho entre los Papas Romanos:  el que sean “Beatificados”). Le sucede en ese mismo año de 1276, el Papa Hadriano V., nacido en Génova, Sigue ahora otro Papa, el Papa Juan XXI (recordemos aquí que no hubo Papa con el número XX). Aquél  nació en Portugal, y reinó a finales del 1276 hasta principios de 1277. Le sigue el Papa Nicolás III., nacido en Roma, gobernando parte del 1277 al 1280.  Los anteriores tres papas citados, los que reinaron entre 1276 al 1277, bien se puede decir que nada bueno le aportaron a la Iglesia de Cristo.  En su orden le sigue el Papa Marín IV, papa entre el 1281 al 1285. Éste también nació en Francia! Hubo, de ésta forma, dos “San Martín” y dos “Marinos” que dio razón a tal numeración. Le sigue el Papa Honorio IV, nacido en Roma, reinando entre el 2 de Abril de 1285 al 3 de Abril de 1287. Éste fue quien expandió la Inquisición bajo la disculpa de existir “creyentes aberrantes e incrédulos·”. Con tal disculpa llenó las prisiones Romanas en el poco espacio que allí existía para ese entonces.  Viene a continuación el Papa Nicolás IV., papa ente 1288 al 1292.  Los cuatro papas siguientes se dedicaron, especialmente a la lucha en contra de la familia del Emperador Federico II; una persecución injusta, marcada con un absoluto odio y orgullo personales para hacerse a las provincias del Emperador Federico II, lucha ésta que disgustó a la Cristiandad de la época y a  los no católicos de hoy día.  En uno de los Documentos de la Iglesia se narra que, “después de la muerte de Nicolás IV (1292) los Cardenales se reunieron en Roma cerca de dos (2) años y tres (3) mes antes que le diesen a la Iglesia otro Papa”(The Popes: A cncise Biographical History,op.cit.,p.19).  La historia de ésta muy peculiar elección, que ahora se llama “CÓNCLAVE”, estuvo saturada de corrupción;  y  es  uno de de los más increíbles volúmenes, dentro de la literatura religiosa,  que se haya podido revelar al público.  Mas sin embargo, en 1294, un 4 de Julio, y por algunas oscuras razones que desconocemos, los “ocupadísimos Cardenales” aceptaron elevar al papado a Pietro di Morrone como el nuevo Papa Celestino V. Antes, y durante el pontificado, vivió éste anciano de 80 años en una cueva como hermitaño, en las abruptas y salvajes montañas de Abruzzi, al sur de Roma;  hecho que ha probado la dificultad de  poder desmentir su veracidad.  “Los cardenales se inquietaron un poco cuando éste humilde monje Morrone les ordenó que se trasladasen a su cueva para ordenarle como papa; así lo hicieron, y lo consagraron como tal” (The Popes: A Concise Biographical History, ibid.)  Abdicó después de sólo cinco (5) meses  y ocho (8) días de reinado, un 19 de Mayo de 1296. Su reinado corrió, pues, desde el 5 de Julio de 1294 al 13 de Diciembre del mismo año..  El Papa Bonifacio  VIII., nacido en Anagni, reinó a continuación de aquél, entre el 24 de Diciembre de 1294 al 11 de Octubre de 1303.  Éste fue un papa excepcionalmente arrogante, cruel  e insolente con sus semejantes.  Se le conoció como la persona que no podía mantener una amistad con otra.  Hizo uso de la violencia para poder mantener la “ortodoxia de la Iglesia” ( Qué de “ortodoxia”, cierto?) , especialmente se dedicó a perseguir a la familia Colonna.  Tomaba a las mujeres de la Corte, y luego las devolvía “abusadas y deshonradas” a sus familiares.  Fue el autor intelectual y físico de la muerte de l anciano Celestino V., tratando de hacerlo ir de su Silla papal. Por ello lo hizo apresar y reducir a una celda oscura en el Castillo Fumone, cerca de Anagni. . Nos narra, la historia de la Iglesia, acerca de éstos dos papas que Celestino V murió en los brazos del  “bondadoso” Bonifacio VIII Éste último puso en labios de Celestino las  palabras, “No deseaba nada más en éste mundo que estar en una celda; y una celda es la que me han dado” Podemos observar, por  las confesiones que la misma Iglesia Cristiana nos aportan,  a concluir  que la falta de discernimiento dentro del oficio papal  fue una que se extendió por casi mil quinientos (1500) años en su Historia crimina!  A éste papa bonachón se  le definió como  “un hombre de limitado aprendizaje, y completamente carente de experiencia alguna para atender las cosas de la Iglesia y el mundo” (The Popes:  A Concise Biograhical History, ibid.,p.238)

Proseguimos con el Papa Benedicto XI, nacido en Treviso, gobierna entre 1303 y el 1304; fue Beatificado por su Iglesia!.  Le sigue el Papa Clemente V, nacido en Francia, papa entre el 1305 al 1314.  Le sigue el Papa Juan XVII quien  nace en Cahora, y es papa entre el 7 de Agosto de 1316 al 4 de Diciembre de 1334. Pero, antes de proseguiré en éste listado, digamos algo más acerca del anterior papa, Bonifacio VIII, porque es de vital importancia para poder conocer realmente la verdadera historia de la Iglesia que tanto daño le ha hecho a la humanidad y a nuestro Eterno Creador.  Al enriquecer a su propia familia, a los Gaetani  en particular y, especialmente, a su hijo Pietro, uno de “dudoso carácter”, se enfrasca en una amarga lucha contra la familia Colonna.  Ésta familia, muy poderosa en todos los aspectos, fue la responsable de expulsar a los Papas de Roma.  Cuando el Cardenal Esteban Colonna, hermano de Santiago Colonna,  Cardenal él también,  decomisaron un cargamento de oro y plata con destino al Papa y a su familia Gaetani, Bonifacio VIII excomulgó a toda la familia Colonna, y les declaró una “cruzada” familiar, es decir, una persecución criminal.   La familia Colonna respondió a tal ataque con un Manifiesto en el cual acusó al mismo Bonifacio VIII de adquirir el papado con fraude, y apeló en contra de éste ante el Concejo General de Roma. Bajo el liderazgo de uno de los Cardenales del Papa, el ejército de Bonifacio VIII destruyó todas las propiedades de la familia Colonna y los dispersó por toda Europa, extraditándolos.  En algunas de las crónicas de la época se acusa a Bonifacio VIII haber tenido intimidades con una Condesa Francesa, hecho éste que no podemos confirmar pero, ante un reporte Católico, tal acción se traslapa por uno bondadoso, y es así como nos remitimos al indisputable hecho de que su nepotismo y simonía fueron,  sí,  escandalosos.  Fue así como sus Bulas Católicas fueron diseñadas para afirmar la “absoluta supremacía de su autoridad”.  En los primeros años , de sus siete (7) de papado, en el 1296, Bonifacio VIII hizo entrega de las primeras dos (2) Bulas, las más famosas Bulas Cristianas que, aún en nuestros días, tiene una relevancia y consecuencia históricas.  El tono y tenor de éstas Bulas nos recuerda la “actitud de rayo” de Bonifacio VII (1073 al 1085) y sus palabras en las que admite y revela, candorosamente,  la horrible moral existente entre el Cristianismo de la época, “La antigüedad nos reporta,  -dice Bonifacio VII-  que los laicos son excesivamente hostiles hacia el Papado, y nuestra experiencia, ciertamente, nos demuestra que, aún, esa misma actitud  está presente”Y es que el desagrado general probablemente nos demuestra la “secreta duda” de que su “ortodoxia  Cristiana” pudiese tener, en realidad,  un “origen divino”.  Esa Bula fue dirigida particularmente en contra del rey de Francia, Felipe IV, el nieto de San Luis, pero falló en su propósito.  Es entonces cuando Bonifacio VIII, un 18 de Noviembre, hace entrega de otra Bula, la inicua “Bula de las Dos Espadas”, o “Bula Unam Sanctam, “La Única”.  Ésta Bula, entre otras cosas, es la que hace referencia, en sus “Bulas  Sociales” el actual Papa Benedicto XVI! En ésta “Bula de las Dos Espadas” , declara un Boletín del Papa ,  “”la Iglesia controla, con sus “dos espadas” dos poderes, el “espiritual y el temporal”, donde lo espiritual se maneja a través de las manos de sus clérigos, y lo secular la ejerce la misma Iglesia vía la mano de sus ejércitos… el poder espiritual tiene el derecho de establecer y guiar al pode r secular, como también el juzgar cuando el mismo no funcione de forma correcta…Consecuentemente, quienquiera se oponga a las “dos espadas” de la Iglesia, se opone a la Ley de Dios”” (Bull Unam Sactam, Bonifacio VIII, 18 de Noviembre de 1303, todo ello de acuerdo  con la Catholic Encyclpedia, xv.,9-126)No fue hasta 1870 cuando a fuerza de bayonetas los patriotas Italianos recobraron las tierras que el Papado les había robado.  Todo esto bajo el gobierno de Víctor Emmanuel  II, Rey de Sardinia y Piemonte, declarando  la “Ciudad Eterna”, Roma, como la capital de toda Italia, dejando sólo, al papado, un territorio de escasos 108 acres, y un territorio  de 15.774 millas cuadradas, con sus escasos habitantes que habrían de proveer al Vaticano con sus impuestos!  Sin embargo la historia no termina aquí, ya que se puede ampliar leyendo las primeras ediciones de la tan afamada  y universalmente conocida obra  Enciclopedia Británica . Allí podrá encontrar,  aún,  más datos verídicos acerca de la vida del “arrogante y avaro papa Gregorio VIII que tenía pacto con el mismo Diablo “(Enciclopedia Británica, Tercera Edición, 1797)Antes de concluir, con éste aparte, digamos que la Iglesia Católica compró la Enciclopedia Británica a partir de la Edición Once (11). Por ello, en las ediciones subsiguientes no se podrá encontrar la narración de los “horribles y odiosos” hechos cometidos por el Papado Cristiano durante tantos siglos, y que tanto les ofende!

Es necesario que antes de dejar la narración de la odiosa historia de uno de los papas más nefastos en  toda la historia del ser humano, el Papa Bonifacio VIII,  narremos que “él no creía en Jesús el Cristo, declarando en una oportunidad que los pecados de la carne no eran pecados; que fue el autor directo de la muerte del Papa Ermitaño Celestino V. y otros más. .  Tuvo para sí un cierto “ídolo” en el que el “espíritu del diablo” se encarnaba y a quien solía consultar, respondiéndole con una voz extraña” ( A History of the Popes, del dr. Joseph McCabe, Londres, 1939)  En el año 1303, apresado en la ciudad de Anagni  donde había huido, fue llevado a París para enjuiciarlo.  Uno de la familia Colonna,  Sciarra Colonna,  y otros más de su resentida familia, estuvieron en la Corte y, en un Concejo General efectuado en la Universidad de París, fue enjuiciado ante cinco (5) Arzobispos y 22 Obispos, muchos Monjes y Frailes.  Bonifacio VIII se burlaba muy habitualmente de la religión que precedía, y de su moral, e hizo una extraordinaria declaración, “No hubo un Jesús Cristo; la Eucaristía solo es harina y agua. María no fue más virgen que mi propia madre, y no existe daño alguno en cometer adulterio porque es tan igual como frotarse ambas manos” (A History of the Popes, McCabe, ibid.,) Fue traído de nuevo a Roma con una gran escolta provista por la familia Orsini, temiendo ellos que las tropas papales trataran de liberarlo.  Se puso tan tempestuoso y furioso que respetables cronistas de su tiempo manifestaron que “se volvió insano, loco, que cometió suicidio”. Esto último es improbable dado el hecho de que murió en prisión un mes más tarde, en Octubre del  1303. Probablemente envenenado o estrangulado como era la costumbre, y no por el “ataque brutal y horroroso trato que le dieron”, como opinaron  los Cronistas de la Iglesia. (The Popes: A Concise Biographical History, op.cit.,p.239)   Sus enemigos personales hicieron difundir una información en la que “sus últimos momentos de su vida había confesado su pacto con el demonio, y que murió echando llamas de fuego por su boca” (ibid.,).                 Volvamos, de nuevo, a los papas que dejamos cuando hablamos de Juan XXII. Le siguió el Papa Nicolás, a quien se le consideró un antipapa por parte de la Iglesia.  Éste dejó a su esposa y le permitió que se volviese Monja. Ejerció el papado entre el 12 de Mayo de 1328 y el 25 de Julio de 1330. Muere un 16 de Diciembre de 1333.  Le sigue el Papa Benedicto XII quien nace en Francia, y ejerce el papado entre el 20 de Diciembre de 1334 y el 25 de Abril de 1342.  Su nombre fue el de Jacques Fournier, Cardenal-Obispo de San Prisciano, y muy activo en la práctica de la Inquisición.  Se le consideró el “Mejor Papa del período de Avignon” según los estándares de la Iglesia católica. Fue coronado papa en el Priorato Dominico de Avignon un 8 de Enero de 1335.  Un contemporáneo suyo, el Obispo Mollet, distinguido historiador Católico, lo consideró como “un nerón, muerte para los laicos, víbora para el clero, y un mentiroso y borracho” ( A History of the Popes, McCabe, op.cit.p.115).  Éste mismo Obispo Mollet admite que Benedicto XII bebía muchísimo pero que, de acuerdo a los Evangelios, eso mismo hizo Jesús el Cristo”. Algunos escritores narran que éste Papa dio origen, por lo anteriormente anotado, un dicho entre el populacho cuando llamaban a otros  “está borracho como un papa”, y que su aspereza y arrogancia lo restringieron, grandemente, para poder ser influenciado por las buenas acciones.  Le sigue el Papa Clemente VI. ,nacido en Francia, hijo de Guillaume de Rosier D´Egleton, en 1291, con el nombre de Pierre Roger.  Fue Papa entre el 7 de Mayo de 1342 al 6 de Diciembre de 1352.  Antes de acceder al papado fue Cardenal de Génova, comandó un ejército de mercenarios Bretones y se tomó a Cesena; bajo sus órdenes todo hombre, mujer y niño fueron masacrados.  Personalmente “muy devoto”, y como papa se involucró en una vida de lujos, de indolencia voluptuosa, nepotismo, y extravagancia.  Saqueó, robó,  el “Tesoro de los Méritos” y promovió la “venta de Indulgencias”.  Disipó la riqueza de la Iglesia comentando irónicamente que “mis antecesores no sabían cómo vivir”.  No solo compró favores, posiciones, reconocimientos, y homenajes, sino que también vendió los suyos al mejor postor.  Compró, en su reinado, el PALAIS NEUF en Avignon, y defendió a los Judíos cuando éstos fueron culpados de ser los causantes de la gran peste que cobró tantas vidas en aquéllos años de la Edad Media! (Parece que fue lo único bueno que hizo!).  Le sigue el Papa Inocente VI, nacido en Francia, y papa entre 1362 y 1370. Fue Beatificado por su misma Iglesia! Le sigue el Papa Gregorio XI. , nacido en Francia también. Papa entre el 1370 y 1378, año éste cuando se da inicio al “Gran Cisma”, habido entre los papas rivales de Avignon y Roma!

Continuamos con el Papa Urbano VI, nacido en Nápoles, y papa entre el 8 de Abril de 1378 al 15 de Octubre de l389.  Éste papa también hizo uso de la violencia para mantener la Ortodoxia dentro de su Iglesia. Dado a tener un temperamento bastante malo y a la paranoia. Se le dio por amenazar a la Curia porque lo había declarado con trastorno mentales y ser incapaz, por ello se tramó su remoción. Éste, al descubrir el complot, mandó a castrar a seis (6) Cardenales encontrados culpables (se dice que lo hizo con sus propios dientes).  Al final fue envenenado, actividad que se puso de moda en la Roma de esa época..  Su nombre fue el de Bartolomeo Prignano.  Inmediatamente después de su elección éste Papa alquiló una feroz tropa de mercenarios, práctica  común en la época y echar, con ellas, a sus rivales del país.  Antes de dedicarse a retomar sus posesiones en el Sur de Italia, vendió las “vasijas sagradas” de la Iglesia, y que había prometido a sus hijos e hijas.  Robó e hizo una gran recolección al confiscar muchas propiedades de nobles y ricos, y creó cargos que vendió a un número adicional de 37 Obispos.  Carlos III de Nápoles se disgustó por ello, y envió un ejército paras atacarlo; pero éste escapó por la parte posterior del palacio Papal.  Los escritos estrictamente  de sentimiento Cristiano, dijeron que éste fue “un piadoso y muy vigoroso Papa”. (The Popes: A Concise Biographical History,op.cit.,p.275). Sigue ahora otro antipapa, el Papa VClemente VII. Su papado se dio entre 1378 y 1394, en Avignon.  Le sigue otro, irreverente, nada casto y diplomático muy hábil.  Se trata del Papa Bonifacio IX, nacido en Nápoles, y papa entre el 2 de Noviembre de 1398 y el día uno (1) de Octubre de 1404. Su nombre fue el de Pietro Tomacelli,  a quien se le consideró como “uno generoso y de gran tacto”. Éste hizo desaparecer, aparentemente, el comercio de los sagrados oficios” hasta que sus agentes lo consideraron  ““una fuente de intercambios”(The Popes, op.cit.,p.278)para poderlos vender al mejor postor, al que ofrecierela suma de dinero más alta, como bien hizo, en una oportunidad, el mismo Bonifacio IX, cuando re vendió uno de esos “oficios” a otro sacerdote porque consideró que había sido engañado””.Dietrich Von Nieheim nos dice que, personalmente vio cómo esos mismos “cargos” fueron vendidos, muchas veces, en una sola semana, y cómo el Papa hablaba de negocios con sus Secretarios cuando estaba oficiando Misa en la Iglesia.  La ciudad le maldijo y permaneció en un salvaje desorden por todo ello.  Éste Bonifacio IX (según otros “historiadores” Bonifacio XI) fue sucedido en 1404 por el “gentil y virtuoso” Papa  Inocente VII. Su nombre fue el de Cosmo Migliorati, nacido en Samona, y papa  entre l404 y 1406 (Catholic Encyclopedia, vii, 1910, p.19) Mantuvo vivo el viejo SISMA de 16 años, escándalo religioso que se creó en Occidente,  debido a la rivalidad  y amargosa oposición de múltiples papas.   Enriqueció a sus familiares quienes fueron tan insufribles para Roma que los expulsaron, al igual que al Papa, pero con el consabido derramamiento de sangre. Mientras éste gobernaba, fue elegido, por los Cardenales Franceses, el Papa Benedicto XIIIPedro de Luna,  como sucesor de Clemente VII, para que acabase con el Sisma existente entre él y su rival. Angelo Corrao(Cortarrio o Corrarrio) quien, más tarde, vino a ser el Papa Gregorio XII, un 30 de Noviembre de 1406 al 4 de Julio de 1415. Éste nació en Venecia. Digamos aquí que un SISMA, en el lenguaje teológico de Roma y su Canon de la Ley, es la ruptura en la unión y unidad Eclesiástica de la misma, y que Benedicto XIII no quiso dar un paso hacia tal unidad.  Se refugió en Avignon, pero toda Francia le solicitó su abdicación atacándolo en su Palacio Papal por más de 20 años. Fue éste Papa, Benedicto XIII,  quien tomó la extraordinaria, desvergonzada , y criminal decisión de ““buscar y destruir” todas las copias de los libros de dos siglos atrás, que contenían el “verdadero nombre de Jesús el Cristo””(Encyclopedia Britànica, edición de 1797, en la entrada que reza “Jesus Cristo”)Fue éste quien creó cuatro (4) nuevos Cardenales para que condenaran el Tratado Laterano conocido como “MAR YESU” y,  seguidamente, ordenó que todas las copias del misterioso “Libro de Elxai” fuese destruido.  Un 21 de Mayo de 1408, el Rey Carlos VI (1368-1422), publicó un Decreto donde retiraba todo apoyo de la Iglesia de Francia, y obediencia de  sus ciudadanos, al Papa Benedicto XIII.

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s