ESTUDIOS BÍBLICOS BASADOS EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS HEBREAS

 

 

1 7 8

Por: J.N.Robles Olarte

 

 

EL MITRAÍSMO

Es interesante saber que el Mitraísmo fue muy tolerante con las creencias y prácticas de otras religiones de su época, y por supuesto que con ello ayudaron a su desaparición paulatina. Muchas de sus practicas la tomaron para sí la nueva Iglesia Universal Cristiana que en verdad no aceptó tolerancia alguna de las otras confesiones religiosas. Una vez que los “padres” de la nueva iglesia asimilaron y adoptaron las prácticas y creencias mitraicas y se convirtieron a la religión predominante las borraron, como tal, de su memoria. Cabe anotar que a Mithras se le conoció también con el nombre de “Pedro”.

De acuerdo a las prácticas tradicionales de los Israelitas apóstatas se nos cuenta que adoraron a un dios pagano llamado TAMMUZ. Ese dios, al igual que el Jesús de Galilea, nació en una cueva, fue hijo de una “virgen” y más tarde fue llorado después de haber sido crucificado para la redención de los pecados de la humanidad. Ese Tammuz también celebró una “cena” con doce de sus discípulos que representaban los 12 signos del zodíaco. (Fuente: “Enciclopedia De Las Religiones” de Forlong e “Enciclopedia De Mitos y Secretos de la Mujer” por Bárbara Walker)

Uno de los actos barbáricos cometidos por la Iglesia de Roma fue la salvaje e imperdonable destrucción de la Gran Biblioteca de Alejandría erigida por Ptolomeo, por allá en el 391 AD. Tal destrucción la dirigió el oscuro e ignorante Obispo Teófilo de Alejandría y sus dementes monjes de Nitria, en su “celo” religioso , como bien nos lo narra Kingsley en su obra HYPHATIS.

Si partimos de la palabra “mesias” que sólo significa “ungido” o “escogido para”, digamos que el Mesías o Mashiach no necesariamente tuvo que haber nacido en Belén, como nos lo afirma el Nuevo Testamento Cristiano –Griego; sino que tendría que provenir del clan o familia o Tribu de Judah, es decir, de la casa de David. Éste mismo David fue escogido por el Creador para que fuese Su ungido, Su escogido, o Mashiach. Por ello fue elevado a la primogenitura como lo atestigua Salmos 89:21 y 27. ¿Quién será entonces el que miente?¿Serán las iglesias de éste mundo, o el Creador del Universo?

Entre los antiguos pueblos del pasado había la costumbre, muy generalizada, que al arribo de ciertos personajes o “dioses” se esperaba que apareciese una estrella que habría de anunciar tal advenimiento. Es así como en los casos particulares de César, Pitágoras, Yu, Khrisna y Cristo, entre otros, se cita como prueba fehaciente la aparición de una “estrella” en el firmamento! A Zoroastro (600 AEC) se le menciona como anunciando a sus “sabios” que un “salvador” habría de nacer y que sería anunciado por la aparición de una estrella al atardecer. Esa costumbre es otra de las que hicieron suyas la Iglesia de Roma en su “Nuevo Testamento! (Fuentes; Kersey Graves en The World´s Sixteen Cricified Saviorsm pág. 53 y T.S. Doane en Origin of Idolatry, pag.7, Vl.2)

La purificación de que habla Lucas 2, verso 22, además de la presentación del primogénito de Maria en el Templo, son costumbres que nunca se practicaron entre los Hebreos , y menos aún dentro de la tradición Judía. La LEY sólo requiere el pago de un “rescate” de cinco ciclos por primogénito, como bien lo estipula Números 3:47-48. Vemos cómo la ignorancia de los “Escribas de la Noche” del Nuevo Testamento manifiestan su total desconocimiento de la Ley dada por el Creador. ¡Sólo la FÁBULA ondea libremente alrededor del nacimiento del Jesús de Galilea¡

Las fechas del nacimiento, muerte y ministerio de Jesús han sido el tema de debates interminables casi desde el mismo inicio de la Iglesia de Roma. Uno de los tantos auores, Salmón Reinach, nos elata lo siguiente, “Mateo ubica el nacimiento de Jesús en el reinado de Herodes, es decir a finales del año 4 AEC. Lucas, en cambio, lo ubica en tiempos del Censo que se llevó a efecto en el año 6 EC. o Era Común moderna. Nos afirman que el ministerio de Jesús duró sólo año y medio, mientras que Juan, en su libro, nos dice que duró tres años y medio –DOS AÑOS DE DIFERENCIA!- Lucas refiere que Jesús tenia 30 años para el año quince (15) del gobierno de Tiberio (29 AC) tiempo en el cuál Juan el Bautista lo bautiza. El cuarto evangelio, el de Juan, nos recuerda aquélla frase refiriéndose a Jesús de, “Tú no tienes aún 50 años” por lo que podemos inferir que cuando murió Jesús, crucificado, tenia unos 49 años; pero si ese es el caso, si es que nació en el año 4 AEC, entonces debió morir en el año 45EC o AD. Lo anterior nos remite ahora al gobierno de Claudio, y no al gobierno de Tiberio, ya que cuando ellos citan a Pilatos, se están refiriendo a Claudio y no a Tiberio”. La inconsistencia acerca de la historia de un dios-hombres es pasmosa y nada creíble. Pura fantasía y fábula! (Fuente: A History of Religion por Salmon Reinach, pág. 242).

 

 

María, Madre de “Dios” o la Madre Judía de Siete hijos?

Todas las personas ocupadas en el estudio académico de las religiones, y en concreto, los orígenes y desarrollo del cristianismo primitivo, establecen una distinción muy clara entre lo que ellos llaman el “Jesús histórico” y el “Cristo” de la fe cristiana, y la devoción que se le da. ¿Cómo y cuándo se llevó a cabo esta transformación de Jesús,-el maestro itinerante mesiánico judío, y sanador, a la preexistente, eterno, divino “Hijo de Dios”, que se llama “la cristología.” Lo que recibe mucha menos atención es similar, tal vez aún mayor, cual es la transformación de María, la madre judía de Jesús, a la Santísima Virgen, “Madre de Dios”, y la Reina del Cielo.

La “Maternidad de María”, explicó el Papa Benedicto XVI explicó, es al mismo tiempo un ser humano y un acontecimiento divino. . . . El “Hijo de Dios” fue engendrado por Él, y al mismo tiempo es el hijo de una mujer, María. Él viene de ella. Él es de Dios y de María. Por esta razón, la Madre de Jesús puede y debe ser llamada Madre de Dios. “

El Papa Benedicto XVI exhortó a la “Theotokos”, Madre de Dios, para interceda por el mundo entero, confiando a su cuidado “situaciones en las que sólo la gracia del Señor puede traer la paz, la comodidad y la justicia” (primeras vísperas de la solemnidad de María, Madre de Dios, Ciudad del Vaticano, 31 de diciembre de 2006, el Servicio de Información del Vaticano).

Las palabras del Papa representan bien el fuerte contraste entre una visión histórica de María-o vamos a llamarla con más precisión por su nombre judío-Mariam, la madre muy judía de Jesús y, “mariología”, que es el dogma teológico acerca de ella y la devoción a “la Santísima Virgen María”, como la “Madre de Dios” que se ha desarrollado a lo largo de los siglos en la tradición cristiana. Esto incluye la “inmaculada concepción (en su concepción era milagrosamente libre del” pecado original”),” su “virginidad perpetua (que nunca tuvo relaciones sexuales durante toda su vida)”, y su físico o corporal “asunción” al cielo. Allí reina junto a su Hijo Jesucristo a la diestra de Dios como co-intercesor con él en nombre de la humanidad, y para algunos, incluso “co-Redemtrix”.o “co-redentora”- (Como si fuese pecado la orden dada a Adán y Eva que se multiplicaran, es decir que tuviesen contacto sexual como pareja para que se reprodujeran)

Pero ¿qué pasa con la historia de María. Por desgracia, sabemos muy poco. En el tiempo de Jesús el 20% de las mujeres judías fueron nombradas “Mariam” en la Tierra de Israel, lo que, junto con el nombre de Salomé, uno de los dos nombres femeninos más populares. El nombre fue escrito en diversas ocasiones y pronunciada, tanto en griego y en hebreo, como Mariam, Miriam, María, Mariame, Marya, y rara vez Mariamene, en honor Miriam “la profetisa”, la hermana de Moisés y Aarón (Éxodo 20:15). Sigue siendo un nombre muy popular hoy en día entre las mujeres judías.

Lo que nuestras diversas fuentes nos dicen es que Mariam era la madre de siete hijos, Jesús y sus cuatro hermanos James, Yose, Simón y Judá, y al menos dos hermanas (Marcos 6:1-6). Se supone que se crió en el pequeño pueblo judío de Nazaret, al sur de la metrópolis helenística (griega) de Séforis, capital de Herodes Antipas. La indicación se obtiene en los relatos del nacimiento y en el que Mariam, legalmente desposada con José,  queda embarazada. Mariam huyó de la pequeña aldea de Galilea “con prontitud”, probablemente para escapar de los chismes de la aldea y el desprecio que vendría sobre ella, una joven embarazada de alguien que no fuese su prometido. Ella viaja, aparentemente, sola a un pequeño pueblo, presumiblemente Ein Kerem en la región montañosa de Judea. Allí encuentra refugio con sus familiares, Elizabeth y Zacarías, que se convirtieron en los padres de Juan el Bautista (Lucas 1:39-56). Joseph, posteriormente, la toma como esposa de todos modos después del nacimiento de su hijo, al que llamó Yeshua o Jesús (Lucas 2:5, Mateo 1:25). El padre de Jesús sigue siendo desconocido, aunque el nombre Pantera aparece en algunas fuentes antiguas pero, sea como fuere, no sabemos nada de las circunstancias del embarazo de Mariam. Más tarde, los cristianos lo atribuyen a la “fuerza del Espíritu Santo”, aseveración necesaría para impedir cualquier padre humano (Lucas 1:35).

Ya sea que José hubiese sido el padre de los hermanos de Jesús, o tal vez, como se sostiene en  el libro, La Dinastía de Jesús, murió temprano y sus hermanos Clophas (o Alfeo) tomó como esposa a Mariam, según la costumbre del IBUM, o matrimonio Levirite, por el que un hermano se casaaba con la viuda de un hermano sin hijos (Deuteronomio 25:5-10). Que Jesús es llamado el “hijo de María” en lugar de “el hijo de José”, en nuestro texto más antiguo sobre su familia, parece apoyar la idea de que José no es su padre biológico y que él ya no está en la escena cuando Jesús es un adulto (Marcos 6:3). De hecho, la narración sobre Joseph es extrañamente poca en las narraciones evangélicas después del nacimiento de Jesús, y solo se menciona una historia nada convincente de su infancia, que no juega ningún papel en su vida adulta.

Pero ¿qué pasa con Mariam, la madre? Nuestras fuentes nos dicen muy poco más allá del nacimiento de Jesús; sin embargo, ella se menciona, junto con los de sus hermanos, un par de veces en los evangelios, pero sobre todo en el evangelio de Juan, que, curiosamente, omite toda la historia del nacimiento de Jesús. Se cita solo la boda de una pareja, sin nombre, en Caná, un pueblo pequeño cerca de Nazaret, y Mariam aparece allí estar involucrado en la planificación de la misma (Juan 2:1-10). Esta es la famosa escena donde “Jesús convierte el agua en vino” para la fiesta de bodas. Jesús se trasslada con su madre y hermanos a Capernaum, donde establece su base de operaciones y que, al parecer, viven allí, tal vez en la casa de Pedro (Juan 3:11-12, Marcos 3:31-35). Ella. Mariam, está presente en su crucifixión y participan en los ritos de la sepultura, junto con María Magdalena y tal vez sus hermanas (Marcos 15:40-41, 47; 16:1). Jesús, en sus últimos momentos, como hijo mayor, le da a su madre al cuidado de “el discípulo a quien amaba”, a quien, he sostenido, es su hermano James (Juan 19:25-27). Según Lucas, María y los hermanos están presentes, aunque sin nombre, allí en Jerusalén, con el resto del remanente de los seguidores de Jesús durante varias semanas después de su muerte en la fiesta de Shavuot / Pentecostés (Hechos 1:14). En cuanto a cómo Mariam se pasó el resto de su vida no sabemos prácticamente nada. Algunas fuentes, la ubican en Éfeso con el apóstol Juan, pero esto, probablemente, es influenciado por la noción de que Juan es el “discípulo amado”. Hay una tradición más dominante, como es el que, más tarde, que ella vivió sus últimos años, murió y fue enterrada allí en Jerusalém. De hecho, su tumba cerca del Jardín de Getsemaní, es un sitio popular para los peregrinos cristianos, así como la Abadía del Monte Sión Dormitian donde, supuestamente, “se durmió”. Si la tumba de Talpiot es la de Jesús de Nazaret y su familia, es posible que el osario inscrito con el nombre de Mariah podría ser su madre, y la otra María en la tumba, Mariamene, no esta materialmente relacionado de acuerdo con las dos pruebas de ADN realizadas en los huesos. Desafortunadamente, el osario de Mariah  se ha limpiado y, una vez estuvo en exhibición en el Museo de Israel, así que no habían allí restos óseos que pudiesen ser  usados para comprobarlo.

Desde el punto de vista histórico, del dogma cristiano y la devoción, tan sincero como pueda ser el hecho, es como hacerle un robo tanto a Jesús como a sus hermanos y hermanas, el no hacer mención de la madre que los parió, de su humanidad. El concepto mismo de una “madre de Dios” asexual, es ajeno y muy extraño dentro de la cultura judía y las Sagradas Escrituras Hebreas. Tales ideas se establecieron décadas después de la muerte de Jesús y fueron desconocidas, incluso, de los primeros testigos cristianos-como el apóstol Pablo y el Evangelio de Marcos, que libremente hablan de Jesús y sus hermanos carnales. Sólo pudo prosperar tal teoría en los siglos después de la primera generación que había pasado, cuando Santiago y los otros hermanos de Jesús habían muerto, y la familia se había dispersado. Los primeros seguidores judíos de Jesús estaban ya dispersos, con poca influencia o efecto en el movimiento, cada vez más gentil, que estaba creciendo fuera de la tierra de Israel. De hecho, tanto un Jesús como una una María asexuales, resulta necesario para la creciente tendencia hacia un ascetismo, cuasi-gnóstica dualista, de un desprecio hacia una “actividad carnal” y cualquier cosa de este mundo, en contraste con el mundo celestial glorioso del más allá.

Desafortunadamente Mariam, la extraordinaria madre judía de Jesús y sus hermanos, se perdieron, se olvidaron y, finalmente, negaron por completo. La imagen de María como Madre de Dios“, “Reina del cielo”, y virgen bendita y perpetua“, la que intercede por los pecadores, fue un atractivo irresistible para los incontables millones que la doran,-y aún lo sigue siendo hoy día.

No tenemos ningún deseo de ser ofensivo aquí, pero cuando uno se retira un poco de la “teología y la mitología cristianas”, las ideas asociadas con la “Mariología”, aunque tan piadosas como parezcan ser, de hecho es una verdadera parodia de lo que fue en realidad,  como el ser la supuesta madre judía de Jesús y su familia. De hecho, es encomiable que tantos millones de personas, ya sean católicos o protestantes, queremos recordarles que María es la madre de Jesús. Sin embargo, uno tiene el deber de preguntarse, si la eliminación de sus propios hijos, y todo lo que se pueda uno imaginar que ella tenía en gran estima, en términos de su vida y de la fe judía, pueda ser correctamente visto como “devoción” a su memoria y figura! Lejos de ser un sacrilegio o blasfemia,  dar a María su lugar humano como la madre judía devota de Jesús y sus hermanos que fue, demuestra honor a María de una manera que hace mucho tiempo se ha dejado practicar dentro del cristianismo!

 

 

 

La expulsión de los sefardíes como paradigma

España ha mostrado una gran facilidad para crearse problemas donde no los tenía. ¿Por ejemplo? Los sefardíes.

Prof. Óscar Monterreal *, Madrid

 

De una visión superficial del pasado de España se pueden extraer algunas conclusiones que, aun siendo poco meditadas, tienen un buen componente de autenticidad. Una de ellas es la siguiente: históricamente, España ha mostrado una gran facilidad para crearse problemas donde no los tenía. ¿Por ejemplo? Los sefardíes. Sólo así se entiende que un grupo como los judíos hispánicos medievales, a los que podemos calificar sin riesgo de equivocarnos de productivos, cultos y pacíficos, beneficiosos para los territorios en los que se asentaban e incluso básicos en algunos aspectos organizativos y financieros, significaran uno de los grandes problemas desde finales del siglo XIV hasta su expulsión en 1492.e

 

¿Por qué fueron perseguidos y finalmente expulsados? ¿Y por qué, una vez expulsados, no desapareció el problema? Porque erradicada la controversia judía se entró de lleno en otra que significó un gran quebradero de cabeza para la monarquía española en los siglos venideros, el de los conversos, que a ojos de los cristianos viejos más furibundos habían pasado de ser espíritus erráticos a falsos piadosos. Pero olvidémonos de los conversos, al menos por hoy, para centrarnos en los judíos sefardíes anteriores a 1492.

 

Desde su llegada a la Península la situación de los sefardíes pasó por diversas etapas, de mayor o menor tranquilidad, bajo el dominio de los visigodos, los musulmanes o los reyes reconquistadores.

 

En el siglo XIV comienza una fase conflictiva en la que ya no hubo retorno, y a partir de 1391 sus condiciones vitales oscilaron entre lo malo y lo peor. Fueron acosados, perseguidos, despojados de sus bienes… incluso asesinados en cada crisis, pues se les culpaba de todos los males. ¿Cómo se forjó ese antijudaísmo en la sociedad hispana? ¿Fue un sentimiento popular o impuesto desde las élites? ¿Surgió en ámbitos cortesanos o desde los púlpitos de las iglesias? ¿De dónde salió esa  “pedagogía del desprecio “? Las respuestas requieren un espacio mayor que el que ofrece este artículo y, en todo caso, nunca serían categóricas. Lo más probable es que la extensión de estas ideas fuera a la vez horizontal y vertical, y que el aumento del antijudaísmo en un sector de la población se contagiara al otro, lo que realimentaba al primero. Lo que parece claro y fácil de resumir es que la imposición del cristianismo en su versión más intransigente fue un proceso muy costoso que produjo trágicas consecuencias en el devenir histórico hispano.

 

Conviene, no obstante, eludir la tentación de simplificar, o dicho de otro modo, hay que evitar acercarse a fenómenos ocurridos hace 500 años manejando una escala de valores actuales. Evidentemente, hoy nos parece terrible que se impida a un grupo humano expresar públicamente sus creencias, que se les castigue por ser distintos, que se vuelque en ellos la crueldad institucional o popular, pero a finales del siglo XV, cuando en Europa germinaban las bases del Estado moderno, la cohesión social se contemplaba imprescindible.

 

Hablar de cohesión en el XV era hacerlo, ante todo, desde la exclusividad religiosa. Los Reyes Católicos llegaron a la conclusión de que España solo podía emerger desde el cristianismo inquebrantable como religión exclusiva y apostaron por un modelo que, no olvidemos, convirtió a España en primera potencia mundial, aunque sin crear las bases sociales y productivas que sostuvieran a un gigante que acabó por desmoronarse. ¿Qué faltó para que España se mantuviese como una potencia sólida? Entre otras cosas, valentía política, visión de futuro y solvencia financiera y laboral. Faltó comprender que agarrarse al oscurantismo religioso que representaba la Inquisición condenaba a España al subdesarrollo.

 

¿Y si no se hubiese renunciado al potencial que ofrecían los sefardíes? ¿Podemos tomar su expulsión como paradigma de la inmersión de España en la intransigencia? ¿Y si la monarquía española no se hubiese convertido después en la gran vigilante de la Contrarreforma? ¿Y si hubiesen atendido las innovaciones científicas y culturales? ¿Hubiese entrado España en la senda del progreso? Son asuntos sobre los que nos gusta elucubrar a los historiadores, pero como elucubraciones que son, se mueven en el terreno de la fantasía y, posiblemente, en el error, así que mejor no las hacemos públicas. Que cada uno se haga cargo de las suyas.

 

* Historiador, profesor de Ciencias Sociales en Escuni (Universidad Complutente de Madrid).

 

 

¿Observa el día Sábado, pero se olvidan guardar la noche del Sábado?

PARTE  1

Transcripción y adaptación de su original en inglés escrito por Walter W Baucum, de J.N. Robles Olarte

 

Una de las preguntas más alucinante que la  mayoría de la humanidad que jamás se haya planteado y que se ha perdido en el tiempo es  ¿cuántos ángeles pueden bailar en la punta de una aguja?  Es una pregunta que ha empantanado las mentes más brillantes durante años, dejando a un lado importantes preguntas que piden ser contestadas. Ahora, surge una pregunta que parece que hace temblar la tierra. Y es la de si las noches,  tanto del Sábado semanal como los Sábados anuales, se deben observar, o sólo se deben guardar la parte del día de los mismos. ¿Dónde empezar a buscar una respuesta a esta pregunta que implica de por si “vida o muerte”? ¿Por qué no empezar por el principio?

En Génesis 1 leemos:

Gen 1:1-5 ” 1 En el principio Elohim (el Soberano o Creador) creó los cielos y la tierra. 2 La tierra estaba invisible y sin terminar, la oscuridad estaba sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Elohim se movía sobre la superficie de las aguas. 3 Entonces Elohim dijo: “Sea la luz”; y hubo luz. 4 Elohim vio que la luz era buena, y Elohim dividió la luz de la oscuridad. 5 Elohim llamó a la luz día, y la oscuridad llamó noche. Así que hubo noche, y hubo mañana, un día. 

 

Para cualquier estudio, una definición de los términos que se usen en eñ mismo,  es muy importante. En el verso cinco, la palabra “noche” viene de la palabra hebrea “ereb”(1) y significa” “oscuridad” ,  se deriva de la raíz hebrea “arab”(2), que significa “crece la oscuridad al atardecer, con la idea de un cubrir como una textura”. La oscuridad sigue a la puesta de sol, como si la luz estuviese cubriéndose con una textura o cubierta que nos indica la continuación del período de luz pero, sólo con una cubierta.

En el mismo verso cinco, palabra castellana “mañana” viene de la palabra hebrea “boqer”(3) y significa  “amanecer” (como la rotura del día) o, en general, “mañana” y se deriva de la hebrea  “baqar”(4), que significa “a punto de estallar“. A la luz diurna sigue la oscuridad como si la luz se acabara  a través de una cobertura, la oscuridad.

Todos entendemos por medio de la ciencia física que los períodos de día y noche, en un lugar determinado, son causados por la rotación de la Tierra sobre su mismo eje. En un cierto punto del globo terráqueo, el punto  gira, sale de la sombra oscura de la tierra y entra a la luz directa del sol. Sin embargo, para que una persona que se encuentre, en ese determinado momento, parece que la luz del sol rompiera esa cubierta de oscuridad al salir de la zona de sombra para entrar a la zona de la luz solar directa. Al ponerse el sol, aproximadamente 12 horas después, le parece a esa misma persona que su área está siendo cubierta por un manto de oscuridad,  como si la tierra girara y volviera a entrar en su zona de sombra en la Tierra.

En Génesis 1:5,  y en otras escrituras, veremos  la expresión “día” (otras traducciones dicen, “un día”). La palabra castellana “día” viene de la palabra hebrea  “yowm”(5), que tiene dos significados básicos determinados por el contexto. Esto podría significar que se calienta en las horas de calor (un día). También podría significar un espacio de tiempo definido por un término asociado, como “un día” y podría ser de aproximadamente 12 o 24 horas de duración. Si el intervalo de tiempo se mide desde el amanecer hasta la puesta del sol, es un lapso de tiempo de aproximadamente 12 horas. Sin embargo, si el intervalo de tiempo se mide a partir de una puesta de sol a la siguiente puesta del sol , es un período de 24 horas. Además, el término “día del Eterno” (que leemos  en Zacarías 14:1-8 cubre tanto un verano como en invierno) es de aproximadamente un período de tiempo bastante  prolongado.

En Génesis 1:5 la palabra “primero” viene de la palabra hebrea “‘echad”(6) y significa “único”, es decir “uno” y viene de la raíz hebrea  “Achad”(7) y que tiene un significado de “unificar” como en “recoger” los pensamientos de uno.  Así, en la palabra “primero”, que significa ser recabados o recogidos juntos, el contexto nos señala que la “noche oscura” y la “luz del día” se refieren a un día de 24 horas que comienza al atardecer, cuando el sol inicia su declinación en el horizonte

Veamos ahora con el siguiente verso:

Gen 1:6-8-. “6 Elohim dijo: “Sea el firmamento en el medio del agua; se divida el agua de arriba y el agua de abajo.” 7 Elohim hizo el firmamento y dividió el agua debajo del firmamento y sobre el firmamento; así es como fue, 8 y Elohim llamó el firmamento Cielo y Elohim vio que era bueno. Así que fue la noche, y la mañana del segundo día.”

 

Los significados de las palabras “tarde”, “mañana”, y “día” y son los mismos que lo anteriormente expuesto. La palabra “segundo” viene de la palabra hebrea  “sheniy”(8) y significa el doble, o el segundo. Así vemos, por segunda vez, que el ETERNO ha reunido la “noche oscura o período de tiempo” y la “luz del día o luz período de tiempo” en una unidad para hacer de ellos un día de 24 horas que comienza al atardecer.

El punto principal aquí es que tenemos que mirar el cuadro total, no sólo la definición de uno que se adapte a nuestro argumento, como algunos lo han hecho. Aquí es obvio que “tarde” puede significar noche y “mañana” puede significar día. Uno de los argumentos que he visto es que “el día”, “yowm” (Strong H-3117), significa sólo la porción de luz de un día, (en lugar del tiempo de 24 horas, es decir, de una puesta de sol a la siguiente, este último utilizado con mayor frecuencia en el hebreo). El otro uso de la palabra “día” es la traducción de la palabra hebrea “yowmam” (Strong H- 3119), y que, simplemente, significa “todos los días”, es decir,  la parte diurna de un día cualquiera de 24 horas. La raíz de la palabra hebrea  “yowmam” es “yowm”, y que ya hemos discutido. “Yowmam” se utiliza casi y exclusivamente en el sentido de sólo la parte de luz de un día, y a menudo está emparejado con la palabra “ereb”, la noche o la oscuridad. Note que tanto “yowm” como “yowmam” son palabras hebreas completamente diferentes y se usan, casi totalmente en sus significados literales es decir, “yowm”  se usa como la luz del día y la oscuridad, combinadas; y “yowmam” como solo la parte de luz.

Sin embargo,  “yowm” significara sólo la parte de la luz del día, como algunos sostienen, entonces muchos versos bíblicos simplemente no tendrían sentido alguno. Por ejemplo, Génesis. 2:17 significaría que el hombre pudo comer del “Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal” en el día, pero ¿acaso no lo pudo hacer por la noche?

Génesis  26:33 significaría que el nombre de la ciudad Beer-seba lo fue en ese día, pero ¿tendría uno  diferente en la noche?

El “día de mi muerte”, frase de Isaac, narrada en Génesis 27:2, significaría que la gente no podía morir por la noche,  sino sólo en el día.

Lo narrado en Éxodo. 12:15 significaría que deberíamos poner fuera la levadura sólo durante el día, durante siete días de los panes sin levadura, pero ¿podríamos agregarla a la masa por la noche, y todas la noche ¿

En Éxodo 14:30 el ETERNO nos dice que salvó a Israel en ese “día”. ¿Acaso Él los perdió, de nuevo, esa noche?

¿Acaso  Éxodo 16:23 nos dice que solo podemos hornear por la mañana, y no de noche?

¿Acaso Salmos 23:6 nos dice que la bondad y la misericordia de David seguiría todos los “días” de su vida, y no las aplicaría en las cosas malas hechas por la noche?

¿Acaso lo narrado en 2 Samuel 13:37 significa que David lloraba por su hijo muerto sólo durante el día y no por la noche?

¿1 Reyes 17:14 significa que sólo llueve por la noche?

Continuando con estos posibles absurdo, vale la pena citar una escritura más. Se trata de:

 

Números 10:10: ““También en sus días de regocijo, en los tiempos designados y en Rosh-Hodesh, sonarán las trompetas sobre sus ofrendas quemadas y sobre los sacrificios de sus ofrendas de paz; esto será su recordatorio delante de su Elohim, Yo soy YAHWEH su Elohim

 

¿Significa esto que la gente no podía estar contento o feliz durante la noche? No, no lo creo. La construcción deliberada de un caso para “probar” las propias creencias prejuiciosas es peligrosisimo.

 

Un argumento que se ha visto es el siguiente: “La tarde y la mañana son las dos partes de un día; y no significa una noche y un día. El día tiene dos partes, pero ninguna de las dos se llama noche.”

Se necesita no tener  cerebro para concluir lo anterior!

Aunque se ha constatado que “la noche” significa “noche”, el argumento de esta persona de que “mañana”, que es una pequeña parte del horario temprano y que la noche es solo una parte pequeña de la tarde, es un absurdo. Este “argumento” se lleva más al extremo al  incluir todos los otros “días” como si fuesen solo las partes diurnas del día. No le importa a tal autor la rotación de 24 horas de la Tierra en su eje para hacer un día completo. No le importan las diferencias en el significado de las palabras “yowm” y “yowmam” No le importan los significados contextuales.

 

¿Observan el día Sábado, pero se olvidan guardar la noche del Sábado?

PARTE  2

 

Transcripción y adaptación de su original en inglés escrito por Walter W Baucum, de J.N. Robles Olarte

La palabra “Noche“, en el libro del Génesis, corresponde a la palabra hebrea H-3915 de Strong, y que es  “e-lah”, la que significa una vuelta (lejos de la luz), es decir la noche. Este escritor al que hemos hecho referencia pasa luego a explicar cómo la tierra se mueve, hacia y desde el sol,  a partir del mediodía. Algo no muy claro, incluso confuso. Confunde la revolución de la Tierra alrededor del Sol con la rotación de la Tierra sobre su eje. El hecho de que la Tierra esté girando sobre un eje no quiere decir que se esté alejando del sol. Partiendo del solsticio de invierno nos vamos alejando del sol, hacia el perihelio, la distancia más grande y luego, en el solsticio de verano, comenzamos nuestro movimiento de regreso al afelio es decir, nuestra distancia más cercana al sol. En otras palabras, estamos más cerca del Sol en nuestros inviernos -hemisferio norte- de lo que podemos estar en nuestros veranos.

Más adelante, en su artículo, el escritor dice que “noche” indica “oscuro”, es decir. la idea de cubrir con una textura, o que va creciendo la oscuridad, en su ocaso. Sin embargo, el tomó esta definición de la palabra H- 6150 de Strong,  una palabra de raíz primitiva que da la idea de cubrir con una textura o capa oscura en las horas nocturnas En otras palabras, dejó de decir lo que debía decir y no utilizó la palabra correcta que es la H-6153 cuyo verdadero significado es el de “noche”, “atardecer” o “la noche”.  Ello así, porque tomó  su información fuera de contexto para demostrar su punto de vista que no es nada académico, ni profesional, ni honesto.

Otra traducción, obviamente mal interpretado por el escritor de marras, es la palabra “oscuridad”, la H-2822 de Strong, que la confunde  con “noche” , la H-3915 de Strong,  de Génesis 1:4. La palabra “Oscuridad” (H-2822) corresponde a la Hebrea “choshek”, es decir, oscuridad, por lo que implica, per se, y literalmente, “oscuridad”, “noche”, “la oscuridad”. A pesar de que, definitivamente, se puede decir “noche”, la palabra que  más se traduce como “noche” es la H-3915, “elah”, y de la que hemos hablado antes.

Otro punto que plantea el autor de referencia es lo que leemos en Nehemías:

””19 Así que cuando las puertas de Yerushalayim empezaron a oscurecerse antes del Shabbat, yo ordené que las puertas fueran cerradas; y ordené que no fueran abiertas de nuevo hasta después del Shabbat. Puse a algunos de mis sirvientes a cargo de las puertas, para que ninguna carga fuera entrada en Shabbat.(Neherm+ias 13:19)

 

Lo primero que el escritor dice, refiriéndose al verso anterior es que “el Sol comienza a ocultarse antes que sea oscuro, pero en éste verso se oscurece antes del Shabbath. ¿Cómo podría ser eso así si el Shabbath se inicia a la puesta del sol? En algunas traducciones fuera de la Tanaj pareciera que se dijera que no se oscurece nada antes del Shabbath. Pero si observamos bien vemos veremos que en realidad “empieza a oscurecerse”, es decir se inicia la caída del sol en el horizonte. De aquí que “empezar a oscurecerse” no es lo mismo que “esta oscuro”. En la primera, aun hay rayos de luz, en la segunda ya el sol se oculta en el horizonte. Es correcta pues como lo rinde la Tanaj, “…empezaron a oscurecerse antes del Shabbath…”  porque, precisamente, se inicia el Shabbath cuando ya no se ve el sol en el horizonte, cuando ya no nos emite rayos de luz!

 

 

La palabra “empezar” corresponde a la H-6751 de Strong, y a la hebrea “Tsalal”, que significa, y nos da la idea de, algo que se asoma, un titiliar, cuando algo encendido comienza a apagarse, y viene la sombra total. Tenga en cuenta que “empieza a ser oscuro” es una cosa comparativa, es decir, más oscuro que al principio del día – como por ejemplo el mediodía. Obviamente, tenía las puertas cerradas en un breve periodo de tiempo antes que se pusiese el sol, la puesta real del sol, siendo el inicio real del Shabbath, el oficial!. “Se hace de noche antes del sábado” es una expresión válida y cierta para tal momento y evento!.

 

Hemos visto que el “día” (H-3117) se utiliza casi exclusivamente para referirse a un período de 24 horas de tiempo (día y noche, combinados), y que “día” (H-3119) se utiliza casi exclusivamente en relación con “la noche” (H-6153), es decir, dos períodos de tiempo distintos. Un ejemplo, entre muchos, es la narración que encontramos en Jueces :

 

Jueces 6:27.- ” 27 Gideon tomó diez de sus sirvientes e hizo lo que el ETERNO le había dicho que hiciera. El no lo hizo durante el día, porque tenía miedo de los hombres de la casa de su padre y de los de la ciudad, así que lo hizo de noche.”

 

Gideon no podía hacerlo de “día” (H- 3119 – parte alumbrada del día) pero lo hizo por “la noche”, es decir, se usan las dos palabras, juntas, en la misma frase. “Día” se refiere a una rotación completa de la tierra,  y “noche” forma  parte de ese giro o rotación completa. A tal combinación de dos partes, se le conoce como “día”. De manera similar, llamamos Tierra a la misma Tierra que esta constituida de tierra en un 28% y de agua en un 72%. Cuando Alejandro Magno conquistó la India, le hacía preguntas a sus sabios; y una de ellas fue la de “que es mayor, el agua o la tierra?” La respuesta fue: “Tierra, porque el agua es sólo una parte de la tierra.” También lo es la “noche”, es sólo una parte de “día” (H-3117), aunque el otro “día” (H-3119) es la más utilizada para definir la parte clara, o de luz del día, que esta vinculada con la noche, que es la parte oscura de ese  día.

 

En Génesis 1, la palabra “oscuridad” que es la H-2822, no es  lo mismo que la “noche”, la H-3915. En otras traducciones las palabras “un día”, “el segundo día” o”el tercer día”, etc, siempre corresponde a la H-3117 de Strong, y siempre se refiere al ciclo completo de “noche y día”, un día de 24 horas!

El escritor que hemos citado concluye con la pregunta ¿Cuándo comienza el día de reposo? Su respuesta fue, “No, lo siento. El Shabbath comienza cuando el sol se oculta, de acuerdo con las definiciones reales de las palabras, y la secuencia de la noche y la mañana” Y, a la pregunta de ¿Cuándo termina el día? Su respuesta fue: “cuando la luz se va, desapareceNo, lo siento. Termina cuando empieza, al atardecer”.

Y a la pregunta de ¿Cuánto dura un día?  Su respuesta fue: “En el verano puede ser tan largo como 15 horas, en la época de invierno tan cortos como 9 horas.” No, lo siento. Un día (H-3117) incluye tanto la parte del día como el de la noche y siempre cuenta con 24 horas de duración, una rotación completa de la Tierra sobre su eje. La única excepción es el día largo de Josué.”

 

“Aquellas personas que enseñan que se puede guardar el día Shabbath durante un lapso menor de 24 horas, o que bien puede guardar cualquier otro día de la semana, no están siguiendo las enseñanzas de las Sagradas Escrituras Hebreas, sino que las están contaminando! No, lo siento. El significado real hebreo de las palabras en las Escrituras nos indican todo lo contrario. Cualquier persona que enseña que hemos de observar el día de reposo por sólo 15 o 9 horas está tergiversando las Escrituras para sus propios fines personales y no cumple obedientemente  la intención real y propósito de nuestro Creador.”

 

Dejemos de estar perdiendo el tiempo respondiendo las preguntas sosas de esos individuos que no tienen puestos sus ojos en la importante labor de advertir a Israel quienes son en realidad y que habrá de pasarles si no se vuelven a Él, el ÚNICO y Verdadero CREADOR,  el Altísimo de Israel y Judá, la gran Israel del pasado.

Notas al pie:

 

1. H6153 de Strong,  ‘ereb (eh’-reb) de la H-6150; atardecer:

2.H-6150 de Strong, `arab (aw-rab ‘) un prim. raíz [más bien idéntico … la idea de cubrir con una textura], que crecer en el ocaso:

3.H-1242 de Strong, boqer (Bo’-ker) de la H-1239; prop. amanecer (como la rotura del día); gen. mañana

4.H-1239 de Strong, baqar (BAW-kar ‘) un prim. raíz; prop. para arar, o (gen.) manifestarse, es decir, (fig.) para inspeccionar, admirar, cuidar, tener en cuenta:

5.H-3117 de Strong, yowm (yome) a partir de una raíz poco usada, es decir a estar caliente al día (como las horas de calor), ya sea encendido. (Desde el amanecer hasta la puesta del sol, o de una puesta de sol a la siguiente), o fig. (Un espacio de tiempo definido por un término asociado), [a menudo usado adv.]:

6.H-259 de Strong, ‘echad (ekh-awd’ un número de la H-258; unidos, es decir, uno o (como ordinal) primero.:

7.H-258 de Strong, `Achad, (aw-Khad ‘). una prim. raíz, para unificar, ie (fig.) recoger (los pensamientos):

8.H-8145 de Strong sheniy (shay-nee ), proviene de la H-8138; doble, es decir, segundo;

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s