ESTUDIOS BASADOS EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS HEBREAS

C  Á  P  S  U  L  A  S

1 6 5

Por: J.N.Robles Olarte

 

 

EL TRONO DE DAVID SE REVOCA TRES VECES

Por Charles J. Voss

Parte 2

Los Estados Unidos es Manasés

A partir de las bendiciones proféticas transmitidas por Jacob antes de morir, es evidente que Efraín y Manasés habrían de heredar, en gran medida,  la primogenitura conjuntamente, y que permanecerían así juntos durante mucho tiempo,. Pero, finalmente, se separaron.

En Génesis 48 Jacob aprueba, por primera vez el Derecho de Primogenitura sobre los dos hijos de José, de forma conjunta. Con posterioridad,  se refirió a ellos en forma separada, y es así como Manasés se habría de convertir en una  gran nación, y Efraín en una “compañía de naciones”.

En su profecía para estos “días del fin”, Jacob dijo: “José es una rama fructífera, una rama fructífera junto a una fuente, sus vástagos se extienden sobre el muro” (Génesis 49:22). En otras palabras, José  -Efraín y Manasés- conjuntamente, se convertirían en un pueblo colonizador; y con sus colonias se habrían de ramificar desde las Islas Británicas por todo el mundo.

Juntos, Efraín y Manasés, se convierten en una multitud, y luego se separan de acuerdo a la bendición profética de Jacob de Génesis 48! Nuestros pueblos han cumplido esta profecía.

A pesar de todo lo anterior ¿cómo pueden los EE.UU. ser Manasés, cuando una gran parte de nuestro pueblo han emigrado de muchas naciones, además de Inglaterra? La respuesta es la siguiente: Una gran parte de Manasés permaneció con Efraín hasta la separación de Nueva Inglaterra. Sin embargo, nuestros antepasados ​​debían, también, ser tamizados a través de muchas naciones, así como se tamiza el maíz y no se deja caer un grano al suelo  para que se pierda (Amos 9:9). Nuestro pueblo se filtró a través de muchas naciones. Es así como Efraín y de Manasés, finalmente, emigraron a Inglaterra juntos. Pero muchos otros miembros de Manasés, que se habían filtrado en otras naciones, no los dejó hasta que llegaron, después, como inmigrantes a los Estados Unidos después que la colonia de Nueva Inglaterra se había convertido en una nación independiente. Esto no quiere decir que todos los extranjeros que han inmigrado a este país son de los descendientes  de Manasés pero, sin duda alguna, que muchos lo son, sobre todo los que vinieron de Europa Occidental. Israel, sin embargo, siempre ha absorbido gentiles que se convirtieron en hijos de Israel por e simple hecho de vivir en tierras de Israel, y casándose allí!

Por lo tanto se nos conoce como el “crisol de razas” del mundo. En lugar de refutar nuestra ascendencia de Manasés, este hecho en realidad lo confirma. La prueba de que los EE.UU. es Manasés es abrumadora. Manasés fue separada de Efraín y se convirtió en la más grande y más rica nación,  única en toda la historia de la tierra. Sólo nosotros hemos cumplido esta profecía. Manasés fue, de hecho, la decimotercera tribu. Hubo doce tribus originales. José era uno de estos doce hijos. Sin embargo, cuando José se dividió en dos tribus -Efrain y Manases- , Manasés se separa como una nación independiente, y se convierte en la decimotercera tribu.

¿Será mera coincidencia que los EE.UU.  comenzara como una nación con 13 colonias? Su bandera original contenía 13 barras y 13 estrella. El Gran Sello de los Estados Unidos tiene muchos componentes, y la mayoría de ellos se forman de 13 elementos. El reverso del Sello es la Gran Pirámide de Egipto y coincide con el hecho que Efraín y de Manasés nacieron en Egipto.

Davidiy afirma en su libro “José” que el mismo nombre de “América” ​​se deriva históricamente de la frase  Amerigo (o “Americus”) Vespucci. Vespucci fue un navegante del norte de Italia al servicio del rey Enrique VII de Inglaterra. El cartografió parte de la costa de América del Norte, y América fue el nombre que se le dio a esa tierra. Vespucci parece que recibió tal nombre en honor de un príncipe israelita, Maquir que en una oportunidad  había manejado un principado autónomo, en el sur de Francia. El nombre de “Amerigo” (o como también se dice,  Americo) fue una permuta latinizada del nombre hebreo “Maquir” o “HaMachiri (el Maquir)”.

El  “Maquir” original fue el hijo primogénito de Manasés, hijo de José. Maquir fue llevado a su abuelo José, que estaba muy viejo:

Génesis 50:23 “José vio a los hijos de Efraín hasta la tercera generación. Los hijos de Maquir, hijo de Manasés, también fueron criados sobre las rodillas de José. “

El  palabra castellana “Maquir” proviene de la palabra hebrea “Makiyr” (Strong H4353 maw-keer ‘) y significa “vendedor“. Observe la pronunciación “maw-keer’.” Ahora bien, si se omite la primera letra “A” en la palabra “América”, que suena como “merica” Los sonidos “ma-kir” y “merica” ​​son muy similares y bien se podrían transcribir como “Maquir” o “Estados Unidos”.

Continuemos con lo que nos dice Davidiy,  “Maquir recibió su parte, al otro lado del Jordán; y Estados Unidos está en el otro lado del océano. Benjamin Turkia señaló que uno de los significados de “Maquir” en hebreo es “vender.” Benjamin Turkia es originario de Finlandia, y ahora viven en Israel. Él describe su primera visita a los EE.UU. después de venir de la tranquila Finlandia. Él se sorprendió por el frenesí de “vender”. No estaba acostumbrado a ello. La gente se la pasaba vendiendo cosas en todas partes. Vendían en el aeropuerto, en la calle y en todas partes. Cuando por fin llegó a la “seguridad” de su casa, casi inmediatamente sonó el timbre. Se acercó a la entrada y se topó con un vendedor, de esos que venden puerta a puerta, que a venderle algo. Las ventas y el sistema capitalista es una de las características de los EE.UU. a los ojos de los forasteros. La personas, en términos generales, no son realmente tan diferentes el uno del otro por lo que, incluso, existen pequeñas diferencias que se destacan, y que se toman como una característica representativa. Los EE.UU. se distinguen, a los ojos de los demás, por su característica de “vender.” Estados Unidos es “Maquir.” Gramaticalmente, si usted quiere construir una palabra en hebreo bíblico que exprese el principio del capitalismo, no se podía encontrar una palabra más adecuada que la palaabra “Maquir”.

Capt afirma que la palabra Jacob es la forma anglosajona de la palabra hebrea Ya’aqob (o, acortado,  Yacob), que significa “suplantador”. La palabra en Inglés que significa” “suplantador” es “James”. Por lo tanto, por definición Jacob = James. Y dado que Jacob fue llamado “Israel”, entonces, por extensión, Israel = Jacob = James. Así, la primera colonia Inglesa, en Estados Unidos, “Jamestown”, bien se pudo llamar  “Jacobtown” o “Israeltown”. Curiosamente, la Biblia más leída en los pueblos de habla anglosajona es la versión de King James  que, fácilmente, podría ser llamada, en castellano, como la versión del “Rey Jacobo” o la de “Israel el Rey”.

Muchos de los primeros colonos de los EE.UU. y Canadá provinieron de las zonas de Gran Bretaña que se derivan de los clanes donde habían predominado familias de Manasés y, América del Norte, en su conjunto, contiene muchos que descienden de Efraín. Además, América del Norte y del Sur también están conformadas por representantes de otras tribus de Israel; pero las proporciones son relativas y varían sin lugar a dudas,  de un lugar a otro.  Sin embargo, ¿qué pasa con las otras tribus de las llamadas “Diez Tribus Perdidas”? Si bien el derecho de primogenitura y las bendiciones más grandes fueron de José,  sus bendiciones más grandes  llegaron a la Mancomunidad Británica de Naciones y de los Estados Unidos de América; sin embargo, las otras ocho tribus de Jacob, fueron también escogidas por el Eterno. Estas tribus han sido bendecidas, en gran medida con la prosperidad material, pero no con el dominio que da la “primogenitura”.

Nos faltaría espacio para dar una explicación detallada de la identidad específica de todas estas otras tribus naciones de nuestro siglo XXI. Baste decir aquí que hay amplia evidencia de que estas otras ocho tribus se han establecido al noroeste de tales naciones europeas como son Holanda, Bélgica, Dinamarca, el norte de Francia, Luxemburgo, Suiza, Suecia y Noruega. Los habitantes de Islandia son también de ascendencia Vikinga. Las fronteras políticas de Europa, tal como existen hoy en día, no nos muestran, necesariamente, líneas limitadoras entre los descendientes de estas tribus originales de Israel!!

 

LA RETENCIÓN DEL DERECHO DE PRIMOGENITURA

POR: CHARLES J. VOSS

Parte 1

Cuando observamos las Profecías de las Sagradas Escrituras, muy rara vez veremos en ellas la fecha de cuando se van a efectuar. Un ejemplo de ello lo tenemos cuando Abraham le dice a sus descendientes que habrían de permanecer cuatrocientos años como esclavos, pero no les dice cuando (Génesis 15:13 al 16)

El Eterno Creador, envió a Ahías que dijera a Jeroboam, el primer rey de Israel, que los removería a causa de sus pecados, es decir los sacaría de su tierra, Y los esparció en tierras extranjeras (1 Reyes 14:9-16). Incluso, para  el cumplimiento de este acontecimiento tan trascendental, no les dio ningún dato de tiempo o fecha.

El ETERNO  salvó, al rey Ezequías, de manos de los asirios y le dió un extra de quince años de vida más, después de su enfermedad. Más tarde, Isaías le dijo que todas las riquezas de sus padres y todos los descendientes de sus hijos serían llevados a Babilonia como esclavos, pero tampoco le dio fecha alguna (2 Reyes 19:20-20:18). También se le anunció que un remanente habría de escapar de Jerusalén, pero tampoco se le dice nada acerca de fecha alguna para tal suceso (2 Reyes 19:30-31). Sin embargo, cuando ello sucedió, le dio una profecía  donde le decía que iban a estar en cautiverio por setenta años (2 Crónicas 36:21, Jeremías 11:25).

Incluso  Isaías, hablando en nombre del Eterno, le dijo a Sedequías, el último rey de Judá, que iba a ser capturado y llevado a Babilonia, pero sin manifestarle cuando ello habría de suceder (Jeremías 34:2-22). La única forma como Sedequías sabría que todo ello iba a suceder sería cuando los vigilantes de la torre viesen aproximarse los enemigos e hicieran sonar el shofar.

Un año para cada día

Muchos “eruditos” utilizan el principio de “un día por un año” y lo aplican a la profecía. Examinemos un poco de tema para determinar si ese es un enfoque válido. Cuando el poder del ETERNO CREADOR saca a los hijos de Israel hasta llevarlos a las proximidades de la Tierra Prometida, Moisés envió espías a reconocer la tierra. Los espías estuvieron en la tierra durante cuarenta días y todos trajeron un mal reporte, excepto Josué y Caleb. La gente quería regresar a Egipto y el Eterno los castigó haciéndolos  vagar por el desierto durante cuarenta años, un año por cada día, tiempo que los espías duraron cuando estaba en su labor de espías (Números 14:34-36). En el versículo 34 el ETERNO les dice que  llevarán su iniquidad por 40 años. Los siguientes versículos hablan del “día del Eterno” y un “año de venganza” (Isaías 34:8, 61:2 y 63:4), pero estos castigos también tienen que ver con el castigo. Otra de las Escrituras que los “eruditos” usan para validar  el principio de” un día por un año” es la siguiente narración:

Ezequiel 4:4.-“” 4 “Después, tienes que acostarte sobre tu lado izquierdo, y le harás cargar con la culpa de la casa de Israel – porque según los días que duermas sobre tu lado, tú cargarás con su culpa.”

 

Las Escrituras claramente establecen que el principio de “un día por año”, tiene que ver con el castigo. La pregunta es “¿El principio de un  “día por un año” se podrá aplicar inclusive en todas las profecías?” Independientemente de lo que hayan dicho los “eruditos”, no existen indicios en ninguna parte que es implícito el castigo dentro de las Escrituras Hebreas, a menos que en tal profecía se establezca un período de castigo, como sí sucede en Números 14:36 ​​y Ezequiel 4:4. En ambos casos, el ETERNO utiliza el principio de un día por año, pero ello NO es una regla generalizada en todas las profecías.

Esto se hace cierto, especialmente, en el capítulo nueve (9) del libro de Daniel, donde los “eruditos” tratan de convencernos para que aceptemos lo que ellos consideran respecto a las setenta semanas.

Antes que sigamos adelante es importante recordar que Israel fue llevada cautiva en el Siglo VIII, AEC, o AC, cien años antes que Ezequiel hubiese nacido en el Siglo VI, AEC o AC Mientras Israel permaneció  en cautiverio y dispersos, para el tiempo de las profecías de Ezequiel, todo lo que se diga acerca de Israel es para el futuro, porque Israel nunca pudo escuchado las advertencias de Ezequiel, que funge como un centinela de la Casa de Israel (Ezequiel 3:17). Además Judá fue a cautividad también, así que nos quedamos con un dilema. Fuere lo que fuese, Ezequiel lo hizo, y lo que escribió fue una lección de historia, es una profecía escatológica. Mas sin embargo si ello ya había ocurrido en la época de Ezequiel y lo que se trata es echar  una cortina de humo o, más bien, ello  se trata de una profecía para los “días del fin”, que muy pronto va suceder por voluntad del Todopoderoso… La elección de creer o no, es completamente suya!

Lo último citado en las Escrituras se trata claramente de un castigo por los eventos y años a que hacen referencia. El Eterno instruye a Ezequiel para que haga una descripción (una de las traducciones dice “mapa”) de la ciudad de Jerusalén (Ezequiel 4:1), y para que en ella se construya un muro de asedio contra ella y ponga una lámina de hierro entre él y la descripción (vs. 2-3). Ahora. observemos cuidadosamente en ese relato que es Ezequiel quien ha de llevar la iniquidad, y que no es un símbolo. De hecho, ello es para él lleve consigo la iniquidad de Israel en su propio cuerpo. Veámoslo:

Ezequiel 4;4, 5.-“” 4 “Después, tienes que acostarte sobre tu lado izquierdo, y habrás de cargar con la culpa de la Casa de Israel – porque según los días que duermas sobre tu lado, tú cargarás con su culpa. 5 Porque Yo te estoy asignando un día por cada año de la culpa de ellos; así que tú tienes que llevar la culpa de Israel por 390 días.”” 5

 

La lámina de hierro se encuentra detrás de Ezequiel (Ezequiel 4:3) y el hecho es que él esta atado a la misma (Ezequiel 3:25; 24:7) y lo que nos demuestra es que esta haciendo un retrato del cautiverio a realizarse. No olvide que este cautiverio es diferente al anotado en Números 14:36, en donde Israel iba a portar su propia iniquidad. Esta vez, Ezequiel es quien llevar la iniquidad de Israel, misma que, recordemos, había sido tomada cautiva más  de cien años antes. Puesto que Ezequiel es quien, personalmente lleva el pecado de Israel en su propia carne, es Ezequiel aquél siervo “sufrido”, o ¿hay alguien más aquí en este juego? Además, fíjese en esto…

Ezequiel 4:6.-“” 6 Después, cuando hayas terminado eso, tienes que acostarte sobre tu lado derecho y cargar con la culpa de Yahudáh, por cuarenta días, cada día correspondiendo a un año; esto es lo que te estoy asignando.:””

 

Esta vez, también, es Ezequiel quien, en persona, va a llevar la iniquidad de Judá/Jerusalén. Puesto que él mismo estaba en cautiverio, durante los días de asedio, nos demuestra que él habría de llevar, por muchos años, la maldad de ellos. También nos relata que todas las cosas que habrían de suceder en Jerusalén, en los últimos días, servirían como una señal para Israel (Ezequiel 4:3).

 

Días de Libertad para Israel y  Judá

Para resumir, los días descritos en Ezequiel 4:4-6, nos relata que él personalmente  llevará en su carne, por 390 días, la iniquidad del pueblo de Israel. Durante esos 390 días, él estará atado detrás de las rejas como un cautivo, por lo que tales días son una imagen  del cautiverio. Lo de Ezequiel es una profecía para el futuro, cuando sufre, sobre uno de sus costados, los 390 días. De igual forma, Ezequiel personalmente llevará en su carne, por 40 días, la iniquidad del pueblo de Judá, de Jerusalén, en algún momento del futuro. Es así como Ezequiel fue atado con cuerdas por todo ese período de tiempo detrás de un muro de hierro (Ezequiel 3:25; 4:3,7). Y puesto que Ezequiel lleva la iniquidad por 390 días, eso nos demuestra que la libertad de Israel sólo será posible, 390 años después, en su propia tierra. Asimismo ello le sucederá a Judá  cuando pueda obtener su libertad, en su propia tierra, después que hayan transcurrido 40 años.

Cualquier sanción impuesta a Israel o Judá será administrado con “vara y azote” de los hombres (2 Samuel 7:11-14). Por lo tanto, si Ezequiel llevó el castigo de Israel y Judá, ¿qué significa esto? Por un lado ello hizo que las naciones, durante un período de tiempo, no sufrirían a manos de los hombres, lo que significa que no sería derrotados en la guerra. Puede que perdieran batallas, pero habrían de ganar la guerra y conservar  su libertad. La segunda consideración es que durante este periodo de éxitos en la guerra y libres de caer cautivos, el poder de Dios, por fin, podría conferir las bendiciones incondicionales a Abraham sobre ellos. Recuerde que estas bendiciones prometidas a Abraham ya estaban incondicionalmente conferidas a sus descendientes, independientemente de sus creencias  religiosas, en el momento tal transferencia.

La pregunta, ahora, es ¿cuándo fue que las naciones de la Primogenitura y la Homonimoidád disfrutaron de un período de no cautiverio nacional por parte de otras naciones?

Ustedes bien recordarán que la gente no entiende los eventos hasta tanto el tiempo de la profecía se manifieste, se cumpla, como lo sucedido en la época de los Macabeos. Lo mismo también sucede en la actualidad. Sólo podemos mirar hacia atrás, en la historia, para poder ver si estos dos períodos ya se han dado. ¿Ello se dió acaso partiendo de los días de Ezequiel, cuando Israel pudo recibir las promesas de la primogenitura, al ganar sus guerras y permanecer libre después de un período de 390 años, y  deJudá después de un período de 40 años?

La desaparición del Imperio Romano dejó a los británicos, en Inglaterra, como un pueblo libre pero desunido por sus luchar, a todo lo largo de la Edad Media, con sus muchos reyes y reinos.

En 1533 Isabel I se convirtió en la reina de Inglaterra e Irlanda. Fue durante su reinado cuando la marina inglesa comenzó a surcar los mares y la creación de grandes empresas comerciales. Las colonias inglesas originales, en el Nuevo Mundo, eran colonias de súbditos ingleses en tierras previamente fuera de los dominios de la Corona. La primera colonia de ellos fue en Terranova, en el siglo 16, donde los pescadores ingleses  establecieron campamentos temporales.

La primera de las colonias británicas que más tarde llegó a ser conocido como el “Viejo Imperio” se inició sólo en 1607 con el asentamiento de Jamestown, la primera colonia permanente en Virginia, Estados Unidos de Norte América.

El crecimiento del Imperio Británico, durante el siglo 19, en su punto máximo y en la década de los 1920, vio nacer el Reino Unido  que adquirido más de un cuarto de la superficie terrestre del mundo. En conjunto, la Mancomunidad Británica y los Estados Unidos producían el 60% del petróleo crudo, sin incluir las inversiones extranjeras enormes.

Para el año de 1966 el 60% de la producción mundial de petróleo crudo se redujo a 32%. Y el año  1966 fue un año decisivo porque durante el mismo, la Oficina Colonial Británica de Londres cerró sus puertas, marcando la muerte oficial del Imperio Británico dejando, así a los EE.UU. como la única gran nación.

 

 

LA RETENCIÓN DEL DERECHO DE PRIMOGENITURA

POR: CHARLES J. VOSS

Parte 2

Es interesante saber que el primer asentamiento  inglés permanente en América fue el día 14 de mayo 1607 EC o AD, en Jamestown.  Esto marcó el inicio de cuando José (Efraín y Manasés ambos) que recibió las promesas hechas a Abraham. A partir de ese momento en adelante, la Primogenitura incondicional hecha a Abraham comenzó a ser otorgada tanto a Efraín como a Manasés (José). Inglaterra estaba destinada a que fuese  una Comunidad de Naciones y, más tarde, América del Norte, iba a ser la nación más grande y única nación del mundo. Si contamos, a Partir de la fecha de fundación de Jamestown 390, llegamos a 1997, fecha que marcó el fin de la promesa de Primogenitura hecha a José!

Eso no quiere decir que nuestros países de origen hebreo  o nuestras libertades habrían de terminar en 1997, sino que las promesas y poder del Eterno Creador había cumplido con las promesas hechas a su amigo Abraham y que, para 1997 ya se había eliminado completamente el seto protector alrededor de los EE.UU. Así que a partir de 1997, estamos totalmente solos, en un mundo hostil que, realmente, no gusta en absoluto de nosotros y, de hecho, nos “odian”, para hacer uso de una mejor expresión. Para entender esto, lo único que tenemos que hacer es mirar hoy a nuestro alrededor y ver lo que ha estado sucediendo en los últimos años.

 

¿Qué hay de la promesa hecha al homónimo,  a Judá?

Además de que Judá habría de preservar  los rollos de las Escrituras Hebreas para su hermanos y todas las naciones, como ya se ha mencionado, el hogar nacional para el pueblo judío también habría que crearse.

La Liga de Naciones aaaaprobó la Declaración de Balfour en 1922. Gran Bretaña, agotada por siete años de guerras intestinas, y con ganas de retirarse de sus compromisos coloniales en ultramar decidió, en 1947, abandona Palestina y pide a las Naciones Unidas (ONU) que haga sus recomendaciones. En respuesta, la ONU convocó su primera sesión especial, y el 29 de noviembre de 1947, y el Comité aprueba un plan para que se divida Palestina en dos estados, uno Judío y otro Árabe, y se considere a Jerusalén como una zona internacional bajo la jurisdicción de la misma ONU. En 1948, los británicos son expulsados y los Judíos ganan su primera guerra con los árabes y se convierte  en una nación libre.

Si adicionamos los 40 años de Ezequiel, acostado en uno de sus lados, al año de 1947, la resultante nos lleva al año 1987, fecha de inicio de la INTIFADA

.Antes que lleguemos a las profecías concernientes a la nación Homónima (Judá), y a las del derecho de Primogenitura recordemos que somos, ya, una nación poderosa, una Comunidad de Naciones, y la nación de Judá. Además, los británicos siempre han tenido, previamente, un monarca y Estados Unidos siempre ha tenido un presidente que provienen de la familia real que procede de David!

Luego  que leamos el resto de los capítulos cuatro y cinco de Ezequiel, lamentablemente podremos constatar que un tercio de los habitantes  de Jerusalén morirán de peste y hambre,  un tercio en la guerra, y una tercera parte, serán esparcidos y llevados en cautiverio. Y todo esto que ha de suceder a Jerusalén será “una señal” para Israel (Ezequiel 4:3).

El Derecho de Primogenitura retenido por muchos años

Notemos de nuevo la promesa original: “una nación, y una compañía de naciones procederán de ti” (Génesis 35:11). Recordemos también que en la transmisión de la Primogenitura, el moribundo Israel (Jacob) dijo de Efraín y Manasés, hijos de José: “… deja, José, que mi nombre sea llamado en ellos” (Génesis 48:16). Por lo tanto son ellos, los descendientes de Efraín (los británicos) y Manasés (los estadounidenses), y no los Judios, los que legítimamente poseen el nombre de “Israel”. Continuemos en Génesis 48:17-20, donde Jacob añade: “…deja que ellos se convierten en una multitud”. Al dar la bendición, la derecha de Israel estaba sobre la cabeza de Efraín, convirtiéndolo así como el primogénito, y sus descendientes vienen a ser los miembros de la TRIBU REAL.

Luego, hablando de Manasés y sus descendientes, Jacob dijo proféticamente: “… él también se convertirá en un pueblo [nación]. Él será grande, pero su hermano menor [Efraín] será más grande que él, y su descendencia formará multitud [la empresa, o la Commonwealth] de naciones (Génesis 48:19).

Pasado un tiempo, después de salir de Egipto, los israelitas siguieron los pasos del Eterno Creador, pero no por mucho tiempo. Pronto adoptaron las costumbres y formas de adoración de las naciones gentiles que los rodean. Y, después de la muerte de Salomón, Israel rechaza a su Rey y se separa de Judá, dando como resultando el fraccionamiento de las trece tribus, en dos naciones.

La Casa de Israel es la que peca primero. Finalmente, después de nueve dinastías que comienzan con Jeroboam, y los reinados de 19 reyes  (no la dinastía de David, que ahora estaba en Judá), Israel fue desarraigado de su tierra natal, de Samaria, y llevado cautivo a Asiria. Habiéndose negado a seguir la “señal del Sábado”, se pierden en la historia. Y, comenzando en el año 1607 AEC o AC, los largos años de su destierro nacional, y su Primogenitura, se dan por terminado! El poder de Dios castigó al pueblo por sus pecados, pero mantuvo sus promesas a Abraham. Las promesas se deben cumplir, pero el Eterno Creador decidió que era hora de ponerle fin a ello porque sólo Él sabía cuando, después de transcurridos 390 años de angustia y dolor,  Él les daría libertad antes que finalizaran “los días del fin”. Recuerde que EZEQUIEL portó en si mismo la iniquidad por 390 días  en cautiverio, lo que equivaldría, según dijo el Eterno Creador, a 390 años, y luego la libertad total!

Poco hizo el mundo con las promesas del Creador, incluidos los destinatarios de las promesas, y que a partir del 1607 EC o AD, el ETERNO estaba a punto de dar inicio a las bendiciones prometidas a un pueblo libre. Les tomó cerca de 200 años antes de que la bendición comenzara a realizarse. En 1800, el Reino Unido y los Estados Unidos eran pequeños e insignificantes entre las naciones de la tierra. El Reino Unido sólo poseía las islas británicas, una parte muy pequeña de la India y  Canadá, y algunas islas pequeñas. Los Estados Unidos consistían sólo de 13 colonias originales, y tres estados adicionales. Así, ninguna de amabas naciones poseían riquezas o poder alguno.

Sin embargo, estas dos pequeñas naciones comenzaron a multiplicarse y crecer, llegando a poseer vastas riquezas nacionales y de energía, que nación alguna haya poseído antes. Pronto. el Imperio Británico  se extendió por todo el mundo hasta ganar el calificativo de una nación donde “el sol nunca se pone”. A Canadá, Australia y Sudáfrica se les dio dominio propio convirtiéndose así, más tarde, en naciones libres, independientes, no considerándose a si mismas parte de la Commonwealth, pero sí descendientes de la línea del trono de David!!

Por otra parte, la Mancomunidad Británica o Commonwelth  es la única Compañía de Naciones en toda la historia de la tierra. ¿Podríamos, con todo lo anterior,  cumplir exactamente con las especificaciones de la Primogenitura, y no llegar a ser el Pueblo Primogenitura? Los Estados Unidos se expandieron rápidamente por sus  recursos y  riqueza nacionales a partir del 1800 haciéndose, en ese entonces, a una gran extensión de tierra como fue la compra del estado de Louisiana, pero solo llegó a la dominación mundial entre las naciones,  más tarde que la Commonwealth Británica. Se convirtió en una potencia mundial gigante al final de la Primera Guerra Mundial. Juntos,  Efraín y Manasés, se convirtieron en una multitud conforme a las bendiciones profética de Jacob, descritas en  Génesis 48. Sólo nuestros pueblos han cumplido esta profecía! Bendito y alabado sea para siempre Su Nombre!

Anuncios

Acerca de jorgenelson24

Adulto mayor temeroso del verdadero Creador de todo, nuestro amado ETERNO...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s