Estudios Bíblicos basados en las Sagradas Escrituras Hebreas

C Á P S U L A S

L X X V

  • Por: J.N.Robles Olarte

El oficio del Papado tiene uno sin paralelo en cuanto al historial de corrupción y criminalidad a lo largo de estos siglos pasados.  La verdadera historia de ellos ha sido  -con unas pocas excepciones-  una de escándalos, crueldad, libertinaje, reinos de terror, campañas guerreristas, y depravación.  La mayoría de los Católicos han trascurrido sus vidas sin saber ni oír jamás un reproche con respecto a un papa u otro clérigo suyo.  Aún así las cosas la historia nos muestra y demuestra que la vida de algunos jerarcas y miembros del clero han sido mal representados por quienes se han dedicado a escribir exaltaciones sobre ellos, no siendo verdad!  El historiador y Arzobispo Católico de Nueva York,  John Farley (muerto cerca de 1916), admitió muy sutilmente que, “las viejas leyendas de sus vidas disolutas  -de los Papas-   puede que sean parcialmente verdad…que ellos no insistieron de forma austera en las prácticas de las virtudes sexuales, en la injusticia, como una licencia general de la corte Papal, pero es probable que la búsqueda  de su perfección espiritual estaba a la vanguardia de su pensamiento” (Enciclopedia Católica de Pecci, Edic.1897, iii, pag.207).  El verdadero carácter de los papas, como regla general, y en esos años del pasado, ha sido una tan falsamente representada, que muchas personas no saben que una gran cantidad de ellos fueron no solo decadentes sino los más salvajes y perversos en sus estrategias militares, que se haya podido conocer.  El Cardenal Farley añadió éste otro comentario, “Los papas fueron los gobernantes temporales del territorio civil, y ellos, naturalmente, recurrieron a la fuerza por el re establecimiento o extensión de más estados a la Iglesia, hasta que se concluyera o fuese lograda la paz…el intento de purificar, particularmente, el Ducado de Roma, le causaron considerables problemas, y la necesidad de recurrir a la violencia, pero siempre por el lado de la misericordia (?)…muchas fueron las vidas que se perdieron al servicio de la verdad (?), pero las bases legales para  que la Iglesia Cristiana pudiese manejar y transmitir sus posesiones, para bien o beneficio de sus ingresos, les fue otorgada por el Emperador Constantino en el 312 A.D. (Enciclopedia Católica de Pecci, 11,pp.157/169).  Por siglos la iglesia ha mantenido una narración de eventos comprensivos (‘?) acerca de las vidas de los papas que, hasta el siglo 11, se auto-llamaban “Patriarcas Ecuménicos”, con increíbles excesos de poder.   Sus “registros históricos oficiales” nos proveen de extraordinarias confesiones de maldad dentro del clero Cristiano. Las implicaciones que rodean todo lo anterior,  nos hacen asumir que sus acciones son incuestionables,  y ponen a la jerarquía Católica en su verdadero papel de impiedad y falsedad ante la humanidad. !

La pretendida santidad y piedad de los papas, como públicamente se conoce hoy día, no está representada en los anales históricos bien resguardados tanto en el Vaticano como en otras Bibliotecas del mundo. Esos anales nos proveen de la deshonestidad de la propia Iglesia de Roma, pasando por alto pruebas como la que se puede leer en la versión original de la obra conocida como DIDEROT´S  ENCYCLOPEDIE, un tomo que el Papa Clemente XIII (1758-1769) ordenó destruir inmediatamente después que salió a  luz pública, en 1759.. Y ello por las verdades que allí se exponen en relación a la conducta de Papas y clérigos que le rodeaban.  Un piadoso historiador, autor y Obispo, el clérigo Frothenringham,  nos dejó este sumario acerca de algunos líderes Cristianos que existieron en sus días, “Muchos de los Papas fueron hombres de una vida muy abandonada. Algunos fueron magos (ocultistas), otros se hicieron notorios por sus acciones sediciosas, guerrerista, asesinos, libertinaje en sus costumbres; todo ello debido a su inclinación a la avaricia, a la simonía. Otros, no eran miembros de la Iglesia de Cristo, sino seres de los más bajos instintos criminales, enemigos de toda piedad. Algunos más fueron meros hijos de su padre Satanás, hombres sanguinarios, y unos pocos meros sacerdotes. También hubo unos pocos herejes, y si el Papa fuere hereje, ipso facto no fue y no pudo ser Papa.” (The Cradle of Christ, por el Obispo Frothenringham, 1877, Enciclopedia Católica, xii, p.p. 700-703, publicados con el Iprimatur del mismo Arzobispo Farley).  Con el modelo del Papado del siglo 20 en mente, es muy difícil imaginarse lo que pudo haber sido el mismo en los siglos 16 y 14, sin dejar a un lado el de los siglos 10 o el 8!.  Los que ahora se llaman “Intérpretes de las Virtudes Cristianas”, en realidad fueron asesinos brutales; cometieron “crímenes de traición contra su propia fe, y como tales eran merecedores de ser castigados con la muerte”(Enciclopedia Católica de Farley, xiv, p. 768)  Los Papas se vadeaban en ríos de sangre para poder obtener sus objetivos terrenales; muchos de ellos, personalmente, llevaron a su ejército al campo de batalla.  La Iglesia misma ordenó y constituyó su “ejército secular”, para forzar sus dogmas sobe la humanidad, vía del “asesinato masivo”.( The Extermination of the Cathars, por Simone de Sismondi, 1826) . El clero ejercía, en cada distrito, las funciones de “funcionarios del estado” como si nunca hubiésen reganado el espíritu religioso. (Enciclopedia Católica de Farley, i., p.507)

Muchos escritores han dado mil escusas por la historia pasada del Cristianismo; trataron, vanamente, en describirla con un aire de sofisticación con respecto a ese pasado en donde muchos papas escandalizaron a toda Europa por varios siglos, sin lograrlo y con resultados  nada sofisticados y más bien muy primitivos.  Puesto que la lista de ellos comienza con el obscurantismo de la Iglesia, vamos solo a dar inicio a nuestro relato comenzando con el año 896 A.D o E.C., cuando “un cuerpo de nobles lujuriosos e indecentes, muchos de los cuales no sabían ni escribir sus propios nombres,  capturaron el papado, y lo condujeron por casi 631, hasta llegar al 1527 cuando, bajo el subterfugio del Papa Clemente VII (1523-1534) Roma cayó el poder y mano del ejército del Emperador Carlos V” (Annals of Hincmar, Arzobispo de Reims; pub. cerca del 905)  Ésta breve anotación la comenzamos, como ya dijimos, en el 896 cuando “a la muerte del Papa Formoso se inició, para el papado, un tiempo de profunda humillación como nunca antes había sucedido.  El sucesor de Formoso, el Papa Bonifacio VI, clérigo privado de su orden sacerdotal, gobernó unos días del mes Abril del 896; fue uno inmoral quien sobornó al pueblo de Roma para  forzar su elección; fue condenado como un hombre que “amaba más el dinero y las mujeres, que la oración”. Le sucedió el Papa Esteban VII (VI, según otros autores), quien fue elevado a la Silla de Pedro. En su ciega ira éste Papa Esteban, no sólo abusó de la memoria del Papa Formoso, sino que  también trató los despojos mortales de aquél con increíble indignidad. El papa Esteban VII fue puesto en prisión y estrangulado allí mismo en el verano del 897.  Es así como los seis (6) que le siguieron en su oficio, hasta el 904, debieron su elevación a la Silla de Pedro, a la lucha permanente entre los partidos políticos rivales de la época.  El Papa Cristóforo, el último de la lista, fue derrocado por el Papa Sergio III (904-911) (Enciclopedia Católica, ii, p.147). Tales períodos de “humillación” para el papado, fueron recurrentes, y no fue hasta el siglo 21 cuando la pedofilia practicada entre el clero, se hizo pública. (Apología del Papa Juan Pablo II, Marzo del 2002). Fue el Papa Esteban VII (VI), “un viejo sacerdote gotoso y glotón” quien ordenó que fuese exhumado el cuerpo del Papa Formoso, ya putrefacto por 8 meses en descomposición, sentado en una silla, vestido de pùrpura y oro, donde se le imputó sus transgresiones al canon católico en un juicio dirigido por él mismo Papa Esteban VII  y sus Obispos, nobles de Roma y Lamberto de Toscania”.(Obispo Liutprand de Cremona, cerca del 922 al 972). En frente del cuerpo putrefacto de Formoso se efectuó el juicio, uno obsceno, grotesco y falso. En este macabro incidente,  hoy conocido como el “SINODO DEL CADAVER”, el Papa enjuiciado fue condenado, despojado de sus vestiduras, y cortado tres de sus dedos, de su mano derecha y, posteriormente, lanzado su cadáver a las aguas del Rio Tiber. En atención a éste asunto tan repugnante, el Papa Esteban VII no pudo ser escusado de sus acciones que provocaron una gran reacción en Roma, y a finales de Julio, o comienzos de Agosto, el Papa Esteban VII(VI) fue hecho prisionero y estrangulado allí mismo.(The Popes: A Concise Biographical History, ibid. p.60)

Hemos expuesto, hasta ahora, cómo las limitaciones mentales de los Papas deéstos siglos fueron, en todo su realismo, mórbidas. De éstas, y similares despliegues, podemos entender ahora por qué los monjes del Monasterio Eulomenópolis, conocido hoy día como Monte Casino, describen la Estación Asinaria –rebautizada más tarde como el Palacio Laterano-  como “un domicilio de la ira, un osario…un lugar de exóticos vicios y crímenes”. El Obispo de Cremona, LIUTPRAND, en cuya obra llamada ANTAPADOSIS, trata acerca de la historia papal desde el 886 al 950, como antes ya anotamos, dejando una notoria descripción de los vicios de Papas y sus colegas episcopales, quizás con un poco de celo, cuando nos dice: “”Iban de caceria a caballo, adornados con aparejos de oro, hacían banquetes con asistencia de danzarinas sensuales cuando habían finalizado aquélla, y se retiraban con éstas  desvergonzadas prostitutas a la cama, cubierta de sábanas de seda, y cobertores bordados de oro. Todos esos obispos eran casados, para ese entonces; y sus esposas hacían vestidos de seda con las vestiduras “sagradas” sustraídas del Vaticano . Sus amantes fueron de la noble élite de Roma.  Dos de ellas, “mujeres voluptuosas de la nobleza” Theodora y su hija Marozia, “gobernaban el papado del siglo 10″”   (Antapadosis, Ibid).  El renombrado historiador del Vaticano, el Cardenal Caesar Baronius (1538-1607) lo denominó “Gobierno de las Prostitutas”, quienes “realmente dieron lugar al más escandaloso gobierno de los putañeros” (Annales Ecclesiastici, folio iii, de Antewerp, 1597)  Todo lo que revela el Obispo Liuprand, en detalle, es acerca de cómo Theodora obligó a un joven y apuesto sacerdote a reciprocarle en su pasión sensual y amorosa; por ello lo hizo elevar al cargo de Arzobispo de Rávena.  Más tarde, Theodora, hizo de éste joven sacerdote, del episcopado de Rávena,  que fuese elevado al cargo de Papa, bajo el nombre de Juan X (914-928).  A éste Juan X se le recuerda, principalmente, por ser el Comandante del Ejército del papado, ir a la guerra en persona contra los Sarracenos, derrotándolos.  Se complacía en el nepotismo, es decir, en el enriquecimiento de su familia, y su conducta preparó el camino para una degradación muy profunda dentro del papado.  Invitó a los Húngaros, que para ese tiempo sólo eran un pueblo Asiático poco civilizado, para que viniesen a Roma y lucharan contra sus enemigos.  De ésta forma trajo una nueva y terrible plaga humana sobre su país.  Carecía de principios en su conducta diplomática, política o privada.  Menospreció a Theodora, y sedujo a la bella y joven hija de Hugh de Provenza, y la llevó a la cama papal!

Menospreciada y rechazada por el Papa Juan X, Theodora se casó con Guido de Toscania (antes había sido la esposa de Theophylact, el Exarca) y, conjuntamente, llevaron a efecto un “golpe de estado” contra el Papa Juan X. Theodora murió sorpresivamente, y se infiere que fue por envenenamiento. Así, el papa Juan X entró en una reñida disputa con Marozia, su hija, y los nobles importantes de Roma.  Juan X había traído a su hermano Pedro a Roma; lo elevó al rango de noble, amontonando sobre si una gran cantidad de cargos provechosos para sí que, en verdad, le pertenecían a nobles ancianos de Roma, y que preservaban como suyos.  Fue en verdad una lucha tremenda de poder.  Los nobles, liderados por Marozia, sacaron a Pedro, al Papa Juan X, y a sus tropas, fuera de Roma.  Éste retornó con su hermano, y un aumentado ejército, pero un cuerpo mayor de tropas de Marozia le cortaron el camino vía al palacio Laterano, asesinando ante la presencia de Juan X, a su hermano Pedro.  Juan X fue capturado, depuesto, en Mayo del 929, y asfixiado, más tarde, con una almohada en el Castillo de San Angelo! Es de notar que durante el gobierno del Papa Juan X se creó, en el 927, el COLEGIO CARDENALICIO, que aún hoy día existe.  Marozia, y los miembros de su facción, elevaron al cargo de Papa a León VI, pero lo reemplazaron, siete meses después, por el Papa Esteban VIII. Éste gobernó por solo dos años; después se le dio el “solio” a su hijo, conocido como el Papa Juan XI (93l-935). Éste fue engendrado, ilegítimamente, por el Papa Sergio III cuando Marozia solo tenía 15 años, y “confirmado, como tal, por un escritor muy reconocido de la época, Flodoard” (The Popes: A Concise Biographical History, Ibid.,p.162).  Este Papa Sergio III se había hecho al papado por la fuerza, con la ayuda de la noble Theodora, madre de Marozia.  Tanto Theodora como Sergio III formaron parte de los que ultrajaron los despojos mortales putrefactos del Papa Formoso. Sergio III fue acusado del asesinato cometido por él en los papas que le precedieron. La Iglesia, por supuesto, se defendió a sí misma de tales informaciones pero, haciéndolo, reveló que el Papa Sergio III no fue el único papa involucrado en haber tenido sexo con la hija de Theodora, Marozia !: “se cree, por lo general, que el Papa Sergio III, aunque un hombre ya maduro en edad, se unió con la joven Marozia cuando ella solo tenía 15 años, dándole así un hijo, el futuro Papa Juan XI. “La mayor parte de tal información que hemos obtenido relativo a la carrera de Marozia y sus escándalos sucedidos en Roma, en las que ella y otros papas intervinieron, se deriva de fuentes un poco hostiles, y puede ser que sean exageradas”(The Popes: A Concise Biographical History, Ibid.) Marozia, con una actitud de dictadora sacerdotal, gobernó por muchas décadas desde su castillo, cercano al de San Pedro, y tenía que ver con todo lo se refiriera con la Cristiandad, excepto los asuntos de rutina. Marozia  no sabía leer y menos escribir su propio nombre. Aún así fue la cabeza de la Iglesia Cristiana. Hecho éste conocido por los historiadores que, al menos, tuvieron un elemental conocimiento de los hechos cometidos por los papas de esa época!

Marozia fue una persona enormemente agresiva, insensible, muy ignorante, y absolutamente inescrupulosa.  Nombró y escogió para sí a despiadados “Obispos-Guerreros” para fortalecer sus facciones, y sí pode triunfar en el manejo de sus oponentes.  Cuando se traducen las palabras del pueblo Romano con respecto a su conducta, ellas describen de forma literal a Marozia como a “la Prostituta de los Papas  (en plural).  Fue ella la directamente responsable cuando seleccionó e instaló en el solio papal, por lo menos, a cuatro de ellos.  Nuestros apologistas modernos nos narran que  sus promocionados papas fueron “escandalosos” pero, hoy, esos mismos papas carnales y satánicos forman parte de la lista legítima de sucesores que ella promocionó para ocupar el Solio Papal de San Pedro.  Sin embargo, en su tiempo, una buena cantidad de buenas personas se resistieron a la farsa obscena de la religión practicada en el mundo Cristiano, mismo que ha heredado.  Estando en su papado el Papa Juan XI, hijo de Marozia Theophylact, enfermó y, temporalmente, le fue designado por su madre un viejo Monje. Para que lo reemplazara. Seguidamente Juan XI se rehusó a renunciar de su cargo, actitud que lo llevó a prisión, en una celda del castillo, donde murió de hambre poco después.  Antes de su muerte, y en atención a su reemplazo,  había hecho  uso de los escasos fondos que le quedaban empleando soldados para restaurar el orden en Roma.  La ciudad estaba revuelta a raíz de todos esos escándalos, y se levantaron contra la Iglesia por la aterradora conducta moral de los clérigos que existían en toda Italia. Fue cuando Juan XI se propuso recobrar para sí el rico y temporal dominio del papado; pero murió de hambre, como ya antes anotamos, tras una celda!  De esta forma, y de manera condensada, hemos visto la triste, desgarradora y horrible conducta moral en los días cuando disolutas mujeres gobernaron la Santa Sede y las Doctrinas Cristianas de la época, y que aún prevalecen en nuestros días modernos, por casi un término de 100 años. Una triste historia inmoral, demoníaca y criminal, desde todo punto de vista.  Ellos mismos la han narrado como una “impecable”, ignorando los hechos por ellos mismos narrados en algunas oportunidades, y en otras ocultados por las implicaciones que se pudieran originar con esas actitudes; actitudes que ultrajaron todo estándar de decencia humana!

Ya dijimos antes que el Papa Juan XI, hijo ilegítimo de Marozia Theophylact con el Papa Sergio III, lo fue entre el 931 y el 936 A.D. o E.C.(Era Común).  Este ofició las terceras nupcias de su madre con Hugo de Provenza, Rey de Italia entre el 926 al 948.  Un hijo de Marozia, de su primer matrimonio, Alberico II (905-953), se ofendió mucho por ello y asaltó el Castillo de San Ángelo para dar por terminado tal matrimonio.  Le sigue  otro Papa,  León VI (936 al 939), nacido en Roma. Seguidamente lo reemplaza el Papa Esteban VIII (o IX, según algunos autores), quien también nació en Roma y fue un hombre instruido y que obtuvo el papado por manos de Alberico II. Éste se propuso “purgar las iniquidades” de Roma toda, pero conspiró contra el mismo Alberico II. Falló en su intento, y fue muerto con una lenta tortura. Le sigue el Papa Marinus II, nacido en Roma,  papa entre los años 942 y 946 E.C. Se le conoció también con el nombre de Martin II. Seguidamente es reemplazado por Agapito II, nacido en Roma, y Papa entre Mayo del 946 a Diciembre del 955; hijo del sacerdote Gordianus. Se opuso a que los Arrianos convivieran cerca de los Cristianos, y se comunicaran con ellos. Se deleitaba en calumniar y difamar a todo aquél que se le opusiera. Le sigue el Papa Juan XII, también nacido en Roma,. Fue llevado al solio papal por Octaviano cuando solo tenía 18 años, hijo bastardo de Alberico II, Príncipe de Roma entre los años 932 al 954.  Hizo del Palacio Laterano un burdel. Las violaciones y estupros fueron una característica de Juan XII, como si solo dijera Misas En una oportunidad manifestó lo siguiente, “Solo Dios o sabe”.  Por todo lo anterior, en el Sínodo de Noviembre del 963, fue  depuesto de su cargo , un 4 de Diciembre, pero vuelve al Solio por medio de un sobornado Sínodo un 26 de Febrero del 964 E.C. Le gustaba tener a su alrededor una colección de “mujeres prostitutas”, según palabras del cronista Benedicto de Soracte.  En el juicio que se le hizo, por el asesinato de un oponente a sus clérigos, hizo un juramento: “tendré relaciones incestuosas con mis hijas”, y violó a una de las monjas del palacio.(Annals of Beneventum in the Monumenta Germania, v.) Le sigue el Papa León VIII, nacido en Roma. Fue Papa entre el 4 de Diciembre del 963 a Marzo del  965. Su legitimidad como papa es dudosa, hasta que muere Juan XII. Este papa León VIII, fue un laico, jefe de Notarios de la Iglesia, elegido con rapidez en un solo día. Hizo huir al Papa Juan XII cuando éste último mandó anular el Sínodo del 26 de Febrero del 964 E.C. Siguiendo la narración anterior llegamos al Papa León VIII (963 al 965). Se le ha reconocido por parte de la Iglesia Cristiana, como “un verdadero Papa” pero, en verdad, su elección fue un rompecabezas que, los mismos canonistas de la Iglesia, no se han atrevido des enmarañar . La Enciclopedia Católica misma nos provee de adicionales narraciones de la degradación practicada por los Papas que llevaron el nombre de BEDICTO , desde el IV hasta el IX, inclusive, y todos éstos papas pertenecen al período más obscuro que haya podido existir dentro de la Iglesia Cristiana, y su historia papal.. En ese orden, sigue el Papa Benedicto V, nacido en Roma, quien reinó sólo en el 966 . La legitimidad de su elección fue muy obscura, hasta la muerte del Papa Juan XII. Le sigue el Papa Juan XIII, nacido en Roma, quien instituyó la práctica del “bautismo de las campanas”. Su reinado se inició en el 965, y termina en el 972. Para el 973 se eleva al papado a Benedicto VI. Éste fue llevado a prisión por el anti papa Bonifacio VII, quien murió en el 983. El Papa Benedicto VI murió estrangulado en el 974, por orden de Bonifacio VII. Le sigue Benedicto VII, elevado al pontificado a la fuerza, y quien más tarde expulso a Bonifacio VII. Aunque aquél, un noble Romano aristócrata, su reinado fue uno tranquilo. Reinó entre el 974 y el 983. Le sigue, en su orden, el Papa Juan XIV, nacido en Pavia, hijo de un sacerdote llamado León; tan impopular fue entre el pueblo de Roma que el anti papa Bonifacio VII, quien lo envenenó a lo último, pudo regresar a Roma después que fue expulsado. Le sigue el Papa Bonifacio VII. Éste fue antes Papa en el 974. En ésta oportunidad reinó entre el mes de Agosto del 984 a Julio del 985. En ese mismo año del 984, aprovisionado con el oro Bizantino, hizo prisionero a Juan XIV, lo depone, y cuatro meses más tarde, lo hace ejecutar. No hubo engañador y ladrón más grande que éste Bonifacio VII. Hizo uso del tesoro del vaticano para satisfacer sus propias necesidades personales. Fue asesinado un 20 de Julio del 985, desnudado de sus ropas, arrastrado por las calles, expuesto desnudo bajo la estatua de Marco Aurelio, en frente del Palacio Laterano y, posteriormente, pisoteado por la muchedumbre, y hecho trizas su cuerpo. Su nombre se le cambió por el de “Maleficio”. La Iglesia, para limpiarse a sí misma, reclasifica al papa Bonifacio VII y lo designa como uno de los anti-papas. Hoy día la Iglesia no lo reconoce como uno de los suyos! Le siguió el Papa Juan XV, nacido en Roma e hijo de un sacerdote. Murió violentamente. Fue papa entre el 984 y el 996. En su reinado, en el 995, hace posible la institución o creación del título de “SANTO” dentro de la Iglesia Cristiana, calificativo que antes no existía en la Iglesia Cristiana!

Han transcurrido, hasta éste punto de nuestra narración, 110 años de papado, repartidos entre 28 Papas.  Bien podríamos preguntarnos ¿cuál de ellos es el peor? Bueno…de todo hay en “la viña del señor”, como bien nos dice el refranero popular! Proseguimos con un Papa natural de Sajonia, uno de sólo 24 años de edad, cuyo nombre fue el de BRUNO, y canciller del emperador Otto III. Su nombre adoptado fue el de Papa Gregorio V, alemán él, insensible para con Roma, e impopular desde el mismo momento en que lo eligieron.. Éste “Papa Forastero”, como bien lo calificaron lo desmantelaron hasta de sus propias vestimentas, y fue sacado de Roma.  Juró que regresaría, y haciéndolo así mutiló al papa que lo había substituido. Al borde ya de la muerte, por una enfermedad que padecía, fue envenado por una “corte de sacerdotes”. Su papado se dio entre el 3 de Mayo del 996 hasta el 18 de febrero del 999. Le sigue el Papa Juan XVI, entre Febrero del 997 a Mayo del 998, de nombre Juan Philogatos, intelectual Griego, y amigo de los Emperadores del Este y Oeste. Fue quien reemplazó a Gregorio V, pero cayó ante él. Gregorio V  lo hizo apresar después que lo depuso, lo hizo castrar y puesto en prisión donde murió un 26 de Agosto del 1001. Éste fue uno de los anti papas que trajo más problemas en l que se refiere a la numeración de los Papas que llevan el nombre JUAN, y por ello es que el papa XX no se ha usado en ninguno.  Le sigue el papa Silvestre II, nacido en Auvergne. Papa entre el 999 y el 1003. También fue un antipapa con el nombre de Bonifacio XVII. El autor Gerbert lo describe como “un horrible monstruo que, en cuanto a criminalidad, sobrepasó a todo el resto de los seres humanos” (The Lives of The Popes in the Early Middle Ages, de Horace K. Mann, Londres, 1925). Le sigue el Papa Juan XVII, nacido en Roma. Gobernó  solo unos meses del 1003. Sigue el Papa Juan XVIII, nacido también en Roma. Gobernó entre  el 1003 al 1009. A continuación tenemos al Papa Sergio IV. Gobierna entre el 31 de Julio del 1009 al 2 de Mayo del 1012. Éste nació en Roma y fue conocido con el remoquete de “BUCCA PORCI, es decir “Boca de Puerco”. También fue Obispo de Albano y se alió con Juan II Crecentius, dictador de Roma entre el 1003 al 1012. Ambos fueron depuestos y muertos por el populacho de Roma.  (Abrimos aquí un espacio para anotar que en el 1012 hubo un antipapa de nombre Gregorio).  Sigue, en su orden, el papa Benedicto VIII, de Tusculum, papa entre el 8 de Mayo del 1012 al 9 de Abril del 1024. Un papa marcial, excelente general. Mantuvo su propio ejército papal que usaba para solidificar su poder personal. En persona condujo y dirigió sus fuerzas papales para recobrar a Sardinia, de manos de los Mahometanos Españoles; peleó en numerosas campañas declarando que “la sangre llenaría el Santo Grial”. En el Sínodo de Pavía, y durante su gobierno,  se prohibió, por primera vez, el matrimonio de los sacerdotes! Le sigue el Papa Juan XIX, nacido en Tusculum. Su nombre fue el de ROMANUS, hermano de Benedicto VIII, y siendo un laico fue elevado al Solio haciendo uso. Hizo uso de su cargo para ganancias personales. Teológicamente iletrado; monetariamente, codicioso, compraba y vendía cargos y favores.  Fue sobornado por el Rey Cnut (994-1035) para que le suspendiese el tributo de la regular “Moneda de Pedro”.  Le sucede Benedicto IX, nacido en Tusculum, Papa entre el 21 de octubre del 1032 al 1 de Mayo del 1045. Sobrino éste del papa Juan XIX   e  hijo de su hermano Theophylact quien financió su elección, ascendió al papado cuando solo tenía 10 o 12 años. Taimado, venial, corrupto.  Especialmente dado a entretener a sus visitantes con actos sexuales bestiales con osas y burras. Plagado de tales escándalos generó que perdiese por dos veces el trono papal.  Su segundo reinado lo obtuvo vía de mercenarios, y el tercero fue uno de facto, con la ayuda de la turba a quien le pagó para ello.  Excomulgó a todo aquél que se le oponía, y estableció un reino de terror.  Oficialmente abrió “el palacio de los Papas” a los homosexuales, y lo volvió un prostíbulo productor de ganancias para sí. Su conducta licenciosas y violenta provocó al pueblo de Roma, y por ello en Enero del 1044 los residentes se leva y eligieron al Papa Silvestre III.  Éste, rápidamente, fue desplazado por los mismos hermanos de Benedicto.   Posiblemente fue homosexual ; el peor de todos los papas con nombre de Benedicto, desde los tiempos del papa Juan XII.(The Popes: A Concise Biographical Histroy, ibid.,pg.175 y The Lives of the Popes in the  Early Middle Ages, de Horace K. Mann, 1925) . Benedicto IX murió un 9 de Enero del 1055 o Enero 9 del 1056!

Le sucede Clemente II, nacido en Sajonia.Su nombre fue el de Suidger de Mamberg , elegido Papa por el Emperador Enrique III después que declaró a Benedicto IX, Silvestre II, y Gregorio VI, depuestos de sus respectivos cargos. Fue envenenado, posiblemente, por Benedicto IX. Su papado va del 24 de Diciembre del 1046 al 9 de Octubre del 1047.  Le sigue Dámaso II, nacido en Bavaria, y papa entre el l7 de Julio del 1048 al 9 de Agosto del 1048. Sólo unos pocos días también. Su nombre, Poppo de Brixen. Instalado de mala gana como Papa por el Conde Bonifacio de Toscana, y por orden del Emperador Enrique III, después de haberse librado de Benedicto IX. Murió envenenado!  Le sigue el Papa León IX, nacido en Alsacia en el 1002. Papa entre el 12 de febrero del 1049 al 9 de Abril del 1054.  Considerado, por la Iglesia, como uno de sus “Santos”. Hizo uso de la violencia para mantener la ortodoxia Cristina. Levantó la sentencia de excomunión que se le había otorgado a Benedicto IX. En el 1050 se institucionaliza la obligatoriedad de asistir a Misa, y en el 1054 se hace notoria la permanente división entre la Iglesia Ortodoxa Oriental y el rito de la Iglesia Occidental Cristiana.  Le sucede el Papa Víctor IX (X), nacido en Lorraine. Papa entre el 1057 y el 1058, sin pena ni gloria alguna.  Le sucede el Papa Benedicto X, a quien la Iglesia no reconoce como tal; gobernó entre el 1058 al 1059.  Le sigue Nicolás II. Nacido en Borgoña, y Papa entre el 1059 y el 1073. También otro papa que pasa sin pena ni gloria por la Silla de San Pedro! Le sucede Honorio II, un antipapa, que solo gobernó unos pocos días en el 1061. Le sucede Alejandro II, nacido en Milán. Gobierna como Papa entre el 1061 al 1073. Le sucede el Papa Gregorio VII, nacido en Róvaco, Toscania. Su nombre de pila fue el de Hildebrando Pierleoni. . Posiblemente de origen Judío, y de humilde extracción. Fue Monje poco antes de ser elevado a la Silla de San Pedro. Guiado por Matilde de Toscania. Tuvo a su servicio sacerdotes casados,  a quienes estorbó poco a poco, destruyendo sus hogares.  En su disputa con el emperador Enrique IV, quien capturó a Roma en el 1084, Gregorio VII  llamó, para que le ayudase,  al Normando Roberto Guiscard.  Tan terrible fue su conducta, que él y las tropas de Gregorio VII, tuvieron que huir ante la furia de los mismos Romanos. Murió al año siguiente en Salerno.  Fue considerado, por la Iglesia, como otro de sus “santos”. En el 1073 se insiste en el celibato para poder mantener la supremacía teocrática, y en el 1077, se levantan los sacerdotes casados para que se anule la orden papal del celibato, ya en vigor. La prolongación de las transgresiones papales se hacen más completas a través de las palabras de la misma Iglesia que, en la edición de la Enciclopedia Católica de Pecci, editada en 1897, nos dice, “En tiempos de la elevación al papado de  Gregorio VII (1073/85), el mundo Cristiano estaba en una situación deplorable.  Durante ese período desolador y de transición, período de terribles de guerras y rapiña, de violencia y corrupción, en los lugares más elevados, y que siguieron inmediatamente a la disolución del Imperio Carolingio, fue un período cuando la sociedad en Europa parecía condenada a la destrucción y la ruina, en la que a misma Iglesia no había sido posible escapar de la depravación a la que significativamente había contribuido, si no es que la haya causado. El siglo X , el más triste quizás en todo los anales de la historia Cristiana, se caracterizó  por la anotación que el Cardenal Baronius hizo al respecto, “Cristo estaba dormido en la nave de la Iglesia”(Vatican Historian, 1538/1607)

Siguiendo la narración anterior llegamos al Papa León VIII (963 al 965). Se le ha reconocido por parte de la Iglesia Cristiana, como “un verdadero Papa” pero, en verdad, su elección fue un rompecabezas que, los mismos canonistas de la Iglesia, no se han atrevido des enmarañar . La Enciclopedia Católica misma nos provee de adicionales narraciones de la degradación practicada por los Papas que llevaron el nombre de BEDICTO , desde el IV hasta el IX, inclusive, y todos éstos papas pertenecen al período más obscuro que haya podido existir dentro de la Iglesia Cristiana, y su historia papal.. En ese orden, sigue el Papa Benedicto V, nacido en Roma, quien reinó sólo en el 966.  La legitimidad de su elección fue muy obscura, hasta la muerte del Papa Juan XII. Le sigue el Papa Juan XIII, nacido en Roma, quien instituyó la práctica del “bautismo de las campanas”. Su reinado se inició en el 965, y termina en el 972. Para el 973 se eleva al papado a Benedicto VI. Éste fue llevado a prisión por el anti papa Bonifacio VII, quien murió en el 983. El Papa Benedicto VI murió estrangulado en el 974, por orden de Bonifacio VII. Le sigue Benedicto VII, elevado al pontificado a la fuerza, y quien más tarde expulso a Bonifacio VII. Aunque aquél, un noble Romano aristócrata, su reinado fue uno tranquilo. Reinó entre el 974 y el 983. Le sigue, en su orden, el Papa Juan XIV, nacido en Pavía, hijo de un sacerdote llamado León; tan impopular fue entre el pueblo de Roma que el anti papa Bonifacio VII, quien lo envenenó a lo último, pudo regresar a Roma después que fue expulsado. Le sigue el Papa Bonifacio VII. Éste fue antes Papa en el 974,. En ésta oportunidad reinó entre el mes de Agosto del 984 a Julio del 985. En ese mismo año del 984, aprovisionado con el oro Bizantino, hizo prisionero a Juan XIV, lo depone, y cuatro meses más tarde, lo hace ejecutar. No hubo engañador y ladrón más grande que éste Bonifacio VII. Hizo uso del tesoro del vaticano para satisfacer sus propias necesidades personales. Fue asesinado un 20 de Julio del 985, desnudado de sus ropas, arrastrado por las calles, expuesto desnudo bajo la estatua de Marco Aurelio, en frente del Palacio Laterano y, posteriormente, pisoteado por la muchedumbre, y hecho trizas su cuerpo. Su nombre se le cambió por el de “Maleficio”. La Iglesia, para limpiarse a sí misma, reclasifica al papa Bonifacio VII y lo designa como uno de los anti-papas. Hoy día la Iglesia no lo reconoce como uno de los suyos! Le siguió el Papa Juan XV, nacido en Roma e hijo de un sacerdote. Murió violentamente. Fue papa entre el 984 y el 996. En su reinado, en el 995, hace posible la institución o creación del título de “SANTO” dentro de la Iglesia Cristiana, calificativo que antes no existía en la Iglesia Cristiana!

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s